Robaron en una escuela de Godoy Cruz y también la destrozaron - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 24 May 2018Jueves, 24/05/18 atrás

Fernanda Lorenzo, directora de la escuela Scalabrini de Godoy Cruz, contó que el establecimiento sufrió dos robos. Este miércoles, delincuentes se llevaron varios elementos y además realizaron destrozos.

La escuela, ubicada en calle Rawson y 9 de Julio de Godoy Cruz, en el límite don Maipú, estaba siendo reparada integralmente por el Gobierno y la DGE (Dirección General de Escuelas) y las obras se encontraban en un 95%.

La directora manifestó que las obras representaban “una reparación casi histórica en la escuela. Es una escuela muy vieja que necesitaba mantenimiento. El martes de la semana pasada estaban todos los portones abiertos, habían abierto la sala de industria pero se disparó la alarma y robaron chapas, herramientas y cosas nada más. Se hizo la denuncia y no fueron tantos destrozos como el de ayer”.

El establecimiento estaba siendo reparado.

“Ayer robaron todos los elementos del baño que estaban reparando. Rompieron rejas y se robaron la parte eléctrica, rompieron la caldera, cables y artefactos que estaban terminando de poner en los patios internos. Rompieron todo. No pudieron entrar porque saben que tenemos sensores de entrada en las puertas, aunque las han palanqueado a más no poder”, relató.

Lorenzo aseguró no tener sospechas sobre quienes fueron los responsables del vandalismo: “Hay una serio problema al ser frontera. La Policía de la seccional 52 siempre están cuando los llamo, pero lamentablemente venden drogas en la zona. Hemos donado y colaborado con la comunidad y no entendemos por qué nos responden así”.

La docente explicó que, debido a la orientación técnica de la escuela, los alumnos producen chacinados: “Hacemos quesos, chacinados y los chicos salen con un título técnico. Saben que ahí está la industria y la fábrica por lo que la escuela lucha para hacer una cooperativa. También han visto movimiento por sacar los techos, tengo laboratorios muy bien equipados”.

Las instalaciones sufrieron destrozos.

“Estamos cansados. Desde el 8 de enero estamos con el equipo directivo para dejar la escuela como se la merecen los chicos. Capaz que es gente que no conoce la escuela o que la conoce pero que no le interesa, porque en la escuela se hace de todo”, contó.

Entre lágrimas, Lorenzo se lamentó: “¡Hasta cuándo uno tiene que aguantar esto! Yo ganaría lo mismo si los chicos tuvieran o no, pero uno quiere lo mejor. Somos un equipo joven, venimos remando hace cuatro años. La escuela cambió para los chicos y que te hagan esto duele”.  

Respecto de las zonas aledañas aseguró que el trabajo de la Policía es continuo: “Han hecho allanamientos, voy de fiscalía en fiscalía porque si el chico vive en el asentamiento Kirchner es de Maipú y si vive en el barrio San Martín es de Godoy Cruz y así. No veo las respuestas que necesito”.

“Esta semana estuve con la gente de El Cacique para que los chicos no caminen de la calle Terrada a mi calle porque es donde les roban. Hemos decidido dejar las computadoras en la escuela en un lugar cerrado porque sino se las roban. La Policía va caminando, también en la entrada y la salida, pero se ve que ellos no dan abasto y nosotros tampoco”, agregó.

La escuela está en Godoy Cruz, en el límite con Maipú.

“Llegué hace cuatro años y cuando vine a la escuela lo único que se veía en la escuela eran candados y cadenas, decidimos dejar candados pero sacar cadenas porque la escuela no es una cárcel. Los chicos se van dando cuenta del cambio y ayudan. Pusimos sensores de puertas y sacamos las cadenas. Venía funcionando bien, donde no funcionó el sensor porque estaban arreglando es donde han entrado”, mencionó sobre su labor.

“Después del primer robo la vida siguió pero te da bronca. Los alumnos ayudan a pintar, limpiar, tenemos más de 35 proyectos en la escuela. Ayer había un grupo que había llegado a las 8 a educación física y nos veían que íbamos de un lado al otro. Les dije que voy a ganar el mismo sueldo si la escuela está mejor o no, pero que quiero que la escuela esté bien. Ellos lo entendieron, pero bueno la comunidad parece que no”, completó indignada.

Los directivos están cansados de estas situaciones.