Efecto dólar: ¿Conviene aún viajar a Chile? - Mendoza Post
Miércoles 23 May 2018
porFlorencia Silva
Editora Post

Los mendocinos han convertido casi en tradición la escapada a Chile cada vez que se acerca un fin de semana largo. Sin embargo, la corrida del dólar con la consecuente devaluación del peso argentino (y la del peso chileno también, aunque menor)  en esta primera mitad del año obliga a muchos a reestructurar los “viajecitos” y en algunas ocasiones suspenderlos. No obstante, según el testimonio de las fuentes consultadas, estos casos son los menos. 

 “La gente está tan estresada que con tal de escaparse un rato, paga igual”, dicen en las agencias de viajes.

Para ilustrar la situación, el Post consultó a diferentes agencias de viajes de Ciudad. Todas concluyeron en un dato común: los precios para los argentinos en el país vecino han aumentado en consideración, no porque se hayan incrementado allá sino porque rinde menos. Sin embargo la venta de pasajes y paquetes se ha mantenido regular y, en puntuales casos, ha bajado muy poco

Los argentinos siguen viajando a Chile, aunque ya no conviene como antes. 

A principios de año el cambio al peso chileno estaba en  30 pesos aproximadamente. Hoy ronda los 38.

"En el tema de los aéreos ha impactado bastante. Con LATAM, la compañía con la que trabajamos, la tarifa ha subido de 3.000 a 4.100 pesos aproximadamente", dice el encargado de una de las firmas consultadas.

"En cuanto a las ventas, no han bajado, muy poco en realidad. Ahora hay poca venta pero es por la época del año, no creo que sea por el impacto del dólar. Es más nosotros vendemos muchos pasajes a España y el Caribe y la gente sigue metiéndose, con tarjeta, etc. La gente se asusta un poco pero, por una situación de estrés, la gente necesita irse, esté el dólar a 20 o a 25."

Otra agencia de calle Espejo de Ciudad, manifestó: "En general no vemos temor en la gente. Sí hay más especulación, antes el pasajero venía y te cambiaba en la casa de cambio, ahora lo hacen en los bancos, pero la situación es normal."

En la misma cuadra otra firma del rubro coincidió con la línea de las demás: "En general Chile no es el fuerte de esta época. Viaja mucha más gente a final de año, cuando hace más calor. Los que se van, lo hacen en auto. La gente se acostumbra a los cambios de la economía. Se nota el temor en las primeras semanas pero después la gente se acostumbra."

A pesar de la situación económica, los argentinos  siguen eligiendo descansar en el país vecino. 

Por otro lado, Alejandro  Papaianni un empresario mendocino con negocios en Chile manifestó su percepción respecto a la situación económica de ambos países: "Los precios se encarecieron un poco más por la devaluación argentina, una devaluación atrasada que en Chile la esperaban.  Los precios han subido un 10% respecto a principio de año.  Esto impacta en los restaurantes, hoteles, compras, etc. En cuanto a ropa, tecnología y demás, todavía hay una diferencia, pero no es como antes."

Una conclusión que tiene más que ver con el ADN cultural de los argentinos que con la economía en sí. La inestabilidad es parte de la normalidad y en la medida de lo posible, la adaptación será la mejor opción antes que resignar los planes.