El molesto Síndrome de la Cabeza Explosiva - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 21 Abr 2015

Campanazos, disparos, explosiones, portazos o cualquier ruido fuerte en el momento de pasar de despierto a dormido.

Así es el Síndrome de la Cabeza Explosiva. Puede ocurrir una vez en la vida o varias veces en una noche, lo cierto es que aún no se sabe mucho, pero el psiquiatra de la Universidad Estatal de Washington, Brian Sharpless, esta investigando al respecto.

 "Si tienes cualquier tipo de interrupción del sueño como insomnio o 'jetlag' entonces puede que tengas más probabilidad de experimentar la condición" 

Si bien estos episodios no son de larga duración y no afectan físicamente a quienes los han  sufrido, el miedo y la ansiedad aparecen en las víctimas de este trastorno.

Sólo los que sufren esta condición escuchan estos ruidos, pero aseguran que no son alucinaciones, sino que hay varias teorías que pueden explicar este fenómeno:

Puede existir un estallido de actividad neuronal en el cerebro, que coincide con la explosión:

Durante la transición de pasar de despierto a dormido, el cerebro se va desactivando poco a poco, pero con el Síndrome de la Cabeza Explosiva, el cerebro se retrasa en apagar algunas areas y ocurre un estallido neuronal en zonas responsables del procesamiento del sonido.

Causas del trastorno:

Estrés, ansiedad, fatiga cerebral o pocas horas de sueño acumuladas.

En la fase de transición de despierto a dormido también ocurre otro desorden muy molesto:

Parálisis de sueño:

Durante la parálisis de sueño, una parte del cerebro esta sumida en la fase REM, que es cuando soñamos más, y otra parte está despierta, consciente. Sabés que estas soñando, pero no podés salir de ese sueño.

"Es como tener un sueño mientras estás despierto. Lo que asusta es que escuchas y sientes cosas tan reales como lo son durante el día, pero lo que sucede es completamente alucinatorio", explica el doctor Sharpless.

¿ Delirio o realidad ?:

Nunca faltan las teorías de lo sobrenatural, en este caso, hay quienes creen que estos trastornos, están asociados a episodios con demonios o abducciones de alienígenas. Sharpless, no lo descarta, pero asegura que prefiere pensar los eventos científicamente.