Quieren evitar el suicidio de Leonardo Hisa - Mendoza Post
Lunes 30 Abr 2018
porLeonardo Otamendi
Editor Post

Leonardo Hisa, sospechoso de haber enviado a asesinar a su ex esposa, Norma Carleti, ha dicho en reiteradas oportunidades que quiere suicidarse y lo hará en cuanto pueda.

El crimen de la empresaria de Tunuyán, ultimada con 52 puñaladas, tiene a 5 acusados. Los tres hermanos Guerrero (Kevin, Alexis y Eber), Alexander Jira y Leonardo Hisa, ex legislador provincial. Él jura y perjura que no tuvo nada que ver con el asesinato, que los conflictos de separación de bienes estaban casi finalizados y sus abogados abonan la hipótesis del robo. Esta línea investigativa propone que entraron a la casa de Carleti para robarle, creían que ella no estaba y al encontrarla en la vivienda, tuvieron que matarla.

Norma Carleti y Leonardo Hisa.

Hisa está muy complicado por una llamada de 14 segundos entre Juan Carlos Guerrero, padre de los tres antes mencionados, unas tres horas antes del homicidio. Ambos sostienen que fue una conversación breve por trabajo y nada más.

Ver: Caso Carleti: una huella, un silbido, un testigo, y un cuarto hombre

Apenas ocurrió el asesinato, la familia Carleti apuntó contra Hisa como el autor ideológico y que contrató a otras personas para que lo ejecutara. Él no se fugó y desde ese primer momento sostuvo que estaba con depresión y pretendía que ese diagnóstico médico lo ayudara a esquivar la cárcel. No lo logró ni él ni su abogado. El juez del Valle de Uco Oscar Balmes consideró que le correspondía al sospechoso de instigar el crimen la prisión preventiva.

El día que Hisa fue detenido.

Leonardo Hisa fue llevado al penal de San Felipe (al lado de la cárcel de Boulogne Sur Mer). Les ha dicho a sus familiares “en cuanto pueda me mato”, según le reveló al POST uno de ellos.

Ver: "Se empiezan a juntar los indicios", dijo el fiscal

Esto también podría ser una estrategia para lograr la prisión domiciliaria. Por ello, fue necesario consultar al jefe del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana. El funcionario confirmó: “Desde que llegó que amenaza con matarse. Hemos tomado medidas de control psicológico, psiquiátrico para evitar que cumpla esas amenazas”, sentenció.

Kevin Guerrero.

El lugar de alojamiento de Hisa es el módulo 6D de San Felipe donde están los ex funcionarios. Allí es donde pasa sus días junto a otros condenados y sospechosos el empresario, quien espera el momento para atentar contra su vida, según ha anticipado.

Dos hermanos Guerrero “cantaron”

Una fuente del interior de la cárcel donde están detenidos los hermanos Eber, Alexis y Kevin Guerrero le contó al POST una conversación que escuchó de los dos primeros con otro recluso.

Los tres están alojados en Boulogne Sur Mer para que no se crucen con Leonardo Hisa. Esta media arbitraria tiene fundamento a la hora de evitar que el sospechoso de instigar no tenga contacto, para que no influya, a los supuestos sicarios.

Esto también hace sentirá a los Guerrero más tranquilos. Y por esta razón es que dos de ellos “hablaron de más”.

La fuente intestina de la cárcel reveló una conversación que escuchó en el patio. Eber y Alexis estaban hablando con otro interno y éste les dijo: “¡Che, qué moco se mandaron ustedes!”. La respuesta de los hermanos fue: “Nosotros no hicimos nada, fue mi hermano el que la mató”.

Ese hermano es Kevin, sin dudas el más complicado de antemano. Sucede que bajo las uñas de Kevin hallaron ADN de Norma Carleti. Las puñaladas fueron perpetradas muy cerca de la víctima, incluso sobre ella y seguramente la sangre de la empresaria llegó hasta las uñas del presunto homicida.