Un papá común que alquiló un vientre y cuenta la experiencia - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 13 Abr 2018Viernes, 13/04/18 atrás

Pablo Massone, autor del libro “Casa Alquilada”, conversó con Te Digo Lo Que Pienso -que se emite de lunes a viernes de 6:50 a 9:00 en Radio La Red Mendoza 94.1-, y contó su historia al momento de decidir junto con su mujer alquilar un vientre para dar a luz a sus hijas.

Massone contó que su mujer tenía insuficiencia renal, “por lo tanto su embarazo iba a ser de alto riesgo. Nosotros apostamos a ese embarazo y de ahí nació nuestro primer hijo, Jerónimo, que nació seismesino, de 28 semanas y un kilo. Estuvo 3 meses y un día en Neo, eso hizo que la peleemos mucho”.

“Luego de su nacimiento y de que la familia se haya acomodado, nos quedaron dos embriones congelados que no sabíamos que hacer, porque la salud de mi mujer quedó deteriorada y era inviable que volviera a embarazarse”, agregó.

"Luego del primer embarazo, la salud de mi mujer quedó bastante deteriorada". 

El ya padre explicó que tuvieron que hacer “un tratamiento de fertilización, porque ella para quedarse embarazada tenía que dejar cierta medicación, y teníamos que apurarnos. Esos embriones estaban en el Instituto de Fertilidad de Buenos Aires. Lo que hacemos es encontrar un lugar para que los embriones puedan nacer”.

“Tenía que viajar por trabajo a Estados Unidos y aprovechamos, viajó mi mujer también, y conocimos algunas agencias para ver de qué se trata el alquiler de vientres. Lo que hacen en el caso de alquiler de vientres, es darte información de madres, como un curriculum, donde viven, a que se dedican, cuántos hijos tienen, su edad”, detalló.

Audio completo:

Massone explicó el proceso de elegir una madre para que reciba los embriones y detalló que “luego de elegir a la madre y pasada la primera parte del embarazo, ya casi la agencia te deja libremente con la madre, se forma un vínculo muy fuerte. La madre también te tiene que elegir a vos. Tenés una entrevista, y después le decís a la agencia y te gustó, y ella también dice si se siente cómoda, te elige”.

“Nosotros alquilamos el vientre, se hizo la transferencia de 2 embriones, que es lo normal. A veces prende uno o ninguno, pero en este caso prendieron los dos, y tuvimos mellizas, que era lo que yo quería”, agregó.

La experiencia de alquilar un vientre para tener hijos.

Finalmente, las nenas nacieron por parto natural en 2014, “en la época del mundial de futbol de 2014, unos días antes de la final. Tardé un mes en sacar toda la documentación para poder viajar, además hay una recomendación de no volar antes del mes. Las nenas van a cumplir 4 años ahora, y Gerónimo 8”.

Massone contó cómo desarrollaron una relación de amistad con la madre que portó a sus hijas en el vientre nueve meses. Hace poco, incluso, fueron a verla a Miami.

Respecto al dinero, Massone detalló que “el costo es altísimo, en total deben haber sido unos 100.000 dólares. El dinero nos lo prestaron. Acá hay un montón de gente que no tiene la ayuda que nosotros tuvimos, y si fuera en Argentina sería mucho más barato”.

Respecto al libro “Casa Alquilada”, Massone aseguró que “escribir el libro me ayudó al proceso, fue una especie de psicólogo, y me pareció que esto hay que contarlo. Es una historia que valía la pena contar".

Por último, y consultado acerca de su opinión sobre el aborto, Massone dijo que “la realidad es que cuando uno hace un tratamiento de fertilidad, de alguna manera está haciendo un tratamiento abortivo, es un tratamiento donde algunos embriones quedan en el camino. Me preocupa que no se avance en educación, en los debates los veo con cierta liviandad. Veo que al hombre no lo ponen como parte de los debates, y si bien el cuerpo es de la mujer, el hijo también es del padre”, finalizó.