Una oportunidad perdida por un "papelito" - Mendoza Post
Miércoles 11 Abr 2018
porPablo Sieira (*)

En el fútbol se dice que "los goles que no se hacen en un arco, se hacen en el otro", es decir, que si un equipo pierde las oportunidades de convertir, el rival puede hacerlo a la primera chance.

Algo así ocurrió con la esperada visita del ministro de Finanzas, Luis Caputo, al Congreso y el affaire del "papelito".

El kirchnerismo reclamó varias veces que Caputo concurriera a responder preguntas sobre sus vínculos con el circuito de las sociedades offshore y armó una estrategia para recibirlo con preguntas punzantes, pero se desordenó, perdió el eje ante una banalidad y se quedó con una parte del cuestionario sin responder y la otra sin formular.

En el bloque del Frente para la Victoria que encabeza Agustín Rossi se quedaron con un sabor amargo por la oportunidad perdida y se reparten por lo bajo las culpas entre Gabriela Cerruti, destinataria del "papelito", Axel Kicillof y el senador justicialista José Mayans, presidente de la Comisión Bicameral que recibió a Caputo.

Kicillof, que es miembro de la comisión, debía preguntar únicamente por el endeudamiento, mientras que Rodolfo Tailhade, que también integra el cuerpo, apuntaría al tema de las sociedades offshore y, en efecto, fue a la reunión con una importante cantidad de documentos para acorralar al ministro.

En el bloque dicen que "el ego de Kicillof" lo llevó a adelantarse a Tailhade y formular preguntas sobre la cuestión offshore que le dieron la posibilidad a Caputo de responder (a su modo) sobre el tema y atajarse más tarde con un "eso ya lo contesté".

También afirman que Mayans (a quien Cerruti acusó de haber "arreglado con el macrismo") anotó a Tailhade entre los últimos lugares de la lista, aunque eso por sí solo no explica por qué el diputado no tomó la palabra en ningún momento para disparar su arsenal.

Lo que ocurrió fue que Mayans había fijado que primero preguntarían los miembros de la comisión y luego los que no la integran, y sin embargo cuando le dio la palabra a Rossi,Tailhade no levantó la mano para recordar esa regla porque no quiso dar la impresión de que desautorizaba al jefe de su bloque.

Por otra parte, el senador formoseño que preside la Bicameral es un furibundo crítico de la gestión de Caputo pero en la reunión mostró una versión "light" de sí mismo: según indicaron fuentes parlamentarias consultadas por la Agencia Noticias Argentinas, recibió una llamada del gobernador Gildo Insfran, que le pidió moderación.

Casualidades de la política, al día siguiente Insfrán mantuvo un encuentro con el presidente Mauricio Macri.

Después de que la reunión de la Bicameral terminara a los gritos por la vehemente reacción de Cerruti ante el "papelito" de Caputo, José Luis Gioja (FpV) fue a verlo a Mayans y le dijo, según supo esta agencia, que entendía su situación y que en realidad estaba "caliente" con Cerruti y con "los gurkas".

Lo que se perdió

Toda esta desinteligencia llevó a que el ministro de Finanzas se fuera de la comisión sin responder una pregunta hecha por Gioja y Rossi: si era "tenedor fiduciario" del fondo de inversión Noctua Partners... ¿A quién representaba? ¿Quién era el dueño de ese capital? Había otras preguntas que no se pudieron hacer debido al escándalo y al desorden de la reunión, entre ellas, por qué en la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos) figuraba como "accionista" y no como "tenedor fiduciario".

Otras preguntas que el kirchnerismo no pudo formular por su propia impericia estaban relacionadas al fondo de inversión Axis RFC, del que Caputo fue presidente (lo dijo él mismo) hasta antes de asumir como ministro de Finanzas.

En la Bicameral dijo que se había desprendido de sus contratos de dólar futuro en octubre de 2015, pero fue presidente de Axis hasta el 4 de diciembre de 2015 y ese fondo de inversión sí tenía títulos de ese tipo, según la documentación que tenía Tailhade.

El diputado iba a preguntarle a Caputo si era cierto que, luego de fijar el precio del dólar futuro, el fondo Axis ganó con esos títulos 194 millones de pesos.

Otro de los documentos que tenía preparado el kirchnerismo mostraba que quien sucedió a Caputo como presidente de Axis fue Carlos Planas, quien no sólo fue el número dos del ministro en el Deutsche Bank, sino que además figura en la declaración jurada que presentó al asumir como deudor por unos 14 millones de pesos.

El kirchnerismo y el massismo quieren que Caputo vuelva al Congreso, pero el Gobierno no satisfará ese reclamo y esas preguntas quedarán flotando en el aire, porque la oportunidad ya pasó y, lo que quedó de la reunión de la Bicameral, fue un escándalo por un pedazo de papel.

La oposición erró desde el punto de penal y el Gobierno, de contragolpe, hizo su gol. 

(*) NA, especial para Mendoza Post