Lo que se puede ver en el Museo Carlos Alonso de Mendoza - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 2 Abr 2018

Este nuevo museo mendocino cuenta con dos edificios: el Espacio A, es la mansión que perteneciera al vicecónsul de Chile, Luis Stoppel; y el Espacio B, es una moderna construcción, totalmente diferente desde el punto de vista arquitectónico a la recuperada por el Gobierno provincial.

La mansión fue construida en 1912 por el genovés Víctor Barabino. 

La impactante Mansión Stoppel, denominada a los fines organizativos Espacio A, ofrece la muestra Carlos Alonso Ilustrador.

Según el crítico de arte y curador Alberto Giudici, “Ilustrar clásicos de la literatura ha implicado, tradicionalmente, la interpretación plástica del tema ajustado a su época. Sin embargo, Carlos Alonso, ilustrador, desarticula toda idea preconcebida. El corpus de esta muestra, consagrada a obras de origen variado, permite reconocer dos constantes en su labor: por un lado, la tenaz extrapolación a un estricto presente; por otro, la arista desde la cual el artista pone siempre su mirada en el centro de la condición humana.”

En esta exposición podemos ver series de ilustraciones sobre la muerte; La Divina Comedia; Don Quijote de La Mancha; El Martín Fierro; Cervantes, entre otras.

Finaliza Giudici diciendo: “Alonso, ante todo, establece una relación dialógica con el texto y los ecos de ese diálogo se vuelven sustancia poética en la materia plástica, anidan y renacen en sus propias obsesiones temáticas que es el de su lugar en el mundo. Estos deslizamientos a otro tiempo, el nuestro, más que violentar el original literario les dan su verdadera dimensión universal. Seguir los pasos de Carlos Alonso no deja lugar para la conciencia ingenua. Su comprensión del arte pareciera consistir en la función de desenmascarar hipocresías, de quitar el velo del no entiendo, de sentirse compelido a tomar partido. Su talento y su convicción tenaz convierten una visión de la vida en creación estética. Alonso ilustrador conjuga siempre en tiempo presente.”

La muestra que se presenta en el Espacio B, Salón Vendimia. Retrospectiva 1977 – 2013, reúne tres grupos de obras correspondientes a diferentes recortes en la colección de los Premios del tradicional certamen de artes visuales, del Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú Casa de Fader.

Tratándose de una muestra de corta duración, sólo se incluyeron obras bidimensionales, por lo que se omitieron las correspondientes piezas escultóricas, en estas tres asociaciones.

Uno de los hilos conductores en la selección fue la idea de consagración, a través del premio, por ello, en esta curaduría, aparecen principalmente artistas que ganaron reiteradas veces esta distinción, como una especie de fenómeno de reafirmación y esto, más allá de la relatividad en las verdades de los salones, se ve respaldado por la presencia de figuras de iconicidad indiscutible en la provincia.

La modernidad, las vanguardias y la contemporaneidad en Mendoza están presentes en esta muestra.