El plan del Gobierno para terminar con la denuncia de Nisman - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 15 Abr 2015

Pese a que la Cámara Federal aceptó este martes la apelación del fiscal Germán Moldes para que la Cámara de Casación revise la desestimación de la denuncia que Alberto Nisman hizo contra la Presidenta antes de morir, la decisión podría ser el fin de la investigación.

Todo tendría que ver con el manejo de los tiempos que hicieron los jueces de Casación Jorge Ballestero, Eduardo Farah y Eduardo Freiler, ya que provocó que el caso quede al borde de caer en manos del fiscal Javier de Luca, un integrante de Justicia Legítima -la asociación de la procuradora Alejandra Gils Carbó en la cual se enrolan fiscales y jueces que respaldan al gobierno- que no sólo cuestionó la marcha del #18F, sino también al propio Nisman y su denuncia.

Según señala este martes  el periodista Joaquín Morales Solá en el diario La Nación, los jueces de la Sala I de la Cámara Federal demoraron una semana el trámite, el cual no suele tardar más de un día. El argumento fue un oportuno malestar estomacal de Freiler.

Fiscal Javier de Luca.

Con una llamativo capacidad para elegir el momento oportuno,, el magistrado regresó este martes, mismo día en que la Cámara Federal aceptó la apelación de Moldes. 

Lo curioso es que el voto de los tres magistrados fue unánime. Es decir que Farah y Ballestero ya tenían una postura tomada. Si con el voto de dos jueces alcanzaba para dar curso al trámite judicial, no se explica por qué esperaron casi una semana para hacerlo.

En Tribunales ven lo sucedido como una estrategia del kirchnerismo, siendo que  los magistrados habrían dejado correr a propósito el tiempo para que el fiscal de turno que quede a cargo del caso sea De Luca, un conocido crítico de la denuncia de Nisman.