Pocas chances de que Trump de marcha atrás con el arancel al acero - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 13 Mar 2018

El Gobierno argentino ve pocas chances de que Estados Unidos dé marcha atrás con la decisión de incluir a la Argentina entre las naciones castigadas con los nuevos aranceles al acero y al aluminio.

Así trascendió de fuentes cercanas a la negociación emprendida en Washington por el secretario de Comercio, Miguel Braun, en busca de esa posibilidad.

El presidente Mauricio Macri había llamado el viernes último a su par norteamericano Donald Trump para tratar de convencerlo de exceptuar a la Argentina del arancel del 25% para las importaciones de acero, y del 10% para las de aluminio, que amagan con desatar una "guerra comercial" con la Unión Europea y China.

Trump aprobó un arancel del 25% para el acero y del 10% para el aluminio.

"La situación es complicada", reconoció el secretario de Comercio, Miguel Braun, quien este lunes fue recibido por el embajador argentino en Washington, Fernando Oris de Roa.

Braun mantendrá este martes un encuentro clave con el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, para tratar de persuadirlo, pero la decisión final la tiene Trump.

El argumento de la Argentina es que las ventas de acero y aluminio a la principal potencia mundial son insignificantes entre sus importaciones, por lo que no complican la promesa de crear fuentes de trabajo que busca Trump para cumplir uno de los ejes de su campaña.

Las ventas argentinas a los Estados Unidos "no representan una amenaza para la seguridad nacional" estadounidense.

Pero el problema es que hacer excepciones podría complicar el frente diplomático para Trump, ya que Europa y China han iniciado un ofensiva a gran escala para tratar de que desista de la medida, como pretende hacerlo, a pequeña escala, la argentina. Las empresas más perjudicadas por la medida son el Grupo Techint y Aluar.

Braun dijo que buscará convencer a Ross de que las ventas argentinas a los Estados Unidos "no representan una amenaza para la seguridad nacional" estadounidense, algo casi obvio.

El objetivo final es que Trump acepte retirar a la Argentina de la lista que incluyó tarifas de 25% para el acero y 10% de aluminio para quienes exportan esos metales a Estados Unidos.