Guaymallén sancionará a empleados municipales que comentan acoso sexual - Mendoza Post
Guaymallén sancionará a empleados municipales que comentan acoso sexual

Es el primer departamento de Mendoza en establecer sanciones de este tipo.

Guaymallén sancionará a empleados municipales que comentan acoso sexual

Por: Mendoza PostLunes 12 Mar 2018

 La Municipalidad de Guaymallén promulgó a través del Boletín Oficial una ordenanza que establece la sanción contra el acoso sexual en la administración pública.

Con respecto a esta resolución, Evelyn Pérez, presidente del Concejo Deliberante, dijo: “Se ha dado el punta pie inicial con esta ordenanza para un tema que es controversial y que genera una molestia, como es el acoso sexual dentro de los ámbitos de trabajo”.

“Tomar datos y tomar acciones directas ante los casos de acoso sexual que no tienen que ver con una perpetración de la violencia de género. De tomar a las víctimas a partir de su denuncia y del daño que produce psicológicamente a las personas que son afectadas por acoso sexual”, agregó.

Evelyn Pérez y Marcelino Iglesias, intendente. 

Ante la pregunta de por qué se decide llamar acoso sexual y no acoso laboral indicó: “Porque no tienen los mismo parámetros. El acoso sexual es un abuso de la autoridad al igual que el acoso laboral, pero con connotaciones diferentes, no tienen que ver con un abuso de las condiciones de trabajo sino con un abuso de la jerarquía para perpetrar hechos sexuales sobre las víctimas”.

“Tiene connotaciones personales y aparte genera traumas en las víctimas como pueden ser estrés, síndrome postraumático y demás, que inducen a la víctima a que se sientan obligadas y que muchas veces las condiciones de trabajo y las necesidades hacen que la víctima calle. Al no tener un marco que la regule o que la ampare, guarda silencio y no denuncia accediendo a esa situación, cosa que es realmente grave”, describió.

Pérez diferenció el acoso sexual con el laboral.

“Esta ordenanza permite un marco en el cual en primer instancia se cuida a la víctima, para cuidar la prueba fundamental del hecho, y se la contiene a través de un equipo multidisciplinario donde el eje principal es un psicóloga que la atiende para poder tomar los datos y sacar el perfil, para ver si la persona ha sido o no víctima de acoso. A posterior, el apartamiento preventivo del cargo hasta la cesantía dependiendo de las características del hecho”, finalizó Pérez.