La UCR y el PRO se encaminan a cerrar heridas en Mendoza - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 12 Abr 2015

En un principio, el acuerdo sorprendió gratamente a propios y ajenos. Parecía imposible pero se logró el pasado 14 de marzo en Gualeguaychú cuando se coronó la alianza entre la UCR y el PRO.

Pronto, los buenos deseos de unos y otros se fueron desdibujando, a medida que empezaron a hacerse visibles las diferencias entre Mauricio Macri y Ernesto Sanz.

El líder del PRO lo demostró a dos días de refrendado el acuerdo de marras, cuando negó que se busque un "gobierno de coalición". 

“Lo importante acá es que el que gana va a gobernar y va a pedir colaboración, que es distinto a decir que esto nace como un gobierno compartido”, indicó Macri.

Macri, Sanz y un acuerdo con pinzas

Y agregó: “El que gana tiene la libertad. Si Sanz gana la interna y sale electo presidente, el armará su equipo y nos pedirá a nosotros colaboración en lo que él considere”.

El titular de la UCR también aportó en el mismo sentido: "El que gana conduce el gobierno e integra a los demás", sostuvo. ¿Por qué marcar esa diferencia, una y otra vez? ¿Acaso no hay más coincidencias que disidencias o todo fue para la foto nada más?

Hablando de imágenes: Macri y Sanz dedicaron las semanas posteriores a la cumbre de Gualeguaychú a sus propios partidos, más que a sus campañas presidenciales. “No hubo fotos ni actividades en común, salvo una reunión con la candidata a gobernadora de Chaco, la radical Aída Ayala, que debía ser secreta, pero terminó trascendiendo”, recuerda diario La Nación.

La gran foto del acuerdo, durante la Vendimia 

"El silencio es el camino correcto. Siempre se criticó a Mauricio por no articular políticamente y ahora lo está haciendo. No tiene sentido salir a mostrar cosas que no están del todo sólidas", razonan cerca de Macri. Afirman que la falta de gestos públicos no responde a que el acuerdo esté flojo en los cimientos, sino a todo lo contrario.

También cerca de Sanz defienden que el tejido subterráneo todavía prevalezca sobre las escenificaciones públicas. "Estamos terminando de cerrar en las provincias y concentrados en contener a los que siguen molestos", explican.

La Nación puntualiza en un tópico tan curioso como sintomático: “Muy lejos del cimbronazo y de la expectativa que hace un mes sacudieron el mapa electoral, el acuerdo entre Pro y la UCR se teje todavía en las sombras. Cuando faltan menos de 70 días para el cierre de listas, la atención de Mauricio Macri y Ernesto Sanz sigue concentrada en curar heridas internas y cerrar acuerdos provinciales mucho más que en mostrar un frente consolidado (y menos aún a sus líderes) juntos y en público”.

El mismo matutino revela que uno y otro se reunieron a solas —y a puertas muy cerradas— por lo menos dos veces en Semana Santa.

Como sea, esta semana Macri y Sanz intentarán limar las últimas asperezas en Mendoza. El martes estarán en la provincia para ver a Alfredo Cornejo, justo antes que compita en las PASO del domingo próximo.

¿Se repetirá esta foto?

Se verá la consecuente fotografía y seguros gestos de buena ventura. Habrá que ver si ello alcanza para terminar de despejar las dudas de uno y otro lado.