La familia de Concepción cree que la mataron para quedarse con sus bienes - Mendoza Post
La familia de Concepción cree que la mataron para quedarse con sus bienes

Es la principal hipótesis que maneja la familia de la mujer chilena que desapareció en Mendoza y su marido confesó que la mató. La policía allanó la casa del hombre y encontró armas y dinero.

La familia de Concepción cree que la mataron para quedarse con sus bienes

Miércoles 7 Mar 2018
porFlorencia Silva
Editora Post

Familiares y amigos de Concepción Arregui la buscaron con angustia durante un mes, desde el 5 de febrero pasado, cuando mantuvieron el último contacto con ella. La búsqueda llegó a su fin ayer martes por la tarde cuando el marido confesó que la mató y enterró el cuerpo, el cual ahora está siendo buscado por efectivos y canes de la policía de Mendoza.

Cabe destacar que el la tarde de este miércoles, por orden del fiscal Gustavo Pirrello, la policía allanó la vivienda que compartía la pareja, ubicada en Paso de los Arrieros al 70 de Luján de Cuyo y secuestraron una pistola calibre 22, otra marca Colt, una carabina calibre 308 y otra Winchester. Además, encontraron 15 mil pesos y un cheque por 10 mil pesos.

La familia de Concepción cree que la principal hipótesis por la cual Roberto Audano habría matado a su esposa es por dinero. Daniela Consolo, una de las primas de la mujer, dijo al Post que  Concepción había vendido todo en Chile para irse con el amor de su vida.

La familia cree que él la mató por dinero.

La mujer había trabajado en su país natal como corredora de seguros. Con el dinero de la venta de sus bienes, compró un terreno en la zona de Las Compuertas en Luján de Cuyo y allí edificó su casa para vivir junto a su marido. Respecto a la situación económica del hombre, Audano era jubilado y cobraba la mínima. Ellos atravesaban una crisis, estaban a punto de divorciarse y ella tenía pensando vender la casa para volver a Chile, según dijo la prima de la mujer. 

Respecto a la relación que mantenía la pareja, la prima de Concepción dijo que no estaban al tanto de situaciones de violencia de género en el matrimonio. En cuanto al acusado, dijo que lo conocía desde hace muchos años y que nunca mostró un perfil violento. 

La casa en la que vivía la pareja en Luján de Cuyo.