Vendimia en tiempos del aborto - Mendoza Post
Vendimia en tiempos del aborto

Esta semana es la fiesta grande de Mendoza. Se produce en un momento clave dentro del debate por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Vendimia en tiempos del aborto

Lunes 26 Feb 2018
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La idea era hablar sobre la discusión entre las mismas ex reinas. La entrevista coincidió con la novedad que llegaba desde Buenos Aires donde se advertía el aval de Mauricio Macri para que el oficialismo trate el proyecto de legalización del aborto.

La charla quedó condicionada por esta posibilidad. Silvina Anfuso es la responsable del área de Género y Diversidad y el viernes 23 fue el día que se sintió como un umbral para las organizaciones de mujeres que reclaman por el aborto legal o por lo menos despenalizado.

Silvina Anfuso

En su muro de Facebook, Anfuso publicó: “Siempre explicamos, y explicamos, y explicamos... Desde el por qué la violencia física y psicológica hacia las mujeres está mal, el por qué tenemos derecho a votar y estudiar al igual que los varones, el por qué el acoso sexual nos hace daño, el por qué las tareas del hogar no son de nuestra exclusividad... etc. Hoy lo digo simple, quiero decidir sobre mi cuerpo. Yo quiero que el aborto sea legal”.

La mujer tiene el antecedente de la militancia en la organización Mumalá y políticamente pertenece a Libres del Sur.

Respecto del debate por el aborto legal en el Congreso, la funcionaria mendocina advirtió que estamos en un momento histórico, más allá de las especulaciones que se tienden sobre la decisión de Mauricio Macri de darle vía al tratamiento legislativo.

Los observadores que minimizan este suceso coinciden con el especulador peronista Miguel Pichetto quien dijo que se trataba de un “cazabobos” ya que apuesta a que nunca se aprobará el aborto legal.

Es decir, según estas proyecciones, el presidente abrió la tranquera para que nada pase. Sólo habría hecho esto para girar la agenda pública hacia un tópico polémico y que lo alejara de un momento complicado que le imponen los índices inflacionarios.

La mirada de Anfuso deviene de un revisionismo en los últimos años sobre la problemática de la mujer y su espacio dentro los distintos escenarios sociales con una perspectiva feminista desde hace tres años. Veamos:

1- “En 2015 hay un gran quiebre con la aparición de #NiUnaMenos”.

2- “En 2016 hay una reacción patriarcal frente al emponderamiento de las mujeres”.

3- En 2017 se confecciona una agenda hacia a la nueva tendencia pero con sentido patriarcal. Mientras se va consolidando el debate en sitios públicos impensados como es el programa de Jorge Rial en América TV.

El voto de Julieta

Mientras tanto por el debate por los reclamos de derechos de las mujeres, es natural que hubiera un reflejo en la Vendimia.

La que puso el pie en el barro fue Julieta Navarro, virreina nacional de 2008 quien hace 12 días desde su perfil de Facebook criticó de modo amable y reflexivo la elección de la reina. El posteo de Navarro ya no se puede visualizar.

De todos modos puso en relieve una situación que se viene instalando sobre la supuesta representatividad de la reina vendimial. Y genero resistencia en otras “soberanas” que defienden la tradición de la elección por belleza primero, y por “estampa” “porte” de reina, según dicen los vendimiólogos. Además de otras dotes intelectuales que pueden pesar a la hora de definir el voto.

Tanto se encuentra afianzada la discusión del reinado que el influyente actor y maestro de actores Ernesto Suárez señaló ante los espectadores de su obra del fin de semana dedicada a la cosecha recrea una elección de la cosechadora hecha de modo fortuito “como se hacía cuando yo cosechaba en la viña” según el mismo Suárez. 

“No estamos de acuerdo que haya reina por un concurso de belleza” dijo el actor emblemático de Mendoza.

Anfuso sostiene los argumentos de Julieta Navarro y está convencida que si los organizadores de los festejos vendimiales no se aggiornan a las nuevas generaciones entonces simplemente la vendimia se quedará sin público y eso incluye la legitimidad de la reina y la virreina.