La nueva estrategia del vino argentino para competir con la cerveza - Mendoza Post
La nueva estrategia del vino argentino para competir con la cerveza

El consumo de vino cayó un 6% durante 2017, la tercera baja anual consecutiva, según un estudio de Kantar Worldpanel.

La nueva estrategia del vino argentino para competir con la cerveza

Por: Mendoza PostMiércoles 21 Feb 2018

La industria del vino de mesa viene de mal en peor en los últimos años por el bajo consumo y la fuerte caída en sus ventas. En el 2017 eel consumo de vino argentino en la Argentina cayó hasta menos de 20 litros al finalizar 2017, el índice más bajo de toda su historia. 

Mientras el vino de mesa sufre la caídas en el consumo más importante en la historia, aparece un competidor directo y muy fuerte para el mismo mercado: la cerveza. 

Ver también : Cayó el consumo de vino por tercer año consecutivo 

Según la consultora  Kantar Worldpanel, durante 2017 se observó una relación directa entre el crecimiento de cervezas y la caída de vinos. A nivel general, más del 95% del volumen que perdió la categoría de vinos, fue transferido al mercado de cervezas. Ante este panorama, el vino argentino busca recuperar su consumo.

El vino argentino busca recuperar el consumo ante la cerveza.

El vino intenta competir con la cerveza

Bajar la gradación alcohólica, incrementar la cantidad de líneas de vinos dulces y rosados, diseñar nuevos envases, más pequeños, y alentar el consumo del bag in box, además de derribar cientos de prejuicios en el consumidor de vino conforma el conjunto de frentes que tiene que atacar la industria si pretende que vuelva a estar en la mesa de todos los días. Tal como ocurría hace varias décadas atrás. Espacio que le fue ganando, con los años, la cerveza, las aguas saborizadas y otros aperitivos como el fernet, dice iProfesional.

Ver también: Imperdible: el gerente de marcas de Quilmes, habla de cerveza y vino 

La cerveza es más fácil de elaborar que el vino

El desafío será enorme. Pues hacia adelante, el consumo no experimentará explosiones, ni curvas que crezcan de manera vertiginosa. En el marco de un 2018 con un consumo que, se prevé, "tibio", tal como lo describió el consultor Guillermo Oliveto, "la industria del vino tendrá el doble desafío de lograr no sólo evitar que el consumo siga cayendo sino, por el contrario, estabilizarlo rápidamente y sentar nuevas bases para volver al crecimiento".

Para Oliveto, director de la consultora W, el 50% de los consumidores de vino lo toman al mediodía, mientras que el 40% de quienes beben vino son mujeres".