Máquina mendocina quita la cáscara de 100 kilos de frutos en una hora - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 21 Feb 2018

 Diferentes organismos y productores vinculados con el "cluster de frutos secos" de Río Negro, se preparan para poner en marcha en los próximos días la primera maquinaria especializada en quitar la cáscara de las nueces y avellanas producidas en la región.

En total, en la zona se producen unas 900 hectáreas de ese tipo de frutos, y la "máquina peladora" de frutos secos fue fabricada en Mendoza con un costo de $ 3 millones, con recursos de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria nacional.

La máquina fue instalada cerca de Viedma en terrenos cedidos por el Instituto para el Desarrollo del Valle Inferior (Idevi), un organismo del Estado rionegrino que administra 24 mil hectáreas bajo riego aledañas a la capital de la provincia.

  Allí, entre campos ganaderos y otros especializados en horticultura, desde hace más de treinta años que hay algunos productores que incursionaron en los frutos secos.  

La máquina será muy importante para la región.

El pionero fue Juan Rolca, un técnico jubilado del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) que se formó en Italia y trajo desde allí las primeras variedades.    

Rolca mismo implantó en 1983 las primeras 10 hectáreas de avellanas que existieron en la Patagonia, y ahora existen en la región más de 170 establecimientos dedicados a los frutos secos, que ocupan cerca de 900 hectáreas en toda la provincia.

Unas 200 de esas hectáreas son explotadas por la empresa italiana Ferrero, dedicada a la producción de bombones y chocolates con pasta de avellanas.

En su pequeña chacra de 20 hectáreas bajo riego, Rolca y su familia perfeccionaron en los últimos años el sistema de cosecha de avellanas y nueces. La tarea que antes era manual (recoger los frutos caídos sobre el suelo), ahora se realiza de modo semimecánico, con ayuda de una aspiradora que además le quita a la cosecha de frutos hasta 95% de las impurezas.  

En la región hay una gran producción de nueces y avellanas.

Pero el talón de Aquiles de la actividad seguía siendo el procesamiento de la fruta, y según explicó el ex técnico del INTA a Télam, en su caso el descascarado de los frutos seguía realizándose de modo manual, con un alto costo de mano de obra, que además es difícil de encontrar en la zona.

"Hasta el año pasado nosotros usábamos la tablita y el martillo", grafica Rolca y ahora se ilusiona con mecanizar al menos parte de esa actividad.

Sucede que a pocos kilómetros de Viedma y dentro del territorio del Idevi, se ha levantado una sala social para el descascarado de las avellanas producidas en la región (hay unas 500 hectáreas de avellanas más 400 hectáreas con nogales y algunos almendros).

La idea de esa instalación será brindar en la próxima cosecha que empieza en marzo el servicio de "pelado" de los frutos, para que los productores que lo deseen puedan vender su mercadería a un mayor valor.

La máquina podrá quitar la cáscara de 100 kilos de frutos en una hora.

El beneficio no sería menor, ya que según explicó Yanina Di Nardo, una de las técnicas que trabajó en la conformación de este cluster, para quitar la cáscara de 100 kilos de frutos secos, esta nueva maquinaria fabricada en Mendoza puede demorar una hora, cuando antes esa tarea de modo manual llevaba de tres a siete días de trabajo.

José María García Lago, que trabajó en la implementación de esta primera "peladora de nueces" de la Patagonia, explicó que la nuez con cáscara puede venderse actualmente a unos $ 100 por kilo, cuando si ese mismo producto se presenta ya pelado en el mercado su valor puede llegar a multiplicarse por cuatro veces.