Claves para no sentir más hormiguitas en tus manos y piernas - Mendoza Post
Viernes 10 Abr 2015

Si alguna vez sentiste que tus piernas, brazos, manos y dedos, tenés que saber que son sensaciones anormales y pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

Tomar más agua o pararte un ratito en puntas de pie puede ayudar.

Puede ser causada por estar en la misma posición durante mucho tiempo, ya sea parado o sentado (por ejemplo, en el trabajo o en un viaje) o tal vez por lesiones en un nervio. Si se produce en el cuello, tendrá repercusiones en los brazos y manos. Si es en la parte baja de la espalda, provoca hormigueo en las piernas por el déficit en el riego sanguíneo por inflamación de un vaso, aterosclerosis o congelación; niveles desequilibrados de potasio, calcio o sodio; ingesta de algunos medicamentos; daños a los nervios debido al alcohol, el tabaco o el plomo; alergias.

Estos son los remedios caseros y recomendaciones para evitarlo:

- El agua es uno de los mejores remedios naturales para “despertar” nuestras piernas o manos si se duermen. Hay que meterlas en un recipiente con agua fresca durante unos diez minutos o hasta que la sensación de hormigueo desaparezca.

- Una caminata alrededor de la habitación en el momento en que empezas a sentir el cosquilleo. Tendrás que soportar por unos instantes los espasmos que se producen en la pierna, pero es una acción bastante efectiva, sobre todo, si estás mucho tiempo sentado.

- Ponerse en puntas de pie es otra alternativa para cuando se te duerme una pierna. Poné tu pie en punta como hacen las bailarinas y desciende los talones. Repetí 10 veces para activar la circulación de la sangre en los miembros inferiores. Si sufrís de hormigueos seguido, realiza este ejercicio todos los días antes de dormir, aunque no estés atravesando un cuadro de entumecimiento.

- Como se indicó antes, el déficit de hierro puede estar provocando el hormigueo en tus piernas. Las lentejas y la remolacha pueden ayudarte a reducir el cuadro. También es bueno que añadas a tu dieta diaria huevos, leche, nueces y vegetales de hoja verde, como las espinacas o acelgas.

- El alcohol y el café durante o después de la cena no son aconsejables. Lo mismo que las comidas pesadas o abundantes en la noche.

- Cuando empezás a sentir hormigueo, una buena idea es realizar masajes o una fricción vigorosa en la zona. Esto se puede realizar todas las noches aunque no se haya dormido el miembro. Otra buena idea es cambiar de posición. Si estás sentado, levantate, si estás acostado, sentate, si estás de pie, recostate, etc.

- Es preciso que las medias siempre sean de algodón para absorber la humedad y, además, prevenir los síntomas del hormigueo. Cambiate las medias tres veces al día (cada 8 horas).