Un chileno murió de fiebre amarilla por no vacunarse - Mendoza Post
Un chileno murió de fiebre amarilla por no vacunarse

El joven era "antivacunas" y consideraba la vacunación como un "juego" del Estado.

Un chileno murió de fiebre amarilla por no vacunarse

Por: Mendoza PostSábado 17 Feb 2018

Un chileno de 35 años de edad, Felipe Andrés Santander Muñoz, contrajo la fiebre amarilla mientras viajaba desde el 29 de diciembre en Isla Grande, Brasil, con su pareja. Tras los primeros síntomas, el chileno fue internado hace una semana en el Hospital Federal de los Empleados Públicos en Río de Janeiro, donde finalmente ha fallecido este viernes por una complicación que derivó en insuficiencias en el páncreas y en los riñones, confirmó su familia a medios locales.

Su hermana, Daniela Santander, explicó a Ahora Noticias que Felipe no había recibido la vacuna que previene la fiebre amarilla por una cuestión de ideología, era "anti vacunas" ya que consideraba esta metodología médica de prevención como un “juego” del Estado.

Se oponía a vacunarse por un tema ideológico de él. Mi padre le manda un correo cuando empieza a ver en los medios que esto se estaba haciendo latente y saliendo a flote, y él no accedió a la vacuna. De hecho, allá ya no habían dosis. Pero él de todas maneras no lo iba a hacer”.

Un chileno murió de fiebre amarilla por no vacunarse.

Lamentablemente, la advertencia de su padre llegó demasiado tarde. El mensaje solo fue leído por su pareja cuando ya estaba contagiado y avanzado en los síntomas, de acuerdo con su hermana, según recoge Biobiochile. Así, Felipe se ha convertido en la primera víctima chilena del brote de fiebre amarilla. Sus padres ya están en Brasil realizando los trámites para repatriar su cuerpo en los próximos días.

Aunque no es obligatorio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunarse contra esta enfermedad a quienes viajen a San Pablo, Belo Horizonte, Río de Janeiro y Minas Gerais. Por su parte, la autoridad sanitaria de Brasil no ha exigido dicha inmunización para visitar el país. 

El joven era "antivacunas" y consideraba la vacunación como un "juego" del Estado.