Dramático: pide que no le quiten a sus hijas - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 10 Abr 2015

La historia de Ana Alianelli es desesperante. Tras separarse de su marido, la mujer y sus dos hijas menores se vinieron a vivir a la Argentina. 

Ahora, cinco año después, Denis Burns, su padre, pide la restitución a Estados Unidos ya que las niñas son ciudadanas estadounidenses. Esto fue apelado por Ana.

Recientemente, la Suprema Corte Suprema de Buenos Aires negó la última de las apelaciones realizadas por Alianelli, lo que significa que las chicas pronto volverán a los Estados Unidos. 

"Me separé embarazada de la más chiquita por un episodio de violencia. Se fue de nuestra casa y estuvo un año en probation. El se declaró culpable ante la Corte de Colorado", le contó a Chiche Gelblung, conductor de Argentina Despierta.

También acusa a su ex marido de echar a perder la economía familiar por jugar al póker. "Nos remataron la casa donde vivíamos en Aspen", agregó.

El caso en EEUU

El caso tuvo gran repercusión en Estados Unidos y el hombre transformó su reclamo en una fundación para recuperar a sus hijas. Se trata de la Return Burns Children Fund, donde el padre recibió todo tipo de apoyos y también habilitó un apartado para donaciones. 

La última noticia del sitio web de la fundación es, precisamente, que la Justicia Argentina falló a su favor.

El argumento para la restitución es la Convención de La Haya: como los chicos nacieron en Estados Unidos, la pelea judicial por la tenencia debe darse allí. 

Denis y sus hijas, tal como se puede ver en el sitio web.

Pero la madre dice que sus hijas ya vivieron más tiempo en la Argentina que en Estados Unidos. "No me están dando las garantías para viajar. Yo necesito que mis hijas estén bien. Hace 17 meses que no ven al padre (hubo una visita de él al país) y no saben con lo que se van a encontrar. La prioridad deben ser ellas", le dijo Alianelli a Clarín.

Para peor, el abogado que la representaba renunció y ahora busca un reemplazo. "Lo presionaron para que dejara el caso", aseguró. En el medio de su desesperación, la mujer tiene la esperanza "de que el gobierno argentino intervenga en el caso para que la prioridad sean los derechos de los chicos y no los de los padres".