¿Por qué siempre llegamos tarde a todos lados? La ciencia lo explica - Mendoza Post
 ¿Por qué siempre llegamos tarde a todos lados? La ciencia lo explica

En promedio, subestimamos cuánto tardaremos en completar una tarea en un significativo 40%.

¿Por qué siempre llegamos tarde a todos lados? La ciencia lo explica

Por: Mendoza PostLunes 12 Feb 2018

Según un estudio realizado por los psicólogos de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York, se ha descubierto que la costumbre de llegar tarde a cualquier lugar es un efecto secundario de un tipo de personalidad.

"Existen todo tipo de desalientos y castigos por llegar tarde, y la paradoja es que llegamos tarde, incluso cuando esos castigos y consecuencias existen", según Justin Kruger, un psicólogo social de la Escuela de Negocios.

Una de las razones más obvias y comunes por las que las personas llegan tarde con frecuencia es que simplemente no evalúan con precisión cuánto tiempo les llevará una tarea, algo que se conoce como la falacia de la planificación: la tendencia a subestimar el tiempo para concluir una tarea.

¿Por qué siempre llegamos tarde a todos lados?. 

Los estudios han demostrado que, en promedio, subestimamos cuánto tardaremos en completar una tarea en un significativo 40%.

Otro rasgo, que muy bien podría estar relacionado con el primero, es que los que siempre llegan tarde tienen más probabilidades de ser personas multitarea. En un estudio de 2003 dirigido por Jeff Conte de la Universidad Estatal de San Diego (EE. UU.), descubrió que de los 181 operadores de metro de la ciudad de Nueva York, los que preferían la multitarea, llegaban más tarde a su trabajo. Esto se debe a que la multitarea hace que sea más difícil tener metacognición o conocimiento de lo que estás haciendo (el conocimiento sobre el propio conocimiento).

En promedio, subestimamos cuánto tardaremos en completar una tarea en un significativo 40%. 

Jeff Conte también descubrió que existe un tipo de personalidad con más probabilidades de llegar tarde. Mientras que los individuos de tipo A altamente orientados a los logros son más propensos a ser puntuales, los individuos de tipo B, que son más relajados y tranquilos, lo hacen más tarde.

De hecho, las personas tipo A y tipo B realmente sienten que el tiempo pasa de manera diferente. En más de tres estudios previos, Conte descubrió que, para las personas del Tipo A, 1 minuto transcurría en 58 segundos, mientras que para las personas del Tipo B 1 minuto pasaba en 77 segundos.