Acorralado, Moyano juega su última carta - Mendoza Post
Acorralado, Moyano juega su última carta

La marcha del próximo 22 de febrero es la última carta que le queda al camionero para resistir la embestida judicial que, según él, está motorizada por Macri.

Acorralado, Moyano juega su última carta

Por: Mendoza PostJueves 1 Feb 2018

Hugo Moyano formalizó este miércoles, durante una reunión del Consejo Directivo, el apoyo de sus aliados dentro de la CGT y del barrionuevismo a la marcha que realizará Camioneros el 22 de febrero.

Es la última carta que le queda por jugar al gremialista para intentar resistir los embates de la justicia que, según él, provienen en realidad de las oficinas de la Casa Rosada.

Es una jugada riesgosa porque, en caso de no lograr adhesión de relevancia, la manifestación lo mostrará más débil de lo que ya está.

Por lo pronto, al encuentro de ayer no asistieron representantes de los "gordos" ni de los "independientes", quienes se mostraron en desacuerdo con activar un plan de lucha, con lo cual la CGT quedó al borde de una fractura.

La CGT. a punto de fracturarse

Como se preveía, la reunión en la sede de Azopardo fue encabezada por Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, los miembros del triunvirato que responden a Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y sólo contó con la asistencia de dirigentes de esos sectores que, de todos modos, ocupan varias sillas del Consejo Directivo, por lo cual pudieron avanzar con la adhesión a la protesta.

Estuvieron Pablo Moyano (Camioneros), Facundo Moyano (en la actualidad no ejerce la conducción de ningún gremio), Julio Piumato (Judiciales), Jorge Sola (Seguros), Amadeo Genta (Municipales porteños), Sandra Maiorano (Médicos) y Víctor Santamaría (Encargados de edificios), entre otros, mientras que enviaron representantes Omar Plaini (Canillitas), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Abel Frutos (Panaderos).

Lo sugestivo es que hubo notables ausencias de los representantes de los grandes gremios, quienes históricamente cultivan un perfil más dialoguista con los oficialismos, como los "gordos" Héctor Daer (miembro del triunvirato y referente de Sanidad) y Armando Cavalieri (Comercio) y los independientes Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).

¿Cómo hará Moyano para mostrarse poderoso sin esos apoyos? Es la gran incógnita de estas horas.

El camionero se encuentra complicado en al menos tres causas judiciales en estas horas, a lo que anoche se sumaron los dichos de Bebote Álvarez, quien lo acusó de "lavar plata en Independiente".

Bebote Álvarez complicó aún más a Moyano

Contexto

Como se dijo, Moyano tiene tres frentes judiciales abiertos: uno es por el presunto lavado de dinero y desvío de fondos del sindicato de Camioneros hacia un holding de empresas vinculadas a su esposa, Liliana Zulet, y a sus dos hijastros.

A su vez, la Procuración de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) lo denunció por lavado de activos y presunta evasión impositiva: apuntó al cruce de operaciones entre camioneros y la empresa postal OCA.

La tercera causa es aquella en la que se lo acusa de ser parte de una asociación ilícita y de fraude contra Independiente por presuntos negocios ilegales con la barra brava del club.

La justicia sospecha que Moyano lavó dinero a través de OCA

En ese contexto, Moyano no duda de que, detrás de su derrotero, se encuentra la mano del Ejecutivo macrista. Por ahora, son solo suspicacias, ya que no hay elementos certeros que lleven a semejante conclusión. Sin embargo, el camionero persiste en sus sospechas.