Cobos piensa en el voto positivo - Mendoza Post
Cobos piensa en el voto positivo

El ex gobernador y ex vicepresidente comenzó a mover las fichas en un tablero que aún no ha sido instalado.

Cobos piensa en el voto positivo

Lunes 29 Ene 2018
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

"Mi voto no es positivo", dijo la madrugada del 18 de julio de 2008 y pasó a la historia reciente del Congreso de la Nación. Próximamente se cumplirán 10 años de ese episodio que paralizó al país.

Hoy el actual senador se encuentra renovado políticamente y su entorno lo sostiene y guarda silencio... y aguarda el momento para impulsarlo como candidato nuevamente a gobernador.

Dos actos de una misma obra

Dos situaciones públicas lo posicionaron en el centro de la escena política provincial y ambas tienen que ver con quien fuera uno de sus principales operadores: el actual gobernador Alfredo Cornejo.

Por un lado, la crisis con el Partido Demócrata donde el mandatario se encuentra como un decisor externo de su socio minoritario en la alianza gobernante.

Cobos junto a Cornejo

De ese cruce es que, dentro de las especulaciones que los dirigentes gansos hacen, es que resurgió el nombre de Cobos como un candidateable para la provincia.

Desde el PD argumentan que Cobos es una alternativa poderosa ante cualquier candidato que pueda impulsar Cornejo.

Portezuelo del Viento, el proyecto de la represa hidroeléctrica lo volvió a renombrar al ex gobernador, como el precursor de la iniciativa.

Ahí Cobos apareció en primera persona y asumió su rol protagonista como antecesor de Cornejo en la historia remañida de Portezuelo.

El ex gobernador ponderó positivamente al actual en su desempeño hasta ahora al frente de la Provincia. Pero también enfatizó sus distancias con quien fuera su principal operador político.

Cobos sostiene que no se pueden comparar los gobiernos de él con el actual porque los contextos son distintos.

Remarca que hay que hablar de candidaturas recién el año que viene con las primarias. Esa afirmación es la consonancia de lo que dicen sus seguidores que afirman que el gobernador tendrá su candidato y deberá competir con Cobos.

Esto significa para muchos que Julio Cobos se siente intacto y quizá mejor de aquellos tiempos de 2003 cuando llegó al gobierno con “el caballo del comisario”. O sea de la mano de su antecesor Roberto Iglesias.

El intendente de Junín, Mario Abed es uno de los lugartenientes del cobismo en acción silenciosa por ahora. Pero hace unos tres meses (él mismo lo recuerda en la intimidad) dijo públicamente que “el único que tiene caballo propio es Julio Cobos”.

Abed es hombre de Cobos

El perfil

Las circunstancias han cambiado de aquel Cobos ingeniero gobernador a este Cobos político con perspectiva nacional.

Su imagen pública sigue vigente pero ahora forma parte de la fauna de la política nacional. Conoce los recodos legislativos y las pugnas intestinas del poder.

Su silueta es recortada por las luces y las sombras de un momento político, social y económico presentado por el gobierno nacional como una transición.

El otro aspecto es su vida personal que trasunta la pública. Quienes lo conocen aseguran que está atravesando un momento de equilibrio emocional que le permite pensar en una proyección política con aspiraciones de relanzamiento.

“Cobos va para adelante”, lo definen sus seguidores pensando en 2019.

Hay quienes se ubican como espectadores en primera fila y sostienen que llegará el momento en que el actual gobernador deberá sentarse con su antiguo jefe político.

Se esperanzan que ambos deberían buscar un acuerdo como ocurrió en 2015 cuando terminó definiéndose la fórmula Alfredo Cornejo-Laura Montero.