Trump quiere legalizar a casi dos millones de indocumentados - Mendoza Post
Trump quiere legalizar a casi dos millones de indocumentados

El proyecto se enmarca en la reforma migratoria de ese país.

Trump quiere legalizar a casi dos millones de indocumentados

Por: Mendoza PostViernes 26 Ene 2018

La Casa Blanca giró hoy al Congreso de Estados Unidos un proyecto de reforma migratoria para nacionalizar a 1,8 millón de jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños, a cambio de 25.000 millones de dólares para reforzar la seguridad fronteriza, informaron medios locales.

La información fue revelada por el diario Politico, que citó como fuente una llamada de un alto funcionario del Ejecutivo con representantes republicanos en Capitol Hill, y confirmada luego por una vocera de la Casa Blanca.

"Es un compromiso que los dos partidos (en el Congreso) pueden aceptar", dijo una alta funcionaria de la Casa Blanca al confirmar la iniciativa a la prensa.

Un acuerdo migratorio bipartidista que incluya una vía a la ciudadanía para los llamados soñadores es la condición impuesta por la oposición demócrata al gobierno del presidente, Donald Trump, para evitar un nuevo cierre de gobierno el 8 de febrero.

Miles de migrantes intentan ingresar de manera ilegal a Estados Unidos. 

Esta semana, la administración federal estadounidense dejó de funcionar durante tres días, luego de que los senadores demócratas rechazaran aprobar una nueva ley parche -necesaria luego de que el oficialismo no lograra aprobar el presupuesto anual que debía comenzar a regir en octubre pasado- por la falta de solución para esos jóvenes.

Los llamados soñadores son cerca de 800.000 jóvenes inmigrantes ilegales a los que el gobierno de Barack Obama protegió en 2012 de la deportación con el programa Acción Diferida (DACA).

Estos jóvenes están en la cuerda floja desde septiembre pasado, cuando Trump decidió cancelar el programa y pidió al Congreso aprobar una solución legislativa antes de marzo, mes en el que comenzarán a caducar sus permisos.

De aprobarse en el Congreso el nuevo plan de reforma migratoria de la Casa Blanca, significaría una solución definitiva para los soñadores después de cuatro meses de intensas negociaciones.

La nueva propuesta supone legalizar a un millón más de jóvenes indocumentados de los protegidos actualmente por el programa DACA.

La cifra de 1,8 millón de inmigrantes indocumentados incluiría no sólo a los beneficiaros de DACA, sino también a aquellos jóvenes que no pudieron acogerse a ese plan por diferentes razones, reportó la agencia de noticias EFE.

Para acceder a DACA, esos jóvenes tuvieron que probar que habían llegado al país antes de los 16 años y que tenían menos de 31 años en 2012, cuando Obama proclamó el programa.

Por esas restricciones de edad, cientos de miles de jóvenes no pudieron acceder a DACA, aunque cumplían con los otros requisitos: no tener antecedentes penales y haber cursado o estar cursando estudios de educación secundaria o universitaria.

El proyecto busca legalizar más de 1,8 millones de indocumentados.

En el nuevo proyecto, la vía a la nacionalidad del nuevo proyecto también estaría condicionada a aspectos laborales y educacionales, entre otros.

Además, el nuevo estatus legal podría ser revocado en caso de conducta criminal o si fueran considerados una amenaza para la seguridad nacional o pública, según reprodujo la agencia de noticias DPA.

Los 25.000 millones de dólares que pide a cambio la Casa Blanca serían para el muro que Trump quiere construir en la frontera con México, pero también para otros temas relativos a la seguridad fronteriza, incluida la frontera con Canadá.

El miércoles por la tarde, Trump allanó por sorpresa el camino hacia una solución para los soñadores al apoyar una vía para que obtengan la nacionalidad estadounidense en 10 o 12 años.

"Va a pasar en algún momento en el futuro", dijo tras irrumpir en una reunión informativa entre altos funcionarios y periodistas en la Casa Blanca.

"Díganles que no se preocupen", contestó en referencia a la cercanía del vencimiento de los permisos de los soñadores.

Según afirmaron testigos, Trump tomó por sorpresa a los funcionarios de su gobierno, que estaban defendiendo ante la prensa una agenda migratoria más restrictiva.

La vía a la ciudadanía de los soñadores es un tema polémico entre los republicanos, ya que algunos consideran ese gesto como una "amnistía".