Fuego: la prioridad es salvar vidas - Mendoza Post
Fuego: la prioridad es salvar vidas

La lucha en el sur es dramática. El viento y los nuevos focos no dan descanso. 24 horas sacando puesteros de los campos. El fuego cruzó dos veces el río y cuatro veces los caminos.

Fuego: la prioridad es salvar vidas

Jueves 11 Ene 2018
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Al fuego, siempre se llega tarde. Por eso existen los grandes incendios de campos alrededor del mundo y presupuestos enormes en planes de manejo del fuego, brigadas, equipos y logística para el combate de los siniestros forestales. Por más que se previene, la cordillera, la precordillera y los campos –sobre todo los abandonados- son un combustible ideal, pleno de resinas y sequedad, para el fuego. Llamas de 9 a 20 metros de altura que enarbolan chispas y pequeños trozos de ramas ardiendo que –con el viento- generan nuevos focos de incendio, casi siempre a espaldas de los brigadistas.

Hoy, la lucha contra los incendios en la zona de los distritos de San Rafael va despareja. “Vamos a convivir con esto, hasta que llueva en el campo” confesó uno de los funcionarios que se instaló en Monte Comán, para seguir las alternativas del incendio que ya afectó a unas 167.000 hectáreas y que ha quemado con voracidad corrales enteros con cabras y vacas adentro, mientras los brigadistas se llevaban como podían a los puesteros.

“La prioridad es salvar vidas” dice el intendente de San Rafael, Emir Félix. Llevaba horas y horas sin dormir. “Rescatar lo material es inútil, es lo menos importante… llevamos 24 horas sacando puesteros… es un infierno” se lamentó el funcionario. Tres horas después de la partida del presidente Mauricio Macri, el martes, le avisaron que después de la tormenta que había inundado el gran Mendoza pero que no había bendecido al campo local, un rayo había caído en Colonia Soitué, generando un nuevo frente de fuego que anoche aún no estaba controlado. El Secretario de Ambiente Humberto Mingorance está en permanente contacto con los intendentes Félix en San Rafael y Walter Marcolini, de General Alvear. “Lo principal es resguardar a las personas” dice. Los ánimos contrastan. Pero ambos esperan que la naturaleza ayude. Especialmente el fin del viento, y la aparición providencial de la lluvia que amaga a través de mapas de contingencias climáticas, pero que aún no se manifiesta.

La pelea de los brigadistas.

En el terreno hay unas 200 personas trabajando, entre brigadistas, observadores, gente que hace apoyo logístico. Muchos se preguntarán por qué no hay bomberos voluntarios en este combate contra el fuego. “No es un incendio tradicional. El fuego te puede rodear y matarte… los vientos juegan un papel clave… por eso hemos tomado la decisión de tener sólo brigadistas en la zona” explica Mingorance. Los bomberos voluntarios que llegaron al sur están en tareas de apoyo, de momento.

Los que combaten el fuego en el sur recuerdan con dolor los incendios del verano 2000-2001. En enero de 2001, el propietario de un campo y seis peones murieron calcinados al quedar envueltos en las llamas, en Cochicó. Esa vez, cuatro focos de fuego se unieron en uno solo y se quemaron casi 800.000 hectáreas, más de cuatro veces lo que se ha incendiado en esta temporada. Por eso, todos buscan ser cuidadosos.

El fuego se comporta como un ser vivo. “Pasaron muchas cosas… había muchos propietarios de campos que no tenían hechos los cortafuegos, que son como picadas para atajarlos, o no estaban limpios. Y hay muchísimas fincas abandonadas, repletas de yuyos y maleza… que son combustible puro. Ramas y ramas y yuyos a más de 35 grados y con 10 % de humedad o menos. En otras fincas están cosechando y no están limpias… Esto no va a cambiar así nomás. Ahora, nos complicó el viento. Esperábamos vientos de 35 kilómetros por hora, y fueron de 70 KPH. Desde el sábado, el fuego nos cruzó caminos varias veces, y dos veces el río, de ida y de vuelta. Hemos llegado a tener el fuego a 3 kilómetros de Monte Comán. Si no cae una gran lluvia en el campo, vamos a seguir complicados” relata un testigo directo de cuanto ocurre. Pide reserva de su nombre, hay mucha sensibilidad para hablar sobre lo que está ocurriendo en el sur, y nadie quiere verse envuelto en polémicas, porque la prioridad es salvar vidas, primero, y extinguir el fuego después.

Trabajo en la cocina de Monte Comán.

En la zona hay numerosa maquinaria de Vialidad Provincial y nacional, pero fue insuficiente. Los municipios de Alvear y San Rafael y la provincia tuvieron que salir a alquilar topadoras, para limpiar caminos y rutas suburbanas, y evitar que el fuego vaya saltando de un lado a otro. Hay dos aviones hidrantes, y otros más de observación y dos helicópteros, que permiten ver desde el aire hacia dónde va el fuego.

El frente más fuerte de fuego que tuvo a maltraer a los sanrafaelinos desde la semana pasada llegó a sumar 35 kilómetros de frente. Es el que vio el gobernador Cornejo el sábado antes de bajar a reunirse con autoridades locales en el sur. Enorme cantidad de campo al oeste de la Ruta 171, hacia la zona más urbanizada de San Rafael, estaban incendiados.

Entre el lunes y el martes, con la visita de Mauricio Macri en el medio, la orden fue “sacar la gente de los puestos”. Cuentan que algunos de los rescates, escapando de los remolinos de viento y fuego, fueron verdaderamente dramáticos. “Sacábamos a la gente en las camionetas, y veíamos cómo se achicharraban los animales en los corrales” contó un testigo.

Hasta ahora es una suerte no haber lamentado muertos. Sólo cuatro brigadistas fueron atendidos en centros de salud, dos por lesiones en la vista a causa de las esquirlas del incendio, y otros dos, con un principio de intoxicación a causa del humo.

Hubo además del incendio, chisporroteos políticos. En el municipio de San Rafael hubiesen querido equipos provinciales y nacionales más pronto. Se sorprendieron el sábado, cuando les avisaron que Cornejo estaba aterrizando en el sur. El gobierno provincial, además, se esforzó en comunicar día a día el combate contra el fuego en clave de éxito, y destacando el trabajo “en quipo” entre Nación, provincia y municipio, como hicieron ayer en un despacho oficial de la prensa estatal. Y el gobierno nacional, en cartas enviadas directamente a directores de los medios, informó cada paso que había dado para ayudar.

Agua para los que trabajan en el fuego.

La solidaridad se amontona. Por eso ayer salieron a aclarar que no se necesitaban donaciones, a pesar de que funcionarios de la municipalidad de San Rafael enviaban por WhatsApp direcciones para el acopio. Pero la ayuda desorganizada, no es ayuda. En un momento, un hombre llegó con un camión de hielo. “¿Dónde lo pongo, jefe?” – preguntó.

Ahora, hay que esperar. Se supone que mañana llegan lluvias intensas.

En Chile, en enero del año pasado, no esperaron la ayuda del clima. Lucy Avilés es la esposa del nieto de Wal-Mart, que vive en Estados Unidos, alquiló por dos millones de dólares a “Supertanker”, el avión de combate de incendios forestales más grande del mundo. Un Jumbo 747 adaptado como avión cisterna. Su llegada a Chile, el año pasado mientras grandes incendios consumían bosques en el centro y sur del país, fue cubierta por los medios como la llegada de un papa, o de Superman. En cadena nacional y en directo. Y dio resultado.

Habría que pensar en juntar esos dos millones, si la lluvia no alivia al sur mendocino desde esta misma noche.

El incendio en números y anécdotas

Las cifras permiten conocer la dimensión del siniestro, lo mismo que el trabajo solidario de la gente. Datos difundidos anoche por la Agencia Télam y el Gobierno de Mendoza.

- Casi 15 días de incendios forestales en General Alvear y San Rafael, 200 brigadistas y personal de apoyo combatiendo las llamas durante 24 horas en distintos focos: a veces 4, a veces 5, a veces 6; y hasta 9 focos simultáneos.

- 167.000 hectáreas se quemaron

- El frente más grande ocupó 35 kilómetros. Hubo vientos, remolinos y tierra en el aire. La humedad fue menor al 10 % y las altas temperaturas no ayudaron.

- Ayer lograron extinguir un importante foco sobre la ruta nacional 188.

- El perímetro del incendio es de unos 400 kilómetros, sobre 160.000 hectáreas en la zona conocida como Maya y otras 7.000 en Soitué, en la ciudad sureña de General Alvear y parte de San Rafael.

Los estragos del fuego.

- Defensa Civil de General Alvear informó que el servicio eléctrico, que el martes había sido interrumpido, "está restablecido en su totalidad".

- En San Rafael, el foco Monte Comán-Real del Padre tenía una importante actividad y es combatido por personal de Plan Provincial de Manejo del Fuego.

- En la madrugada del domingo se consiguiera las máquinas pesadas porque con las de Vialidad no daban abasto. Green, Genco y Cartellone mandaron maquinaria.

- Todos los días hasta la Base de Monte Comán, llega una señora en bicicleta que aporta tres botellas con hielo para agregar a uno de los congeladores donde se acopia agua para los brigadistas.

- Siete son las mujeres que limpian y cocinan en la Base Monte Comán. Son las esposas de algunos brigadistas de la zona. Hacen la comida para unas 20 personas, consiguen frutas, donan golosinas, limpian los pisos (de los baños se ocupan los brigadistas) y mantienen la cocina impecable.

- En el combate directo al fuego intervienen desde el aire con aviones hidrantes. Una vez que descarga el agua, desde tierra actúan las topadoras, tractores, retroexcavadoras, cargadoras, motoniveladoras. Deben actuar rápido para eliminar el material de combustión.

- Contrafuego. Se usa al fuego para que se extinga a sí mismo. Se enciendo un fuego controlado a unos kilómetros y se espera teniendo en cuenta el viento y el material combustible de la zona, se genera una amplia picada y cuando está cerca, se ataca.

- Franja negra: es cuando se hacen dos picadas (pasillos limpios) de acuerdo a la vegetación y a la procedencia del viento pueden ser de 10, 30 metros o más. Es una de las estrategias más efectivas.