Quincho: A dos semanas de votar, lo único que importa es la plata - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 5 Abr 2015

 La Semana Santa le traía muchos recuerdos a Julián. Desde aquellos Viernes Santos de su niñez con música sacra todo el día, o cuando estaba cerca de los 30 en la Semana Santa del 87, y habían pensado junto a unos compañeros en pasar a la clandestinidad y defenderse a balazo limpio si era necesario. Según sus amigos radicales de entonces, el “Coti” no decía la verdad de cuanto ocurría y el gobierno de Alfonsín y la democracia se acababan bajo los tanques "carapintadas", ese Domingo de Pascuas antes de las diez de la mañana. El gordo sonrió con aquel recuerdo. 

El famoso discurso de Alfonsín en el ´87 con Cafiero en el Palco.

Aunque algunos compañeros habían estado en la pesada, aquel revival de la resistencia del '87 apenas si juntaba unos fierros cal. 22, dos 9 mm desvencijadas, varios tanques de agua, y un par de camionetas. Una era una antigua Silverado color verde “cata” que había conocido mejores tiempos y rutas más amables. No muy apta para pasar desapercibidos. El “escondite” quedaba en el medio del campo, a unos 300 kilómetros de la ciudad. (…la verdad es que con ese ejército, Rico y el ‘Nabo’ Barreiro nos pasaban por arriba) pensó el gordo para sí, enternecido, mientras acomodaba un enormes filete de tiburón sobre la parrilla, con cuero y todo. Así se lo habían mandado sus amigos de la Patagonia.

¡A la parrilla!

El Ruso miró con desconfianza. –Gordo… yo no quiero comer nada que se haya cenado a un ser humano…- dijo con cierto asco. Julián estalló en carcajadas. –No te preocupes. Lo pescaron en la zona de Bajo de los Huesos, donde murieron unos galeses que buscaban agua, ahí donde Cristina se equivocó de puerto… se alimentan sólo de otros peces…- dijo Julián. Igual, el Ruso no dejó de mirar de reojo. Pero volvió rapidito a una libreta en la que tenía anotadas las cuentas. Si las cosas seguían así, iban a faltar otra vez una ponchada de millones de pesos el 30 de abril, a la hora de “garpar” los sueldos. Qué horribles iban a estar las próximas semanas, pensó. Cerró su libreta y la guardó en un bolsillo.

Julián trató de calmar al amigo. –Ruso, el tiburón bacota tiene la carne más suave, más fibrosa y un poco más seca que el atún. Es más… hay que condimentarla bastante para darle sabor … Te va a gustar…- dijo el dueño de casa. Puso el lomo del tiburón –no era muy grande, el bicho había pesado unos 50 kilos- con el cuero hacia abajo y lo estiró lo más que pudo. Lo “pintó” –sí, con brocha- con una mezcla de manteca derretida, un toque de ralladura y jugo de limón, salvia, romero, jenjibre, ajo, oliva, y miel. Operación que iría repitiendo cada tanto. Arriba, repartió sobre el tiburón una abundante cantidad de pimientos rojos y verdes en rodajas, cebollas en aros grandes y algo de sal gruesa. El plato estaba marchando a la perfección, mientras Julián descorchaba un par de bottles del “Brioso”, de Susana Balbo. Un vino inolvidable.

Desde el cuadro que adorna la pared norte del quincho, la que da al principado de Las Heras, don Raúl preparaba el discurso. Lo repetía cada año a bordo de una nube. El general, Evita Capitana, el alcalde, el fiscal, y el Comandante Presidente le hacían el aguante desde abajo del balcón.

“¡La casa está en orden!”

Saben qué… ¿En orden? Las pelotas.

Los muchachos fueron llegando de a poco, atraídos por el aroma del tiburón a la parrilla. Un plato al que pocos se le animan, pero que resulta sencillo y muy sabroso. Raro, pero a dos semanas de las primarias, no había clima electoral. Y lo único importante ahora era la guita. La que falta, porque cuando hay nadie se hace problemas. Ni siquiera el Omar, el radical-radical-radical que habla con todos, tenía ganas de ensañarse con el gordo o con el peronismo. Más bien, lo que quería era información. Algo tan importante como el agua en una provincia donde más de la mitad de la población recibe alguna guita del Estado. O directa, o por empleo, o por negocios.

Paco, recontra serio.

-Gordo… Por Dior… decinos qué pasa…- imploró el Ruso, preocupado porque sus amigos le habían dicho que a lo mejor había que apurar a las trompadas una licitación de agente financiero para la provincia.

Julián meditó unos segundos, repartió unas bruschettas de langostino que había preparado para entretener a los amigos, y levantó la copa del “Brioso”, tinto, oscuro y personal.

-Salud…- dijo. Y tardó una eternidad en probar el vino.

-Miren muchachos… esto es así. Al Banco Nación se le cantó en las pelotas no cumplirnos los acuerdos, uno por el Fondo Unificado y otro de la Asistencia Financiera Transitoria, es decir, el descubierto. Entre una y otra cosa quedamos bailando en 600 palos, y 210 millones directamente faltaron. Por eso hay que esperar la Coparticipación, y las transferencia diarias que son más o menos de 3,6 palos por día. A los muchachos de la Avenida Peltier les permitían girar en descubierto el 100 % de las cuentas unificadas. Son unos 2.500 palos, incluyendo unos 250 palos de excepción que se acordaron hace un tiempo. Lo que me explican en Hacienda es que en el Banco se les cantó, por orden de los directores de La Cámpora, bajar ese 100 % al 60 %, más o menos, lo que nos deja hasta las manos. Lo mismo con la AFT, que es como una “letra” de unos pocos días. El Banco nos pagaba la masa salarial, unos 920 millones de mangos, y se cubría a los pocos días con la “copa” y el resto de las leyes y decretos que completan la guita de las provincias. Pero tampoco cumplieron con eso. Es muy delicada la situación…- dijo el gordo, sabiendo a la perfección que la única manera de salir del despelote es tomando deuda, y que el péndex Axel Kicillof firme la resolución de Economía autorizando a deber plata.

-Lo único que falta… que Cristina tenga que pagar los sueldos de los estatales de Mendoza…- ¿No será que se han cansado de meter gente adentro en todos estos años?- empujó Ludovico, el único ganso –ex ganso- del grupo que había atravesado experiencias frustrantes en la psicodelia, las drogas pesadas, el arte pop, el peronismo y el PRO.

-Sí, es cierto… pero nos han puesto la soga al cuello…- dijo Julián.

Giuliano, el tío anarco del grupo que había vuelto a su tormentoso amor con la dipupro Laurita Alonso, hizo la pregunta más importante de la cena.

-Julián… decime…. ¿Quién está cobrando?

-Todos los empleados, la Legislatura, docentes, la justicia, los policías, la Salud… aunque hubo algo de demoras y la semana estuvo muy caliente. Pero la planta política mejor paga aún no ve un peso y no lo van a ver este lunes tampoco. Tal vez martes, con suerte.

Gremios enojados.

-¿Y los proveedores?

-Nada. Muy poquito. Se pagó en enero y febrero, en marzo no, y en abril posiblemente tampoco. Sí se hizo el giro a los colegios privados, para que paguen los sueldos de los docentes… Miren… Es muy complejo todo, porque aunque los muchachos lo nieguen, esto es consecuencia directa de la interna del PJ. Lo que no entienden los amigos del Banco Nación es que si nos joden, lo que va a pasar es que el tiro en el pie es para todos los candidatos del peronismo. Es decir, se perjudican los kirchneristas también… Vean… desde que Mendoza privatizó los bancos y el Arturo Lafalla tuvo que salir como los bomberos a buscar agente financiero, se han firmado distintos acuerdos con el Banco Nación. Cobos lo hizo en 2004 y como en aquellos años empezaba su corto romance kirchnerista, prácticamente no cambió ni una coma. Después vino Celso, que jugueteó un poco, pero que tuvo que firmar lo que le pidieron, y es un acuerdo que para Mendoza no es el mejor posible. A ver… cuando vos tenés una clientela como la del empleo público de Mendoza, le estás sirviendo en bandeja al banco cien mil –más, en realidad- cuentas que pueden traducirse en decenas de miles de tarjetas de crédito, pagos a través del banco, créditos personales, hipotecarios… Es más, te aseguro que hay provincias y aún municipios de Mendoza que le cobran al Nación por la cartera que entregaron. Hay una cuenta que dice que el negocio de tener a Mendoza de cliente es deentre 400 y 500 palos verdes para un banco de envergadura. Pero bueno… eso acá no pasa y ahora hay que ver cómo se negocia todo… Van a tener que sentarse a hablar de política, y convencerla a Cristina de que Mendoza no es su enemiga…

-No… sólo el pejotismo… jejejejeeeee…- festejó el tío anarco con sonrisa torva. No quiso probar el “Brioso”, y bajó su risa carraspeada con un blanco común del Este, con soda. Julián le dio parte de razón.

-Bueno… ese es el nudo. Hay que hacerle entender al kirchnerismo que no se puede boicotear a Mendoza, porque el 19 de abril a la noche, después de las primarias, somos todos uno solo y todo el peronismo se va a poner detrás del que gane…- apuntó.

-Sí, siempre que sea Bermejo…- le chicaneó el Ruso.

-¡No! Lo mismo si es Carmona. Porque el Guillermo hoy es la llave, el que tiene acceso a Cristina, y el que tiene que convencerla a la presidenta de que no somos los enemigos y de que tienen que aflojar la tarasca y convertir el problema que hoy es económico, en fiscal. ¡Necesitamos que nos permitan endeudarnos, carajo!

¿Dale que sí?

-¿Y a vos qué te pasa? ¿Estás en el gobierno?- se burló el Omar.

-No, pero soy solidario con los compañeros en desgracia. No quisiera estar en los zapatos de Paco en estos días. ¿Vos sabés lo que es terminar un gobierno pagando sueldos a destiempo? Es la peor pesadilla del peronismo. Casi tan malo como cuando Iglesias y los radicales les recortaron el sueldo a los estatales y jubilados. A ver… ¿Por qué creen que al Guillermo Carmona lo estamos tratando entre algodones, que hasta Bermejo y Martínez Palau lo han estado elogiando? Lo que viene son meses de terror. Y en marzo casi no pagaste aumentos, pero en abril tenés metida la paritaria docente que son casi 300 millones de pesos más… más algún otro arreglo que hagas. Esto va a estar durísimo. Lo único que nos puede salvar es después de las elecciones del 21 de junio, sea quien fuere el electo, hay que hacer un paquete de dos presupuestos con toma de deuda para equilibrar la provincia, y que Scioli o Macri, que va a ser presidente, nos ayuden…- dijo Julián, bajando la parrafada con un trago de Malbec.

-¿Y para cuando el crecimiento? ¿Y la Mendoza nueva, y las transformaciones, y todo eso?- preguntó Ludovico.

-Imposible. Dejalo para las campañas. Mendoza así como está es inviable. Lo único que puede hacer el próximo gobernador es equilibrar un poco las cuentas, reorientar cierta guita, conseguir más o menos recursos del próximo presidente, y rezar porque haya un ordenamiento del tipo de cambio con devaluación, que nos haga competitivos afuera. Hoy estamos como el uno a uno, pero con inflación.

-Yo no entiendo todavía cómo se trabó la plata…- dijo el Ruso, un optimista del dinero, más que Palermo con el gol.

-Miren… simple… Gantus, que es el ministro de Hacienda, pasó la planilla a Contaduría General, que aprobó las liquidaciones, y de ahí al banco; que simplemente no cubrió el descubierto. El ministro se gastó el dedo llamando y no le dieron pelota. Tuvo que mandar una nota… que alguien tirará en algún cajón… Y así… Y ni pensar en que Patricia Fadel podría hacer algo por más que esté en el directorio. Ahí el que manda es Juan Ignacio Forlón, que es amigo de Máximo Kirchner. Estamos al horno.

-¿Y los municipios cómo la están pasando?- insistió el Ruso, preocupado por los negocios marginales que mantiene en los departamentos.

-Mal. Muchos no han pagado, sobre todo los que están peor y no tienen plata en el banco. Los que se salvaron son los de Luján, que acaban de firmar con el Supervielle como agente financiero, y les aguantan la masa salarial completa. Qué se yo… el jueves a la mañana, en pleno feriado, varios intendentes se reunieron con Paco para analizar el problema. La situación es grave, lo que pasa es que si incendian la provincia, la queman para todos… ¿no?- pensó el gordo en voz alta, y espantó los malos presagios con un sorbo de vino.

-Lo que tienen que hacer en el próximo acuerdo es ver cómo poder usar las cuentas judiciales o meterlas en otro banco. Esa es la guita segura que se puede prestar a largo plazo… Por eso Cristina se la sacó a Macri y a Scioli en su momento… ¿no?- preguntó Ludovico.

-Sí, y ahora están apretado a los bancos de primera línea para que den créditos hipotecarios blandos… El kirchnerismo quiere irse con muchos pesos en la calle…- El Ruso casi saboreó la frase.

-Sí, todo lo que quieras, pero lo que yo te digo es que si en Mendoza se corta la cadena de pagos, entramos en una fase social del quilombo, que nadie quiere. Ni siquiera el petiso. Si gana las elecciones, no quiere una provincia incendiada…- dijo Julián, cerrando el capítulo de finanzas de la noche.

Después del café y los postres –una crea de limón con vainillas que el godo había preparado en la noche anterior- los amigos emprendieron calle abajo, con el espíritu recompuesto. Tenía algo de primitivo, de bien macho argentino, el haberse cenado un tiburón. ¿No era siempre al revés?

-Gordo… ¿Cómo van las cosas en la campaña?

-Y… en algunos departamentos pasa de todo. Hay que ponerle un ojo a Guaymallén. No sólo los de Lobos corretean a patadas al FIT, a los radicales o a los de Abraham… hace unos días hubo manotazos entre los de Rafael Moyano y los de Elizalde… Y en San Martín está muy jugoso el lío entre el “Pipi” Morales, papá de la Reina del pueblo, ex amigo de Giménez y que ahora lo va a enfrentar en una interna.

-¿Por?

-Porque el “Pipi” se va a comer un carpetazo de proporciones, con no sé qué cobros de un barrio que no existía y que parece que le andan reclamando. Yo te digo… enfrentar a los oficialismos no es gratis… Tenés que ser el papa Francisco, por lo menos…

-Decime una cosa…. Cristina… ¿Qué va a hacer?

-Nadie sabe. Carlos Zannini estuvo en la semana con Beder Herrera, el flaco Gioja y Fellner. Les pidieron que no desdoblen más, pero los riojanos y los tucumanos se van a abrir de la fecha nacional. Gioja no, y Fellner lo v a pensar. En una de esas les llueven las siete plagas a ellos también… ¿no? Lo probable es que Cristina juegue en todas las boletas del país, como candidata al Mercosur.

-¿Y la fórmula del éxito, Bermejo-Martínez Palau, cómo anda?

-Contentos… esta semana van a tener números frescos, entre martes y miércoles. Pero han hecho un “focus group”, esas encuestas cualitativas, donde al Adolfo le fue muy bien… También a Cornejo, claro. Pero los estrategas del PJ han detectado un par de debilidades de Cornejo. Una, que lo que tiene de positivo con la gestión, lo tiene de negativo con su carácter y eso salió en el “focus”. A ver, todo el mundo habla bien de Godoy Cruz y la gestión, pero a no todo el mundo le gusta que el Alfredo ande camorrero y mal agestado, porque la gente no diferencia bien por qué son los enojos… El votante medio hace análisis más epidérmicos… y en eso, al Adolfo le va muy bien. Hasta tiene cara de bueno… y te juro que en los grupos de foco eso sale. Vamos a ver, lo que se ve es una polarización fuerte… y lo otro que les extrañó a mis amigos es que el votante radical “típico” no tiene muchas ganas de acuerdos con Macri y Masa a la vez… ojo con eso. Porque las ingenierías electorales, si son muy complejas, la gente las rechaza. Imaginate en Guaymallén cuando la gente encuentre 24 boletas de Lobos… es una locura…

-Y bueno… echa la ley… Hablando de campaña,  de Roma y del papa, viste el videíto que está circulando por WhatsApp…

-¿De qué?

-De "La Caída" y un intendente en problemas con la ley...

-¡Jajajaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Qué turros! 

-Sí… pero divertido... cosas de las elecciones.

-Y así, entre risas, desaparecimos en el sentido estricto de la palabra.

Rogando, eso seguro, que alcance la guita.