Baja muy lento el empleo doméstico en negro en Mendoza - Mendoza Post
Martes 2 Ene 2018
porAna Montes de Oca
Periodista

"Estoy cansada de que me critiquen por cobrar la asignación universal y me manden a trabajar cuando llevo seis años trabajando para una familia, muchas de las que cobramos la asignación somos empleadas domésticas en negro", reclamó Sonia. Ella trabaja de cuatro a seis horas por día en una casa de familia, y es parte de un gran conjunto de trabajadoras domésticas no registradas.

Según las cifras del UPACP (Unión del Personal Auxiliar de Casas Particulares), hay cerca de un 35% de empleados en negro, aunque la filial de Mendoza no tiene certeza de que ese número se replique en la provincia porque aquí no se lleva una estadística.

Sin embargo, las recientes leyes que protegen a estos empleados han dado buenos resultados en cuanto a la registración y, tanto desde el sindicato como desde la subsecretaría de Trabajo, aseguraron que hay cada vez menos empleados y empleadas de trabajos domésticos, en negro.

Trabajo doméstico, mal pago y en negro.

Barato y deducible

Darío Zaitone, abogado de la subsecretaría de Trabajo en Mendoza, aseguró que en la provincia la registración creció mucho “gracias a que los montos son bajos y que la ley de ART (que cubre los accidentes de trabajo) hace que sea más beneficioso registrar al empleado que luego tener que pagar un juicio”.

Por su parte, Cinthia Coronel, apoderada de UPACP Mendoza, aclaró que, si bien va bajando, aún hay muchas empleadas domésticas trabajando sin beneficios. Para Coronel, el problema pasa por la falta de información: “hay muchas personas que no saben cómo hacer, que creen que van a tener que pagar mucho o que directamente no se preocupan”.

Lo cierto es que blanquear a la persona que ayuda en la casa es realmente barato. Para el escalafón más alto, que es una persona que trabaja más de 16 horas semanales, el pago completo es de 698 pesos, con obra social incluida.

“La Obra Social puede quedar a cargo del empleado pero, al menos en Mendoza, hemos visto que la mayoría de los empleadores la pagan ellos mismos” aseguró Zaitone.

Además, al tener al empleado registrado, la paga no sólo de los beneficios laborales sino también del sueldo se puede descontar del impuesto a las ganancias. “En muchos casos, la empleada termina saliendo gratis”, agregó el funcionario.

Evadir como se pueda

El problema es que lo que se evade en si no son los beneficios laborales sino el pago correspondiente a las horas de trabajo. Desde el primer día de diciembre, la escala salarial del personal doméstico tuvo un incremento del 12% (un total del 24% en el año) y la hora para “tareas generales” quedó en $71,50.

Sin embargo, en una gran mayoría esa cifra nunca se paga por completo. “Cuando trabajás muchas horas te hacen un arreglo que no llega al sueldo mensual que deberíamos tener, entonces te registran por menos horas de las que trabajás realmente”, contó Marcela, que trabaja cinco horas al día en una casa de Chacras de Coria, pero en su bono de sueldo figura que asiste menos de doce horas semanales.

Por eso, desde el sindicato intentan que las mismas empleadas sean las que conozcan sus derechos y cómo hacerlos cumplir. “Nosotros entre las capacitaciones que damos, que son todas gratuitas y certificadas por el Ministerio de Trabajo, también les enseñamos a pararse frente al empleador, para que sepan cómo negociar su contrato y hacer valer las leyes”, explicó Cinthia Coronel.

El sindicato, además de certificar a quienes quieran prepararse para trabajar, maneja una bolsa de empleo adonde cualquiera que necesite una empleada puede pedirlo llamando al 4239345.

Beneficios mutuos

El trabajador doméstico tiene ahora más protección legal, pero aún hay pocas denuncias porque “aunque hay trabajo, nadie va a ir a denunciar que está en negro. No es como otros empleos donde se puede llamar anónimamente a la subsecretaría de trabajo para que haga una inspección, la subsecretaría no puede meterse en casas particulares”, explicó Coronel.

Por eso lo más importante es que ambas partes conozcan las leyes, más aún para el empleador que, frente a un accidente puede tener que poner una cantidad de dinero enorme.

Por otro lado, el personal doméstico no tramita sus querellas por despido en la justicia sino en la subsecretaría de trabajo, como un juicio administrativo y, como aseguro Zaitone “en la mayoría de los procesos acá se reclaman diferencias salariales que terminan en un monto muy grande para el empleador”. Además, a diferencia de la justicia, los procesos por despido en Trabajo tardan al menos, la mitad.

Dicen que hay más empleo doméstico registrado. 

Para registrar al personal doméstico sólo hay que entrar con la clave fiscal a la página de AFIP en el link de “Trabajadores de Casas Particulares” y seguir las instrucciones. No hace falta que el empleado trabaje muchas horas porque las escalas comprenden hasta menos de 12 horas semanales.

Tenemos que recordar que la seguridad social no es sólo para el empleado sino también para el empleador.

Como dijo Andrea González, que hace cuatro años trabaja limpiando y cuidando a dos niños: “Nosotras sabemos que somos casi imprescindibles en muchos casos, pero cuando decís que te vas porque te pagan poco o en negro se enojan. Nunca te vas a ir de una casa donde te pagan lo que corresponde y como corresponde”.