El argentino creador del spray evanescente demandó a la FIFA - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 25 Dic 2017

Ya se hizo una sana costumbre, pero la utilización del spray evanescente de los árbitros se probó por primera vez en un partido de la B Nacional Argentina hace menos de diez años. Fue ahí que comenzó a tener aceptación la propuesta del argentino Pablo Silva y el brasileño Heine Allemagne.

La espuma que se utiliza para demarcar la ubicación de la pelota y también la posición de la berrera antes de los tiros libres comenzó a usarse en duelos de mayor importancia hasta llegar a la Copa del Mundo de Brasil 2014. Sin embargo, nunca hubo un reconocimiento por parte de la FIFA para los creadores.

"Desde la muerte de Grondona y el FIFA Gate, no nos atendieron más el teléfono", reclama Pablo Silva (periodista de 53 años), quien conoció a su socio brasileño en 2010 e impulsó un producto que ayudó a perfeccionar el deporte.

Don Julio, mano derecha del suizo Joseph Blatter (ex presidente de la FIFA), fue una pieza importante para su impulso, pero al parecer las puertas se cerraron desde el arribo de Gianni Infantino, flamante mandatario de la casa madre del fútbol.

Los creadores del spray.

Lo cierto es que los creadores del producto patentaron la fórmula y su utilización y ahora buscan un resarcimiento económico por daños y perjuicios por 100 millones de dólares. “Fuimos demasiados tolerantes”, aseguró mientras recordó que proveyeron de 300 latas al Mundial 2014 de forma gratuita, pese que a que el logo de su compañía fue tapado.

Antes de que comenzara el certamen mundialista, la FIFA les había ofrecido 500 000 dólares para adquirir la patente del spray y quedarse con el negocio. Sin embargo, las conversaciones no llegaron a buen puerto y tras eso, explotó el FIFA Gate con decenas de directivos manchados por la corrupción y se produjo un cambio de autoridades en la cúpula digirencial.

Los abogados de la FIFA aseguran que no existen patentes que les correspondan a Allemagne y Silva, pero un tribular de Río de Janeiro a cargo del juez Ricardo Lafayette Campos reconoció las mismas en 44 países y ordenó que el spray se deje de utilizar en partidos que estén bajo la órbita de la FIFA, caso contrario, se expondrá a una pena de 15.000 dólares por cada uno.

La FIFA, que desembolsó millones de dólares por asuntos legales vinculados a los sobornos que se hicieron públicos en el último tiempo, no está dispuesto a soltar más dinero por causas de este tipo.

"Trabajamos mucho e invertimos dinero y dedicación en este proyecto para aportarle al fútbol la solución a un problema realmente importante y que fue el que dio origen al uso de la tecnología", afirma Silva, quien menciona que este sistema de uso interno en el campo de juego fue predecesor al Goal Line Tecnology y al VAR.

El argentino está seguro de que se hallará una solución que los deje conformes en el futuro cercano: "No pedimos ni más ni menos que se nos reconozca el trabajo hecho. Si la FIFA no quiere hacerlo por su cuenta, bueno, lo hará la Justicia como lo está haciendo".

El spray fue creado por Pablo Silva y el brasileño Heine Allemagne.