Una jubilada del Bº San Martín construye su casa con la ayuda de sus vecinas - Mendoza Post
Por: Mendoza PostSábado 23 Dic 2017

 Con sus ahorros, Sara Garay compró hierros y ladrillos. Tiene 79 años, es jubilada, vive desde hace 45 años en el Bº San Martín y el sueño de toda su vida es tener una vivienda. Actualmente habita en un espacio totalmente derrumbado, sin cloacas, sin agua, de pocas medidas: tiene dos metros de largo y tres de ancho. Sus precarias paredes son de adobe y el pequeño techo de lata.

Su fortaleza por salir adelante ante todas las adversidades, y la ayuda del estado trabajando mancomunadamente, ha posibilitado que su sueño hoy esté más cerca. Desde hace tres meses, mujeres del programa “Ellas Hacen” están construyendo un módulo habitacional, en el mismo terreno donde hoy habita. Una vez terminado, se destruirá el viejo sucucho y Sara tendrá su vivienda.

"Ellas hacen" colabora en cumplirle el sueño a Sara.

Una de las máximas trabas que no permitían avanzar en la construcción de la vivienda era que Sara no tenía la posesión del terreno. Finalmente, gracias a la gestión de la Municipalidad de Ciudad esto se resolvió.

“Nada de lo que hacemos tiene sentido si no es para cambiarle la vida a los vecinos. Esto excede el trabajo diario, hemos puesto todos nuestros recursos al servicio de colaborar con una vecina que se encuentra en esta situación, lo cual para nosotros tiene un valor supremo”, expresó el intendente de la Ciudad, Rodolfo Suárez.

Suárez, intendente de Ciudad.

Manos a la obra

Una vez establecidas las pautas de trabajo, Nación entregó aberturas, una cama, colchón, sabanas, cocina calefón, inodoros y demás elementos del baño. Por su parte, la Municipalidad de Capital aportó subsidios económicos y junto con el Gobierno de la Provincia contribuyeron con el material para el techo. Además, Sara con sus ahorros, fue comprando hierros y ladrillos para levantar la estructura.

Actualmente entre 10 y 15 mujeres del programa “Ellas hacen” están trabajando intensamente para que en febrero de 2018, Sara ya pueda estar habitando su nueva casa. El sueño de toda su vida está cerca y ella no pide grandes cosas: “Lo que más voy a disfrutar es la cama, dormir tranquila y ver televisión”.