Conmovedor relato de la periodista que fotografió a "la niña del charco" - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 21 Dic 2017

La periodista misionera,  Patricia Fernández contó como logró tomar la foto que ya recorre el mundo entero. La profesional dijo que todo ocurrió mientras volvía en su auto hacia su casa, y por esas casualidades del destino, un semáforo que se puso en rojo la obligó a que se enfrentara con una terrible realidad que se vive muy a menudo en esa ciudad de Misiones. Una pequeña niña indígena tomaba agua de un charco para saciar su sed.

“Fue el miércoles de la semana pasada, más o menos a las 12.20 cuando retornaba con mi marido y nos detuvimos en la intersección de las avenidas Mitre y López Torres”, explicó Fernández, y luego sostuvo que al ver a la nena agachada, ninguno de los podían comprender qué era lo que quería hacer.

"Yo bajé la ventanilla y le pregunté a una hermanita que estaba pidiendo monedas si tenían sed, pero me dijo que no. Todo duró un segundo y en ese momento atiné a sacar una foto con el celular. Le chisté, la nena me miró y siguió tomando el agua”, dijo Patricia en diálogo con Clarín.

"Todo duró un segundo y en ese momento atiné a sacar una foto con el celular". 

Fernández es periodista del diario Misiones Online, donde fue publicada por primera vez la imagen, y aunque en esa oportunidad no desarrolló del todo su historia, sí aseguró que este tipo de situaciones son muy comunes en la ciudad.

"En ese momento me dije 'por Dios, parece un perrito'. Cuando llegué a mi casa compartí la imagen con algunos colegas, pero con la idea de buscar algún tipo de ayuda y esa misma tarde logramos que le lleven bidones con agua y helados para los chicos”, explicó.

"En ese momento me dije 'por Dios, parece un perrito´..."

Además, detalló que la familia de la niña es oriunda de una aldea cercana a San Ignacio, pero que normalmente van a Posadas para que "los chicos mendiguen en los semáforos".

"Muchas veces me acerqué con intenciones de hablar con las familiasmbya que se instalan en las plazas, pero siempre eluden las charlas, son reacios al contacto”, explicó. Añadió que sólo en Misiones viven miles de guaraníes que se encuentran distribuidos en distintas aldeas, pero que prefieren asentarse en las plazas para vender artesanías o hacer que los niños pidan dinero.