Otra vez sobreprecios… ¡en Santa Rosa! - Mendoza Post
Jueves 21 Dic 2017
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Hablar de sobreprecios en Santa Rosa ya suena trillado. Pareciera que ese departamento es sinónimo de lineales hechos de corrupción, sin solución de continuidad. 

¿Cómo explicar a quienes sufrieron los desaguisados de Sergio Salgado que mucho no han cambiado las cosas?

En estas horas, las acusaciones están a la orden del día y no llegan en el mejor momento, en el contexto de la muerte de la pequeña Leonela. Ese expediente en particular tiene contra las cuerdas a la intendenta Norma Trigo, al secretario de Estado Marcos Nuarte y a otros funcionarios de diversas áreas del municipio santarrosino.

El expediente del escándalo

En dicho marco, aparece este nuevo escándalo, anticipado por el Post esta misma semana. Tiene que ver con una compra directa, la Nº 113, donde se adquirieron gaseosas y otros enseres de mayordomía.

En ese expediente, el 353-C-2017, de principios de febrero de este año, se pueden ver los sobreprecios que pagó el municipio en la compra de gaseosas, aguas y otros elementos.

Ver además: Impulsan denuncia penal por sobreprecios en Santa Rosa

Por caso, por 60 gaseosas, que ni siquiera han sido de primera marca, se pagó $70 cada una. Si se compara con lo que cuesta una Pepsi de 2 litros y cuarto en el Vea —ni siquiera en un súper mayorista— es más que claro que hubo una sobrefacturación. Allí, el precio de cada gaseosa asciende a $45,21.

Luego aparece la adquisición de 60 aguas saborizadas de 2 litros a $40 cada una. 

Ver además: Escandalosa renuncia de la contadora municipal de Santa Rosa

En el mismo Vea, una primera marca se consigue a $37,79. Y así sucesivamente.

Lo curioso es que el proveedor al cual se le compró es el mismo que ya estuvo involucrado en otro escándalo por sobreprecios en la compra de yerba mate, azúcar y otros enseres. Se trata de Nidia Nélida García, cuyo negocio —Lorimar— está ubicado en Remo Falciani 378 de Santa Rosa.

La trama la dio a conocer el Post el pasado 10 de abril y se relaciona con un expediente —el Nº 160— refrendado por el entonces secretario de Hacienda Marcos Nuarte. "Refiere a una compra de mercadería para el municipio con sobreprecios de manual", según publicó entonces este diario.

En esta oportunidad, se dio una situación casi calcada, en la compra de elementos “que serán utilizados para los distintos eventos que se llevarán a cabo en los meses de enero y febrero” de 2017 según la siguiente nota.

Si se tiene en cuenta que hubo ostensible inflación a lo largo del año, la situación se vuelve más espesa, porque significa que los sobreprecios han sido superiores a los aquí mencionados.

¿Alguien dará explicaciones al respecto o seguirá todo como si nada, como ocurre siempre en Santa Rosa? ¿Se investigará al proveedor involucrado en la trama —Lorimar, de Oscar Fabre— siempre en medio de los desaguisados de ese departamento? Dicho sea de paso, ¿quién se animará a indagar por qué renunció hace algunas semanas la contadora del municipio, Cecilia Caparroz?

El documento es irrefutable

La coyuntura santarrosina se va poniendo más y más espesa. Todo parece una gran olla a presión a punto de hacer ebullición. 

Sin embargo, nunca nada explota, ni nadie jamás explica nada. ¿Por qué ahora sería diferente?