Luego de la cumbre de la OMC, el país ganó imagen pero ¿inversiones? - Mendoza Post
Viernes 15 Dic 2017

 Finalizada la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) llegó el momento del balance y la cuantificación de resultados, y allí los resultados son mixtos. 

Según plasma El Cronsita, tanto funcionarios como analistas privados subrayan el hecho de que la Argentina haya podido organizar un megaevento de esta naturaleza sin incovenientes, ni problemas de seguridad y con una organización logística compleja pero ordenada, con la participación de casi 5000 personas según la versión oficial y delegaciones de 164 países.

Hay que reconocer que esta percepción contribuye a fortalecer la imagen de la Argentina, que aprovechó la cumbre como vidriera para mostrar un país que genera interés creciente en términos de negocios futuros e inclusive, turismo. Sin embargo, por el momento no hay que esperar la llegada de nuevas inversiones, al menos como producto de la realización de la conferencia ministerial.

El secretario de Comercio, Miguel Braun, consideró que tomando a la Argentina como país organizador de la cumbre el resultado es "sumamente positivo, salió todo impecable y nos pone en los ojos del mundo", en tanto que a nivel de las negociaciones en las delegaciones, las expectativas previas eran modestas pero aclaró que "algunos ven a esta Cumbre de Buenos Aires como un punto de partida para que la OMC se adapte al siglo XXI".

Marcelo Elizondo, director general de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales, enfatizó que la Argentina "planteó una agenda nueva y contribuyó a modernizar mucho la agenda" en esta cumbre, incorporando temas como pymes y comercio electrónico. Subrayó como un hecho positivo la realización del Business Forum en el marco de la OMC, aunque admitió que "despertó poco interés en la interministerial".

Para Mariano Lamothe, director de Mercados Verticales de Abeceb, con competencia en energía, minería e infraestructura, puntualizó que la cumbre fue buena para "empezar a estar en el ojo de los países normales" y aclaró que "era inviable en 2014 hacer un evento de este tipo en el país".

"Fue una buena vidriera para Argentina", coincidió Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina. Pero lamentó que en la Ronda de la OMC no hubiera avances concretos, salvo alguna cuestión en subsidios a la pesca o sobre la necesidad de algunas reformas, aunque destacó que en la Cumbre de la OMC "estuvo enmarcada una jugada interesante como el acuerdo que el Mercosur y la Argentina trataron de cerrar con la Unión Europea". Más allá de eso, dijo que hubo "mucho ruido y pocas nueces".

Si bien no puede suponerse que por el sólo hecho de organizar una cumbre ministerial de la OMC vendrán las inversiones, la expectativa del gobierno es ir poniendo ladrillo sobre ladrillo para contruir confianza.