La república gansa perdida - Mendoza Post
Lunes 11 Dic 2017
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

El Partido Demócrata es una facción política -tradicional- local y desde siempre sus militantes y dirigentes son reconocidos como “gansos”, que en su origen fue un apelativo despectivo instalado por sus críticos por considerarlos socialmente soberbios. Con los años el mote se transformó en una fortaleza e imagen de la mendocinidad más clásica.

Por eso se dice que: en Mendoza hay “perongansos” y se acuerdan de José Octavio Bordón o “radigansos” y miran una foto de Julio Cobos. Es decir, hay modos gansos que todo dirigente mendocino que tenga apetencia gubernamental debe cumplir.

Esta proyección es el telón de una escena donde no está en juego el modelo ganso sino el destino del partido provincial.

Parece estar en juego el camino de una expresión política local identificada con el autonomismo, además del conservadurismo con rasgos liberales ya conocidos.

La reacción del gobernador Alfredo Cornejo ante el rechazo ganso a la idea de la ampliación de la Corte por ley dejó al descubierto la fisura en el territorio ganso.

Los dardos de Conejo apuntaron tanto al presidente del partido, Carlos Balter como al único legislador ganso, Marcos Niven.

El mandatario reclamó para sí el respeto como cabeza del Frente Cambia Mendoza del cual forma parte el PD apuntando a Balter. Y le exigió a Niven, lealtad al frente antes que al partido.

Balter asumió la presidencia del PD en diciembre de 2015 y este mes terminó su período de gobierno partidario y habrá elección interna programada para el 18 de marzo del año próximo.

Esta fricción con la dirigencia demócrata, quizá inesperada para la cúpula radical, hizo despertar al sector interno opositor del mismo PD.

Por eso en el medio del forcejeo por la ley de reforma judicial irrumpió Richard Batagión el titular de Aysam, la empresa de agua y saneamiento.

Batagión sacó el archivo y con la letra constitucional salió a respaldar a Cornejo y criticar al tándem Balter-Niven.

Invocó a Don Pancho Gabrielli para decir que la ampliación de la Corte quedó habilitada en una reforma institucional hecha por el emblemático gobernador conservador donde decía que el cuerpo de jueces podía estaba conformado de "por lo menos" 7 miembros.

Lo concreto es que Batagión, condujo al PD en el momento de llevarlo al Frente Cambia Mendoza. Una alianza política que Balter ratificó en abril de 2016.

Es recordado ese encuentro cuando Cornejo se presentó en la asunción de Balter en el que también estuvo Federico Pinedo el referente del Pro nacional y presidente provisional del Senado de la Nación. En ese momento se advirtió el apoyo de Balter a Cornejo como así también la omisión a Mauricio Macri de parte del dirigente ganso.

La interna en la granja

El sector que representa Battagión se muestra como el ámbito cercano al Pro tanto que piensa en presentarse en las próximas elecciones internas bajo la denominación directa: “Cambiemos el PD”. Se identifican junto a Battagión, la presidenta del Instituto de Juegos y Casinos, Josefina Canale, y el subsecretario de Salud Oscar Sagaz.

Desde ese lugar tienen bien presente que Balter dijo públicamente que estas próximas internas serán para definir si el PD continúa o no en el frente Cambia Mendoza.

“A partir de 2019 vamos a tener un solo cargo electivo que es un concejal en Santa Rosa”, dicen con dramatismo los frentistas.

Y concluyen que en las próximas internas gansas se verá hacia dónde va el partido provincial que padece en estado crónico lo que siempre se le achacó, no tener anclaje nacional

Como observación final, vuelvo a la imagen inicial de esta nota. El modelo de un dirigente político mendocino es lo más parecido a Francisco Pancho Gabrielli, así debe ser por lo menos en apariencia, un gobernador local. El modelo no está en discusión, sino el envase del modelo ganso.