Robledo Puch: el condenado eterno que paga por todos - Mendoza Post
Domingo 29 Mar 2015
porMauro Szeta
Periodista-Policiales

Lleva 43 años en la cárcel. y como van las cosas, no va a salir nunca más. Otra vez la justicia le dijo ""no" a Carlos Robledo Puch, el máximo asesino múltiple de la historia criminal argentina.

 Lo cierto es que desde lo estrictamente jurídico, el múltiple asesino agotó su pena hace ya 8 años. Es más, si se le hubiese computado la pena con la ley del 2 x 1 mediante, lleva más años de cárcel que de edad.

El calculo es el siguiente: Robledo Puch tiene 61 años, y el cómputo con el 2 x 1 arroja más de 70 años de cárcel cumplidos. Insólito, único.

Nadie pone en duda lo sanguinario de este chacal. Nadie discute quién fue. Lo que se debe discutir es por qué no sale a pesar de que matemáticamente sería legal verlo en la calle.

Que quede claro, no es que uno desee verlo libre, o quiera comerse un asadito con él, pero lo que es legal, debe cumplirse para todos por igual.

Robledo Puch fue condenado a reclusión perpetua más la accesoria de tiempo indeterminado. Según su defensor Juan María Villaga, en la práctica, esa pena, se agota a los 35 años cumplidos. Es cierto que en Argentina la perpetua como cárcel para siempre no existe.

"Con este cálculo, hace 8 años que Robledo Puch agotó la pena, pero sistemáticamente todos los Tribunales le buscan el pelo al huevo para dejarlo adentro", se queja su abogado.

En un fallo de hace un par de años, la Cámara Penal de San Isidro dijo que Robledo Puch era "un ser antisocial y por eso no debía salir".

 "Los jueces no se animan a soltarlo".

Ahora el Máximo Tribunal del país le negó una libertad condicional. Así sus días parecen con final inevitable en una cárcel.

"Los jueces no se animan a soltarlo. No quieren verse sometidos al escarnio. En sus fallos terminan admitiendo el fracaso del sistema. Si entienden que es un ser antisocial, la propia cárcel no hizo nada por modificarlo sino que agravó su cuadro", dice el defensor.

Así las cosas, Robledo Puch parece ser el único condenado que paga por tantos otros delincuentes que entran y salen de prisión sin siquiera cumplir con condiciones para esa libertad jurídica.

Robledo Puch fue condenado por 11 homicidios, 17 robos y 2 abusos. Claro, esa chapa no lo ayuda mucho. ¿Usted se lo imagina en el barrio?¿Pone las manos en el fuego para asegurar que nunca más va a delinquir? Imposible saberlo.

Más allá de futurología, lo que cuenta es la numerología. Y ahí, Puch, hace rato que la lleva ganada, aunque todos los jueces, se la den por perdida.

Con Robledo Puch preso para siempre, el sistema judicial penitenciario cree redimirse de todos sus males. Muestra al condenado como un ejemplo de su dureza. Mientras tanto, otros tantos delincuentes, la miran desde la calle, y ríen a carcajadas.