Maduro asegura que es parte del “eje de Dios”, elogió a Putin y a Kim Jong-un - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 20 Nov 2017

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que se siente parte del “eje de Dios”; que el mandatario de Rusia, Vladimir Putin, es “un líder de la paz”, y que el gobernante norcoreano Kim Jong-un es “un líder de su país”.

Asimismo, aseguró que “fue verdad” el episodio que narró durante la campaña electoral que lo llevó a la Presidencia, en 2013, cuando dijo que se había comunicado con un “pajarito” que era el espíritu de su fallecido antecesor, Hugo Chávez.

“Yo me siento del eje de Dios, del eje del bien”, dijo Maduro durante la segunda parte de una entrevista con la televisora La Sexta, emitida ayer.

“Yo me siento del eje de Dios, del eje del bien”.

El mandatario respondió de ese modo cuando el entrevistador, Jordi Évole, le preguntó si se sentía parte de un nuevo “eje del mal”, en alusión al término acuñado por Estados Unidos para referirse a una alianza entre gobiernos populistas de izquierda.

Cuando se le solicitó que definiera brevemente a varios gobernantes, dijo del presidente cubano, Raúl Castro, que es “perseverante”; del francés Emmanuel Macron, que “está empezando”, y de la canciller alemana, Angela Merkel, que es parte de “la derecha recalcitrante”.

Se extendió especialmente al hablar de Putin, de quien dijo que “es un líder del mundo emergente, un líder de la paz, un hombre extraordinario que el mundo necesita, un líder que logre el equilibrio”.

"Soy un combatiente de la palabra, un combatiente de la dignidad.”

Acerca de su opinión sobre una serie de videos en los que se lo vio insultando a otros mandatarios, como los presidentes Mauricio Macri, Donald Trump y Mariano Rajoy, Maduro replicó: “A mí, mi imagen no me importa; lo que me importa es que respeten a Venezuela. Soy un combatiente de la palabra, un combatiente de la dignidad.”

En cuanto al episodio del “pajarito chiquitico”, como lo llamó aquella vez Maduro, dijo: “Fue verdad, fue verdad que lo experimenté. Es algo que solo podemos entender quienes creemos en Dios y en otra vida. Yo sé que en el racionalismo europeo eso no se entiende.”

“Fue una experiencia hermosa; sé que después la tomaron para el chiste o para la burla; me resbala, me resbala”, agregó, según consignó la agencia de noticias DPA.