Ahora, otra pelea por el impuesto a espumantes - Mendoza Post
Jueves 16 Nov 2017
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Una pelea política de proporciones se está configurando alrededor del proyecto de reforma tributaria, y del impuesto a los espumantes. A pesar de la promesa del presidente Mauricio Macri al gobernador Cornejo, de aplicar “tasa cero” de impuestos internos a los espumantes, el proyecto de ley de reforma tributaria que ingresó ayer al Congreso de la Nación dice claramente, en el artículo 96, que las champañas estarán gravadas

La novedad hizo estallar de furia al sector bodeguero. Circulan por las redes audios de WhatsApp de reconocidos bodegueros, con palabras de grueso calibre por la situación. En el gobierno aún no ha hablado nadie oficialmente, pero han salido a apagar el incendio explicando que -aunque es cierto que los espumantes estarán en el proyecto de ley- luego serán exceptuados del impuesto y seguirán como hasta ahora, con tasa cero. Así ocurre desde 2001, porque periódicamente el PEN emite un decreto exceptuando a estas bebidas.

En el gobierno se movieron a través de todos sus contactos posibles. Hasta el gobernador Alfredo Cornejo buscó explicaciones en el gobierno nacional.

Lo cierto es que de aprobarse así como está el proyecto, la realidad es que la industria y el gobierno deberán pelear, como lo hacen desde 2001, el “decreto salvador” que baje a cero la tasa de los espumantes. “Deberían fijarse que recibieron beneficios con respecto de las gaseosas… la promesa del gobierno nacional fue tasa cero al vino y mantener todo como está. Los espumantes están gravados desde hace años y todos los años se exceptúan…” explicaron.

Como cada año, a rezar por el decreto.

Para presentarlo en términos simples. Si esta discusión fuera fútbol, el vino clasificó a la siguiente fase limpito, y los espumantes deberán definir por penales con sus goleadores extenuados, y contra un arquero que ocupa toda la valla.

El peronismo salió rápido a aprovechar la oportunidad, y están diciendo que el gobierno de Macri igualmente gravará los espumantes. De hecho, el diputado nacional por Mendoza Guillermo Carmona ya lo hizo público en la red social Twitter.

En la industria, conmovidos por la noticia, no quieren hacer declaraciones públicas. Pero en privado, escupen serpientes venenosas en cada palabra. Están realmente furiosos, porque temen que ya no habrá fuerzas para pelear cada año un decreto de excepción con un gobierno nacional que empieza a mostrar dureza hasta con los jubilados.

El proyecto

Esencialmente, el proyecto de reforma tributaria no deroga el artículo 33 de la ley vigente de impuestos internos, la 24.674. Esa ley tuvo modificaciones, y en 1999 se agregó el impuesto a las champañas, que fue exceptuado desde 2001 a la fecha por todos los presidentes, en trabajosas negociaciones cada año. Actualmente, los espumantes están protegidos del impuesto hasta enero del año entrante, por decreto.

El proyecto de reforma tributaria ingresó ayer a las 19:30 al Congreso de la Nación tiene dos menciones a las champañas. La primera es explícita. En su artículo 96, pide sustituir el primer artículo de la ley 24.674 de impuestos internos vigente, por el siguiente texto:

“ARTÍCULO 1º.- Establécense en todo el territorio de la Nación los impuestos internos a los tabacos; bebidas alcohólicas; cervezas; bebidas analcohólicas, jarabes, extractos y concentrados; seguros; servicios de telefonía celular y satelital; champañas; objetos suntuarios; y vehículos automóviles y motores, embarcaciones de recreo o deportes y aeronaves, que se aplicarán conforme a las disposiciones de esta ley.”

La otra “mención” es implícita, porque en su articulado no reemplaza el artículo 33 de la ley vigente, la primera del capítulo VII de los impuestos internos, que grava las champañas con el 12 %.

Este es el proyecto oficial del gobierno de Macri, completo, con el sello de la Mesa de Entradas en el Congreso de la Nación.

Pelea política

Lo que hay ahora es una pelea política feroz. El gobierno de Mendoza y los bodegueros han tratado de no incendiar las relaciones políticas. Pero se sabe que Cornejo les habría enviado mensajes a miembros del gabinete nacional, quejándose por la inclusión final de los espumantes en la nueva ley impositiva.

La pregunta es quién negocia ahora, si el propio Cornejo se jugó entero ante Macri encabezando la protesta de Mendoza. Tendrá que insistir, para conseguir el decreto de excepción a los espumantes, cada año. “Nadie va a creer que el presidente Macri va a violar la palabra que le comprometió al gobernador, que es mantener la situación actual. Eso quiere decir que una vez que se sancione la ley, habrá un decreto nacional exceptuando a los espumantes de la tasa del 12 %, tal como ocurre ahora” explicó una fuente oficial, sosteniendo tal postura.

Pero la pelea, y la duda, están planteadas.