Extraños abusos sexuales en una escuela de Lavalle - Mendoza Post
Jueves 16 Nov 2017
porLeonardo Otamendi
Editor Post

En una escuela albergue de Lavalle descubrieron una serie de abusos sexuales cometidos por chicos que asisten al establecimiento contra otros niños y niñas, del mismo lugar. Los padres de éstos últimos están horrorizados y la Justicia también. En ese sentido, la investigación apunta a determinar las responsabilidades de los directivos y docentes de la escuela, que al parecer tomaron conocimiento de esos hechos y no hicieron nada. El director y  su esposa, que es docente, fueron trasladados a otra escuela de manera preventiva y el fiscal de la causa les dictó una restricción de acercamiento hacia los menores.

Los chicos sindicados como abusadores tendrían unos ocho años, según le dijo al POST la fiscal Penal de Menores Liliana Curri. La magistrada investiga qué sucedió entre los niños aunque las conductas de los presuntos agresores no sean punibles. Lo más grave parece radicar en la actitud de los adultos encargados de la escuela San Alfonso María de Ligorio, ubicada en el paraje de El Retiro.

Niños de la escuela albergue Ligorio que nada tienen que ver con los casos de abusos.

A este establecimiento los chicos no solo asisten a clases, también pasan algunos días allí. Dos de ellos abusaron sexualmente de otros de similares edades pero de una manera muy fuerte, término que sirve en este caso para evitar detalles.

“Nos llamó mucho la atención que a tan corta edad los chicos abusadores ya estuvieran tan sexualizados porque las vejaciones fueron muy agresivas. Esto suele suceder porque han vivido situaciones de abuso similar en un contexto intrafamiliar o cercano”, explicó una fuente ligada a la instrucción.

Esto es lo esencial para los pesquisas. Al respecto, el fiscal que instruye la causa, Darío Nora, le confirmó al POST que “estamos investigando desde hace tres meses, desde que llegó la denuncia. Vamos con pasos firmes para no revictimizar a los chicos. Les dimos intervención a la OAL y a la Dirección General de Escuelas".

Desde el gobierno escolar confirmaron que de inmediato realizaron un traslado preventivo del director de la escuela albergue y también de su esposa, al tiempo que el fiscal les aplicó una restricción de acercamiento a ambos hacia los niños y el establecimiento.

Cámara Gesell.

Mientras Liliana Curri averigua qué hicieron los niños —aunque no sean imputables pero sí se les puede recomendar u obligar a hacer tratamientos—, Darío Nora tiene los cañones apuntados hacia el director, su esposa y tal vez otros docentes.

Una fuente consultada por el POST reveló que los abusos no ocurrieron una sola vez y por esa razón es que el director y la esposa “tomaron conocimiento y no hicieron nada”. Adelantó la misma fuente que a ambos les tomarán declaración informativa, una especie de instancia intermedia entre ser testigo y estar acusado. Pero de esta manera podrán los dos asistir con un abogado defensor y deberán explicar qué sabían y por qué no actuaron acorde al protocolo.

Por otro lado, se espera que una de las medidas a seguir sea la declaración de los chicos en Cámara Gesell. Allí podrán establecer las responsabilidades o culpabilidades de los adultos, sean docentes o familiares relativo a la fuerte agresión sexual que protagonizaron los niños.