El Banco Central seguirá con su política restrictiva para frenar la inflación - Mendoza Post
Por: Agencia TélamMartes 7 Nov 2017

 El presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, aseguró este martes que la política monetaria "se mantendrá contractiva durante el verano para asegurar que la baja de la inflación continúe".

"Hay un triángulo conformado por la tasa de interés y el tipo de cambio, estrechamente vinculados, y las paritarias; por lo que, cuanto mejor nos vaya en un aspecto, más fácilmente podremos encarar los otros dos", afirmó en Nueva York el funcionario en relación con el futuro de la economía argentina.

Al respecto, mencionó que "lograr un correcto equilibrio entre los tres aspectos es lo más importante" y resaltó que "otro desafío para el próximo año es terminar de ajustar los precios relativos, lo cual obliga a bajar aún más y de forma más rápida la inflación núcleo".

Los aumentos de sueldos también estarán vinculados a la inflación para que no sobre el dinero en la calle.

"En cuanto a las metas de inflación, el desafío es la coordinación y este año fue muy exitosa en el sentido de que, al venir de una inflación muy alta del año anterior, las paritarias consideraron la inflación futura antes que la pasada", consideró.

El titular del BCRA participó de la "Argentina Investment Conference" organizada por el Council of the Americas en Nueva York, donde fue entrevistado en inglés por el administrador del fondo de inversión BlackRock, Larry Fink.

"Una medida muy inteligente, que empezó el gobierno bonaerense, fue la cláusula gatillo porque en una economía en crecimiento no hay intensión de bajar los salarios reales, todo lo contrario: lo hacemos para que suban", agregó.

Federico Sturzenegger.

No obstante, Sturzenegger dijo que "se necesita coordinar los salarios con una menor tasa de incremento nominal en los precios y los salarios: uno de los mayores desafíos ahora es que esa coordinación funcione tan bien como viene sucediendo".

El Central subió la tasa a 28,75 para minimizar el impacto de los futuros aumentos de precios regulados.

"Para fin de año puede que no se cumpla la meta de inflación pero habrá una baja muy dramática de los precios y eso es lo que hay que repetir; ya nadie discute que habrá crecimiento los próximos años y, además, tras las elecciones, ya no hablamos más de economía sino de proyectos", manifestó.

En el ámbito fiscal, reseñó que hay un "fuerte compromiso del Gobierno con la austeridad, lo que no significa dejar de proveer servicios sino brindar mejores servicios públicos a un costo menor; algo que ya hizo Mauricio Macri durante su gestión en el gobierno porteño de manera inteligente y eficiente y que la gente acompañó".

"Uno de los motivos de desinflación que se da ahora es que el precio de los alquileres está bajando porque ahora hay crédito, entonces la gente opta por comprar su casa por tener acceso a una hipoteca: un ejemplo de cómo tener más oferta, en este caso de préstamos, fuerza los precios a la baja", subrayó.

El economista repasó. frente a la comunicad de negocios que asistió a la charla. sobre las medidas monetarias adoptadas desde la asunción del nuevo gobierno y caracterizó como "inusual" que haya habido una política monetaria "contractiva" en un año electoral.

"Estamos completamente comprometidos con el sistema de flotación cambiaria, que es esencial para crear resiliencia en el ambiente macroeconómico, pero tampoco inventamos nada: basta mirar a Chile, Colombia, Canadá o Nueva Zelanda, no es necesario inventar algo nuevo", expresó.

Sturzenegger afirmó que "el crecimiento de la productividad es, en definitiva, lo que sostiene la suba de salarios, la riqueza y de nivel de vida: significa que, con los mismos recursos, producís más y a vender productos más barato".

"Cuando la inflación baja, el mercado se torna más competitivo, y eso repercute en un descenso de precios, que es lo que sucede actualmente en los supermercados", añadió.

En cuanto al nivel de actividad, destacó "el muy fuerte avance del sector de la construcción potenciado por el boom de las hipotecas, las expectativas positivas de la industria para el año que viene, la fortaleza del rubro agropecuario y la solidez en el ámbito energético en los años venideros".

"Este año algo muy asombroso sucedió en Argentina: el gasto público en relación al porcentaje de PBI, los impuestos, el déficit y la tasa de inflación bajaron y el PBI subió; hay que remitirse a 1907 para encontrar esa simultaneidad y eso se repetirá en los próximos dos años", concluyó.