Ari Paluch y cómo actuar en casos de acoso en el trabajo - Mendoza Post
Sábado 28 Oct 2017
porAna Paula Negri
Periodista

Esta semana una de las mujeres que trabaja en el equipo del programa de Ari Paluch se animó a denunciarlo por acoso laboral y detrás de ella cada día muchas más aseguraron que pasaron por lo mismo en el lugar de trabajo.

Denunciar primero en la empresa y luego en la justicia.

El caso de la microfonista Ariana Charrúa en el canal A24 no fue el único en ese canal, en ese programa pero tampoco lo es en el país ya que la Oficina de Violencia Laboral (OVL) del Ministerio de Trabajo recibió 450 denuncias por acoso laboral desde enero a septiembre de este año. El 60% eran mujeres "sostenes de sus hogares, mayores de 30 años, trabajadoras del ámbito privado, del sector terciario". El 10% denunció violencia sexual; el 9% física; y el 81% psicológica.

La Oficina de Violencia Laboral define la violencia laboral como "toda acción, omisión o comportamiento, destinado a provocar, directa o indirectamente, daño físico, psicológico o moral a un trabajador o trabajadora, sea como amenaza o acción consumada". Y enumera en este sentido "violencia de género, acoso psicológico, moral y sexual en el trabajo" que "puede provenir de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores".

En particular, considera que el acoso sexual en el ámbito laboral es "toda conducta o comentario reiterado con connotación sexual basado en el poder, no consentido por quien lo recibe". 

Mendoza

El caso que sentó precedente en Mendoza fue el denunciado por Angie Aguinaga a su jefe Gabriel Nievas en la empresa Prudential Seguros por hostigarla todos los días con comentarios obscenos e incluso un día hasta le tocó la pierna mientras ella conducía su auto para ver a un cliente.

Ver también: Mendocina sufrió abuso en el trabajo y se animó a denunciar

Angie realizó una denuncia formal en su lugar de trabajo pero su jefe de sección solo fue sancionado unos días. Ante una situación insostenible recurrió a ayuda profesional y finalmente fue asesorada por la abogada especialista en violencia de género Carolina Jacky.

Muchas mujeres tienen miedo a perder su trabajo aldenunciar porque son sostén del hogar.

Las dos hicieron las presentaciones legales pertinentes: una denuncia por abuso deshonesto en la unidad fiscal de Capital -a la que asistieron juntas-, una presentación de la denuncia en la dirección de la Mujer de la Corte y una demanda civil por daños y perjuicios a la empresa Prudential y al agresor, Gabriel Nievas, por 350 mil pesos.

El fallo finalmente sentó jurisprudencia ya que la amparó la Ley de Protección Integral de la Mujer 26.485 luego de que su licencia por psiquiatría llegara al límite permitido por leyes laborales.

Ver también: Fallo inédito: por acoso laboral deberán pagarle el sueldo sin trabajar

Qué hacer

En primera instancia siempre es bueno encontrar alguien de confianza dentro de la cúpula directiva de la empresa para denunciar. De no ser así, es recomendable recurrir a los delegados sindicales como lo hizo Charrúa en A24.

Por el momento no existe ninguna ley que obligue a las empresas privadas a tener un protocolo en casos de violencia de género a pesar de que muchos expertos en Recursos Humanos lo recomiendan. Sí existen puntos de protección en los convenios colectivos de trabajo de la administración pública nacional, por ejemplo.

La principal recomendación es que haya una oficina o persona específica a la que la víctima se pueda dirigir en caso de acoso laboral. También es recomendable que los testigos de estos episodios estén advertidos sobre cómo actuar ante las situaciones de acoso.

En última instancia, el ejemplo de Angie Aguinaga para recurrir a la Justicia amparadas por la Ley Integral de Protección a la Mujer es una de las mejores opciones en estos casos.