Trump declara la "emergencia de salud pública" por abuso de opiáceos - Mendoza Post
Por: Agencia TélamJueves 26 Oct 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró hoy la "emergencia de salud pública" por el abuso de analgésicos opiáceos, responsables de la muerte de un promedio de 91 estadounidenses al día, una medida que ampliará el acceso a servicios médicos en áreas rurales, entre otros cambios.

Trump cumplió así con una promesa que hizo en agosto pasado, cuando declaró como "emergencia nacional" la adicción a los analgésicos, lo que habilitó legalmente al gobierno a destinar nuevos fondos a esta crisis, así como a intervenir en la industria farmacéutica para abaratar el precio de algunos medicamentos.

Pese a tener estas nuevas prerrogativas legales, el presidente no las utilizó.

Trump declaró la emergencia nacional

Pero la difusión de un reciente informe periodístico, que alertaba sobre el enorme saldo de víctimas -cerca de un centenar de estadounidenses por día- y la connivencia entre el lobby de las empresas farmacéuticas y el Estado, volvió a desatar la polémica y a crear presión social.

"Esta epidemia es una emergencia nacional de salud", dijo Trump hoy en un discurso en la Casa Blanca, en el que destacó que ningún segmento de la sociedad estadounidense se salva de este flagelo.

"Como estadounidenses no podemos permitir que esto continúe", advirtió Trump, citado por la agencia de noticias EFE.

La declaración presidencial, que dura 90 días y se puede extender, no cuenta con una partida propia, pero le permitirá a las autoridades usar el dinero existente para combatir mejor la crisis.

El gobierno también adelantó que le pedirá al Congreso, en el marco de las actuales negociaciones presupuestarias y fiscale, que agreguen una nueva partida a un fondo de emergencia de salud pública que el Congreso no ha alimentado en años.

"Como estadounidenses no podemos permitir que esto continúe", advirtió Trump

El Fondo de Emergencia de Salud Pública actualmente contiene sólo $ 57,000, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos, una cantidad insignificante para una crisis de nivel nacional.

Por eso, la líder de la bancada demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, calificó la nueva declaración como "palabras sin dinero".

Ajeno a las críticas, Trump eligió hoy hacer el anuncio junto a padres que han perdido hijos por sobredosis de drogas, personas que han tenido problemas con la adicción y socorristas que terminaron utilizando drogas para paliar heridas provocadas en el trabajo.

El mandatario también habló sobre la experiencia de su familia con una adicción: su hermano mayor, Fred Jr., murió después de luchar durante años contra el alcoholismo. Esa es la razón, contó, por la que no bebe.

El presidente estadounidense describió a su hermano como un "tipo genial, el tipo más guapo", con una personalidad "mucho mejor que la mía".

"Pero él tenía un problema, tenía un problema con el alcohol", contó el presidente y agregó: "Lo aprendí con Fred".

Para enfrentar esta crisis, Trump propuso una campaña de publicidad masiva, que hizo recordar a la campaña de 1980 "Just Say No".

"Si podemos enseñarles a los jóvenes, y a la gente en general, a no comenzar, es realmente fácil no llevárselos", argumentó.

Antes del anuncio, Trump había dicho que quería darle a su gobierno el "poder para hacer cosas que no puede hacer ahora mismo".