La detención de De Vido impactó en el PJ - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 25 Oct 2017

El bloque de diputados por el Frente para la Victoria (FpV) vivió hoy una jornada interna "áspera", con críticas a la ex presidenta Cristina Fernández por haber esquivado el rol de jefa del espacio frente al pedido de desafuero del ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y con diferencias acentuadas entre los representantes de La Cámpora y los legisladores más vinculados al PJ institucional.

En principio, la sesión especial en la que se resolvió retirarle la protección constitucional a De Vido por 176 votos favorables fue la primera señal de lo que se viene en la bancada kirchnerista para después del 10 de diciembre y ya prevén que los diputados por San Juan quedarán bajo las órdenes del gobernador Sergio Uñac y pasarían a formar un bloque provincial.

El ex funcionario, preso.

Lo cierto es que las causas judiciales/políticas aún preocupan al peronismo y fuentes legislativas confiaron a la agencia de noticias DyN que el presidente del PJ, diputado José Luis Gioja, estuvo reunido con el formoseño Luis Basterra, vicepresidente del bloque, para analizar la situación de la procuradora Alejandra Gils Carbó, quien para el kirchnerismo "es el próximo objetivo" del oficialismo tras haber sido procesada por la compra de un inmueble.  

El Frente para la Victoria se había reunido ayer para discutir la estrategia política frente al pedido de desafuero empujado por el oficialismo con el aval de un amplio sector de la oposición.

La reunión había pasado a cuarto intermedio para hoy a la mañana con dos posiciones claras: una fogoneada por La Cámpora que pedía bajar al recinto y dar pelea desde los discursivo, y otra que promovía no bajar para no prestarse al "show" de Cambiemos.

El kirchnerismo cree que Alejandra Gils Carbó es la próxima en caer en prisión ya que está procesada por la compra de un inmueble.

Gils Carbó, ¿la próxima en caer?

Sin embargo, los diputados del FpV se fueron del Congreso con la ilusión de que De Vido los llamaría anunciando su renuncia, pero el teléfono sólo sonó para que algún allegado del ex ministro le pidiera su apoyo para evitar lo que finalmente se resolvió en el recinto.

"Este tipo es un témpano, no registra emociones", resumió un operador peronista para describir el estado de ánimo del ex funcionario K en las horas previas a su destitución.

Ante la falta de renuncia de De Vido, los diputados del FpV llegaron a la reunión de bloque, donde las posiciones se ratificaron: Máximo Kirchner (ausente en las dos últimas cumbres) mandó a decir que "hay que defender a Julio desde lo discursivo y en el recinto", mientras que los peronistas más veteranos, encabezados por Gioja, promovieron no bajar para "no prestarse al show".

El juez Claudio Bonadio. 

"Encima que nos tienen abajo de la suela no podemos permitir que nos orinen", dijo, casi textualmente, un diputado que apoyaba la propuesta del jefe del PJ, según reveló a esta agencia un testigo de la escena.

En medio de la discusión, otro diputado del interior gritó: "Yo vengo a defender mi nombre y honor" mientras desafiaba al resto a bajar para votar el desafuero.

María Emilia Soria, fiel a su hermano Martín -intendente de la ciudad rionegrina de General Roca-, ratificó lo dicho durante la campaña y no sólo colaboró con el quórum sino que además votó por el desafuero.

Ver además: ¿Prenderá el ventilador?

Teresa García, secretaria parlamentaria, se lo confirmó personalmente a Diana Conti, que respondió a los insultos con la rionegrina, que ya empieza a jugarse otra parada política tras renovar su mandato en las elecciones del domingo.

"A María Emilia la invitaron a la reunión de bloque pero ella ya tenía una posición tomada y expresada públicamente. Ayer no pudo viajar y hoy llegó directo al recinto", apuntaron allegados a la diputada.

Carrió tenía razón

Un legislador confesó por lo bajo que esperaban que "la ex presidenta recomendara al ex ministro que renuncié", algo que nunca ocurrió y que se convirtió en un capítulo más de este proceso de "falta de conducción" del kirchnerismo que lo aleja más de los gobernadores.

Uno de los más veteranos de los diputados trató de llevar calma a la reunión y pidió a sus compañeros: "Abroquelémoslos y operemos como bloque".

La bancada resolvió finalmente no bajar al recinto aunque seis legisladores optaron por bajar al recinto: los rionegrinos Soria y Luis Bardeggia; la chubutense, Ana Llanos, la tucumana Miriam Gallardo y los sanjuaninos Sandra Castro y Ramón Tovares.

El caso de Llanos lo vincularon a una rencilla de la diputada con La Cámpora en su provincia, los sanjuaninos responden al gobernador al igual que la tucumana Miriam Gallardo, que recibió el llamado de Juan Manzur.

La gente esperando ver la detención de De Vido.

Soria ya había hecho pública su posición en época de campaña y la sorpresa fue la de Bardeggia, un representante del Frente Grande que en un momento llegó a plantear diferencias con las autoridades del bloque y tenía intención de formar un espacio ligado al gobernador Alberto Weretilneck, algo que finalmente no se concretó.

En medio de este clima, desde el oficialismo mandaron un fuerte mensaje al advertir que "en lo inmediato no está previsto tomar medidas similares, pero el año que viene pueden ser Máximo y Cristina".