Lo mejor del foro Emancipación e Igualdad - Mendoza Post
Martes 24 Mar 2015
porCynthia García
Periodista

 Aunque los medios hegemónicos ignoraron e intentaron ocultar el foro internacional Emancipación e Igualdad que se llevó a cabo en Buenos Aires, este valioso espacio sirvió para delinear el mapa político-intelectual que proponen una alternativa a la hegemonía del neoliberalismo, tanto en América Latina como en Europa.

Organizado por la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, a cargo del filósofo Ricardo Forster, este foro reunió a destacados políticos, intelectuales y dirigentes sociales como Noam Chomsky (Estados Unidos), Ignacio Ramonet (España), Gianni Vattimo (Italia), Cuauhtémoc Cárdenas (México), Piedad Córdoba (Colombia) y Álvaro García Linera (Bolivia), Camila Vallejo (Chile), por nombrar solo a algunos hombres y mujeres que iluminaron las jornadas del Teatro Nacional Cervantes. Ellos dejaron un mensaje: decirle “No” a las constantes amenazas de restauración neoliberal, apuntando a horizontes de emancipación e igualdad que guíen la vida de los pueblos. Se discutió el neoliberalismo, el presente y el surgimiento de nuevos proyectos democráticos y populares en ambos continentes.

Vale repasar las palabras más destacadas para tener una noción de la riqueza intelectual que los medios masivos censuraron para sostener sus intereses:

Clase magistral de Noam Chomsky.

El lingüista y filósofo Naom Chomsky apoyó la postura argentina sobre los fondos buitre y calificó a los acreedores rebeldes de “predadores” del sistema financiero internacional que “han crecido mucho desde 1970 y no contribuyen a la economía”. Caracterizado por su fuerte crítica del capitalismo contemporáneo y a la política exterior de su país, sostuvo que “los fondos buitre son poderosos por la reestructuración neoliberal de la economía”, por lo que tienen la capacidad económica y de lobby para arrinconar a cualquier emergente del cual tengan títulos de deuda. “La concentración del capital hace a los fondos buitre más poderosos. Argentina está ahora en sus garras, pero tiene una postura correcta; no es una deuda legítima”, concluyó.

Ignacio Ramonet es especialista en geopolítica y estrategia internacional y consultor de la ONU. Resaltó que “el primer ciclo de las revoluciones latinoamericanas se terminan y esperamos que se abra otro con un puente con Europa”, en referencia al nuevo gobierno de “Grecia y la subida tan importante de la intención de voto a una organización como Podemos en España”.

El español Germán Cano, miembro de Podemos, calificó a la posición argentina contra los fondos buitre como “el embate de la dignidad contra la depredación. En ese sentido, el acto que llevó a cabo el gobierno fue de gran coraje”. Y aseguró que en Europa se están “entendido las experiencias políticas latinoamericanas como una escuela de aprendizaje, que tiene numerosos puntos en común”.

Su compatriota Íñigo Errejón, también miembro de Podemos, aseguró que hay “vientos de cambio en Europa” y abogó por “recuperar la política y ponerla servicio al y bajo control de los intereses colectivos: es mentira que no hay margen, que no se puede hacer otra cosa. Esa ha sido durante demasiado tiempo la excusa de los malos gobernantes, que las órdenes vienen del Norte. Si no hay margen, ¿por qué están tan asustados con un Gobierno patriótico en Grecia? ¿Por qué tienen miedo a la construcción de mayorías populares en toda Europa?”.

El reconocido Gianni Vattimo.

Para el filósofo Gianni Vattimo “la idea de Argentina de tomar la iniciativa de realizar estos foros, incluso con el antecedente de los fondos buitres, es absolutamente lógica, comprensible y un gran evento en el marco de la política mundial. Me parece no sólo indispensable sino que es como un deber para Argentina organizar este encuentro sobre Emancipación e Igualdad. Porque Argentina, básicamente desde el momento en el cual el Papa ha sido elegido, es un país que está en el centro de una situación que es característica de los países modernos, incluso de algunos países de Europa, como Italia. Obviamente hay diferencias entre Argentina e Italia, pero si hay un carácter común que tienen es que son víctimas de una imposición de disciplina por el lado de las grandes potencias financieras del mundo”.

Cuando llegó el turno de la diputada chilena Camila Vallejo, señaló que el desafío de los movimientos políticos y sociales de la región es “cómo convertir las ideas de cambio en una transformación real... En América tenemos principios comunes para la transformación social”.

Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, llamó enérgicamente a los países latinoamericanos a “defender a Venezuela... No podemos permitir los revolucionarios de la patria grande es que ni uno solo de los preceptos de nuestros países se ponga en mínima duda frente a la amenaza del imperio y de retornar a sistemas neoliberales. Es hora de alzar la voz y denunciar y rechazar enérgicamente la injerencia de Estados Unidos en Venezuela”.

 "En América tenemos principios comunes".

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, felicitó la organización del encuentro porque “se está reivindicando el principio de soberanía, de igualdad, de construcción democrática de nuestros derechos, como una tarea planetaria”. Y señaló a ciertos sectores que “usan los medios como un mecanismo para hacer política; tergiversan la función del medio, prostituyen el papel virtuoso del medio de comunicación de ser creador de sentido común y cultura, y lo utilizan como un medio de partidización”.

El teólogo y filósofo brasileño Leopoldo Boff indicó que “uno de los fallos de la izquierda, es que no ha creado un medio de comunicación por el cual dar respuesta a las críticas, y desmontar una ideología dominante, que quiere hacer de los jóvenes, consumidores”.

Cristina saludando a Boff.

La exsenadora colombiana y conocida defensora de los derechos humanos Piedad Córdoba advirtió que “no es casual” el proceso desestabilización impulsado desde Washington hacia países progresistas de América Latina: “han convertido a Venezuela en el Stalingrado, donde precisamente los Estados Unidos necesitan debilitar, mellar al gobierno de Nicolás Maduro; apuntan hacia Dilma en Brasil, a quien le están abriendo una investigación para derrocarla, y hacia la presidenta de Argentina”.

Forster cerró el foro.

Las palabras finales estuvieron a cargo de Ricardo Forster: “Después de muchas tragedias, de muchas guerras fratricidas en nuestro continente, hay un puñado de hombres y mujeres, de líderes profundos de la historia popular latinoamericana que, contra la marea, supieron reconstruir ya no como una utopía, ya no como una retórica, sino como una práctica muy potente, la idea de la unidad latinoamericana. Aunque esa unidad esté amenazada. Porque si —como se viene haciendo en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador, en Brasil, en la Argentina— somos capaces de tocar el poder. Si somos capaces de cuestionar, no solamente desde la distancia crítica de quienes dicen 'ya llegará la hora de que los pueblos asuman plenamente su conciencia y se atrevan a transformar el mundo', mientras se quedan sentados mirando críticamente las experiencias populares reales y concretas que en Sudamérica están desafiando a los poderes. Si somos capaces de reivindicar que cada una de estas experiencias, con sus tensiones, sus complejidades, sus contradicciones, sus errores, son un hecho fabuloso de nuestra historia, es porque estas experiencias nos devolvieron la sensación de ser contemporáneos privilegiados, actores de un momento que quizás muchos no imaginábamos”.