Así evolucionará el hombre en el futuro - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 23 Mar 2015

La vida humana surgió hace 3.460 millones de año, un periodo de tiempo en el cual el hombre sufrió grandes mutaciones para adaptarse al entorno.

Siguiendo la teoría darwiniana, las especies van mutando para adaptarse a las condiciones ambientales, con el fin de sobrevivir. El hombre no ha sido ajeno a ello y una prueba evidente es la notable diferencia fisonómica entre el hombre primitivo y el hombre moderno.

El transhumanismo, un fenómeno que contempla el aumento de nuestras capacidades físicas e intelectuales 

El interés actual de la ciencia está en anticipar como será el hombre del futuro, un modelo de ser humano claramente determinado por la tecnología. Las generaciones venideras se destacarán por un desarrollo cognitivo superior, en detrimento del poderío físico. La clave de la supervivencia estará en las habilidades intelectuales, por encima de la fuerza.

El hombre del futuro tendrá cabeza y ojos más grandes.


El divulgador científico Robert Clarke, en su libro "El hombre mutante", establece algunos de los cambios que sufrirá el hombre del futuro:

 Hombres macrocéfalos

 La cabeza humana será más grande. Esto se debe a que el cerebro aumentará su tamaño, con una frente y capas corticales más amplias.

Mayor esperanza de vida

Hacia 2050 los humanos viviremos cuarenta años más que en la actualidad tendremos menos hijos y edades mucho más avanzadas, un proceso que se simultaneará con un aumento de la capacidad cerebral.

Desaparecen estructuras corporales

 Las amígdalas,las muelas del juicio, el coxis (último legado de una primigenia cola) y y el apéndice, una peculiaridad más propia de los herbívoros, desaparecerán. Son las denominadas estructuras vestigiales, las cuales no cumplen una función en el estilo de vida del hombre moderno.

El transhumanismo definirá el futuro.

Con esto en mente, la idea de que en un futuro no tan lejano la Tierra se pueble de hombres biónicos no parece tan quimérica. De hecho, marcapasos, prótesis de distintos tipos e incluso implantes oculares y cerebrales ya forman parte de la vida de muchas personas. El filósofo Nick Bostrom, director del Instituto para el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford, no tiene dudas: el transhumanismo, un fenómeno que contempla el aumento de nuestras capacidades físicas e intelectuales, ya está en marcha. La selección artificial ha dejado atrás a la natural.

El proceso, en teoría, culminará con los posthumanos, manifiestamente superiores en todos los sentidos a cualquier genio actual. Desde este punto de vista, el futuro del hombre se verá caracterizado por técnicas como la clonación, la manipulación genética y la implantación de ingenios electrónicos en nuestro organismo. Kevin Warwick, profesor de Cibernética en la Universidad de Reading, pasó de las palabras a los hechos y se hizo insertar un dispositivo subcutáneo con el que podía relacionarse con los ordenadores.