Las palabras que usás en las redes sociales hablan de tu salud - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 20 Mar 2015

James Pennebaker, psicólogo de la Universidad de Texas, lleva años estudiando la personalidad y el bienestar de las personas. En el 93 desarrolló el programa informático Investigación Lingüística y Conteo de Palabras (Linguistic Inquiry and Word Count o L.I.W.C.), con el que desde entonces lleva perfeccionando la manera de analizar las palabras que utilizamos, su frecuencia y contexto para determinar aspectos de nuestra personalidad.

Gracias al trabajo de Pennebaker, en los últimos años hemos podido saber cómo el uso de pronombres puede reflejar las posiciones de las personas en la jerarquía social o laboral, e incluso que las palabras que se utilizan en las citas rápidas pueden determinar si una relación tiene posibilidades y si será estable en el tiempo.

El poder de las palabras es tal a la hora de definirlos, que los estudios de este psicólogo también han conseguido determinar cómo la utilización de palabras de relleno (como "quiero decir" o "ya sabes") pueden revelar aspectos tan concretos como nuestro género y edad, mientras que el uso de palabras de función como "y", "bajo" o "el" pueden mostrar indicios de depresión, nuestra reacción ante el estrés, nuestras normas culturales y también nuestro género, edad y estado social. 

El poder de las palabras

 Tras su dilatada carrera estudiando nuestra personalidad y la manera en la que la mostramos en nuestras palabras, James Pennebaker ha desarrollado Analyze Words, una web que analiza nuestro perfil de Twitter para revelar nuestra personalidad basándose en las palabras que hemos estado utilizando en la red social de microblogging. 

 El tono de los tuits puede determinar la mortalidad por enfermedades del corazón. 

 Pero Pennebaker no ha sido el único analizar a fondo lo que escribimos en Twitter. De hecho, el psicólogo Johannes Eichstaedt de la Universidad de Pensilvania, por ejemplo, también publicó el mes pasado un estudio en el que, analizando el lenguaje de los usuarios de Twitter, ha sido capaz de predecir la mortalidad por enfermedades del corazón de ciertos estados norteamericanos .

Al parecer, los estados en los que sus ciudadanos tuiteaban con más frecuencia palabras hostiles o de fatiga como "idiota", "celos" y "aburrido", presentaron unas mayores tasas de muerte por enfermedades cardíaca aterosclerótica, mientras que en los lugares en los que la gente tuiteaba emociones más positivas, la cantidad de enfermedades del corazón era inferior.

Empresas como Microsoft también utilizado nuestra forma de comunicarnos en Twitter para analizar lo que escribe la gente que padece de depresión, y así crear un índice predictivo que les permita identificar a otras personas que sufren de depresión basándose en lo que están escribiendo en las redes sociales.