Elecciones mendocinas: El PJ arrancó con un golazo en el escritorio - Mendoza Post
Viernes 20 Mar 2015
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

De tan complejo, ni siquiera los actores políticos que entienden de esto saben bien qué está pasando. Por eso en el período preelectoral es tan importante tener apoderados que sean linces, e influencia en la Junta Electoral. El PJ cuenta sobre todo con esto último, y consiguió bloquear “de hecho” la formación completa del Frente Cambia Mendoza, que postula a Alfredo Cornejo y Laura Montero, en aquellos departamentos en los que algunos de sus socios, como el PD y el PRO, iban con boleta “adherida”. Es decir, en el mismo cuerpo de la boleta. Ayer, la Junta Electoral Provincial decidió ratificar una resolución del lunes, y no permitir la adhesión de boletas. Hoy terminarán de notificar a todos.

Gol del PJ: 1 a 0, y a llorar a la iglesia. La consecuencia de esta decisión es que el Partido Demócrata, el PRO, los socialistas y el ARI no podrán ir en la misma boleta que el frente opositor, en aquellos departamentos y distritos en los que no hicieron expresa la alianza y trataron de mantener su denominación original.

¿No se entiende? Es fácil: 

Por cuidar sus propios sellos, el PD y el PRO no podrán ir en la misma boleta que Cornejo-Montero. 

De Marchi sí puede ir en la boleta de Cornejo-Montero.

El colmo será en Luján, donde el demócrata súper aliado del PRO Omar De Marchi es candidato a intendente por el Frente Cambia-Mendoza, pero su propio partido, el Partido Demócrata, no lo podrá de llevar de candidato. Estas reglas corren para las PASO, pero no así para las generales, ya que los partidos que no lleven candidatos en determinadas categorías, podrán adherirse a otros partidos. Traducción: el Partido Demócrata tendrá que ir a las PASO sólo con candidatos a legisladores y concejales; rezar mucho y sortear el foso de los cocodrilos para sumar al menos el 3 % de los votos y llegar a la general, solitos y solos. Lo mismo corre para el PRO en Luján y San Martín, el ARI en Luján, el Frente Renovador Federal Esperanza en Luján, y el Partido Socialista en Alvear. Al Partido Demócrata le afecta en los distritos Primero, Tercero y Cuarto.

Claro que nada de esto hubiese pasado si los partidos participantes del Frente que lidera Alfredo Cornejo hubiesen aceptado la denominación de la alianza y cedido las propias, tal como hizo el Frente Para La Victoria, lo que posibilita que los ciudadanos que votarán en Guaymallén -por caso- se van a encontrar una ensalada de… 49 boletas en el cuarto oscuro. Pero ese es otro tipo de papelón, y no que el que estamos tratando hoy.

Tanús sorteó una impugnación.

Nadie sabe bien qué es primero, si el huevo o la gallina. Pero todo empezó cuando el Partido Demócrata, el PRO, el ARI y otros presentaron pedidos para llevar sus boletas de legisladores y concejales adheridas –es decir, en la misma boleta- en el Frente Cambia Mendoza del que forman parte en las categorías de gobernador e intendente, pero no en el resto de las categorías. La Junta Electoral votó el lunes, y fue 9 a 0 a favor del PJ, que planteó una impugnación. Una apelación de los derrotados para poder integrarse al Frente, ayer fue votada 7 a 2 en contra. Un dato llamativo, los dos votos en contra de la posición oficial fueron de Pedro Llorente y Jorge Nanclares, presidente y ex presidente de la Corte.

¿Queda alguna instancia de apelación? Difícil: Pero para que se entienda, hay que “orejear” como al truco, y tratar de explicarlo lo más simple posible.

1. Los actores

Los que tomaron la decisión a favor del PJ son los miembros de la Junta Electoral, compuesta por los siete ministros de la Suprema Corte de Justicia, el vicegobernador Carlos Ciurca (en algunas reuniones lo subrogó Eduardo Bauzá) y Jorge Tanús, que es presidente de la Cámara de Diputados. Ciurca y Tanús son a la vez candidatos del PJ este año.

Llorente y Pérez. El magistrado votó en contra de la posición del PJ ayer.

También es miembro pero no vota el secretario de la Junta, Alfredo Puebla. No debería ocurrir que personas que son candidatos participen de la Junta Electoral, pero hubo una decisión de la misma Junta de permitirlo, sobre todo porque hay abundantes antecedentes incluso en gobiernos radicales. La Junta votó en contra de permitir la adhesión de las boletas, tanto como de permitirle al PD que en ese caso se “reintegre” al Frente Cambia Mendoza.

2. El caso

El PD, el ARI, el PRO y el Socialismo, junto al Frente Renovador Federal de la Esperanza, presentaron pedidos de adhesión material de sus listas de legisladores y concejales al Frente Cambia Mendoza, del que formaban parte en las categorías de gobernador e intendente. Lo que ha hecho la Junta con voto unánime luego de una impugnación del PJ, es no permitir esta adhesión material, que sí había sido permitida en el caso de San Carlos, durante las últimas primarias. El intendente Jorge Difonso tuvo 12 colectoras, muchas de ellas partidos propios que mantuvieron su identidad pero fueron pegados en la boleta del jefe comunal sancarlino. “Eso fue un error de la Junta. Ahora se está aplicando el criterio correcto” dijo una fuente de la Junta Electoral. Hay que decir que el PJ impugnó la fiesta colectora de San Carlos, y la Junta nunca lo resolvió.

3. Qué pasa ahora con las boletas

Todos los partidos involucrados en esta decisión tienen tiempo hasta hoy para presentar las boletas rectificadas. No hay tiempo de enredarse en apelaciones de dudoso destino, con las primarias dentro de menos de un mes. El Partido Demócrata deberá presentar “boletas cortas” con sólo sus candidatos a legisladores provinciales y concejales. Ni siquiera podrán llevar a Omar De Marchi en Luján, un sinsentido total. La misma decisión corre para el resto. El Frente Cambia Mendoza encabezado por la UCR, deberá retirar las boletas en las que llevaba adheridos a candidatos de otros partidos.

4. La trama política

Es de lo más complicado, porque todos sospechan de todos. E incluso hay miembros de la Junta que hacen de “doble agente” dando la razón y consejos a uno y otro lado del mostrador. Los más preocupados de todos son los demócratas, que se quedan sin candidato a gobernador que “tironee” de sus listas de legisladores hacia arriba. En la Junta Electoral, varios de sus miembros consultados dicen que nada de todo esto hubiese pasado si el PD hubiese participado de las elecciones PASO del frente opositor como “lista interna”, tal como en el Frente Para la Victoria. Incluso uno de los jueces de la Corte dijo a este diario que si luego de la primera votación negativa, la UCR hubiese presentado un escrito aduciendo “nos equivocamos, las boletas deben decir Frente Cambia Mendoza y no Partido Demócrata” hubiese sido difícil no darles la razón.

Difonso en San Carlos, caso testigo.

De todos modos, es muy complejo para la Junta explicar por qué le permitieron a Difonso hacer lo que ahora no le permiten a la UCR, el PRO y el PD, entre otros. Aunque las fechas sean distintas, y en San Carlos ya se votó, en la categoría de concejales e intendentes es el mismo acto electoral. Aunque en el peronismo dicen que son elecciones distintas, hay enorme jurisprudencia a favor de aquella afirmación.

Una fuente de la Corte, ratificada además en la política, dice que las tres juezas que han estado subrogando a miembros de la Corte estaban enojadas con el Partido Demócrata, porque presentaron un escrito que afirma la existencia de una “reserva” para hacer la boleta dentro del frente, que no es tal. Y hay un juez del alto tribunal señalado por todos, como aliado, y defendiendo la posición de cada uno. Fue todo muy gracioso.

5. ¿Quién gana y quién pierde?

Para la UCR el mal trago será menos doloso que para sus socios, aunque puede que haya legisladores radicales que pierdan votos por anulación. ¿Quién se va a tomar el trabajo de cortar la parte del medio de una boleta electoral? Ejemplo: un votante demócrata Luján quiere votar a De Marchi y a Cornejo, va y toma alguna de la boletas que contienen a ambos y la mete en el sobre. Y puede que además agarre la de los legisladores del PD, que se estará “pisando” con la de los legisladores del Frente, y por lo tanto ese voto –en esa categoría- será nulo. Difícilmente la UCR pierda votos por esto.

Cornejo y Montero, el día de la presentación.

Al perder votos el PD en su boleta solitaria (¿Llegarán al 3 %?) puede que el PJ logre arañar más votos para mejorar su propia cuenta legislativa. Lo que es difícil de creer, aunque en el PJ piensan que sí, es que en esta PASO Cornejo pierda votos porque no pueda llevar a legisladores y concejales demócratas. Habrá que esperar al 19 de abril y contar los votos.

6. ¿Y ahora cómo siguen?

Ya no hay tiempo de apelaciones. La UCR estaba iniciando ya la impresión de sus boletas, aunque todos los apoderados y presidentes de los partidos quedaron pendientes anoche de la notificación oficial, que estaba demorada esperando la firma de uno de los jueces de la Corte que había viajado a San Rafael. Deberán jugar las elecciones con este fallo, que perjudica electoralmente más al PD y al PRO que a Cornejo, pero que políticamente deja mal parada a la UCR con sus nuevos amigos. Distinto será cuando hayan pasado las Primarias. Y allí sí, los partidos que no tengan candidatos a intendente y gobernador y que hayan obtenido por lo menos el 3 % de los votos, podrán hacer adhesiones materiales a la boleta del candidato que quieran, incluso adhesión física: la misma boleta.

7. La cuestión de fondo

Que se habilite el “todos con todos” incluso entre partidos en una Primaria que sólo debe definir candidaturas de partidos y alianzas, está mal. Desvirtúa las PASO. Lo que ocurrió en San Carlos permitiendo las 12 colectoras multipartidarias de Difonso, cada una con su identidad partidaria, también está mal. Pero dejarlo pasar primero y luego prohibirlo perjudicando ostensiblemente a un frente y particularmente a PD, PRO, ARI y socialistas, seguro que está mal.

Lo ocurrido demuestra además que la Ley 8619 tiene agujeros importantes y que la reglamentación es mala. No hay texto escrito que hubiese permitido o prohibido este tipo de colectoras respecto de las PASO. Sí lo hay de la general, y allí está clarito que los partidos y alianzas que no tienen postulantes a determinados cargos, pueden elegir a quién adherirse.

No está bien que un intendente tenga tres candidatos a gobernador, y un postulante a gobernador lleve a varios a intendente. Deberían “bloquearse” mutuamente cuando hacen acuerdos. Es una locura entrar a un cuarto oscuro y hallar 49 boletas, de las que en 36 se repite el mismo candidato a intendente. Más que democracia, estas son manganetas para ganar.

La decisión de la Junta tiende a que todo se resuelva dentro de cada partido o frente. Y eso está bien. No es posible que el PD pretenda ser parte del frente para gobernador y vice, y ser a la misma vez otro partido que adhiere pero compite contra el Frente en la PASO, pero por fuera y en la misma boleta. Desnaturaliza las PASO. O están adentro, o afuera.

8. Conclusión

Mal que les pese a los dirigentes demócratas, debieron guardarse el orgullo y participar con sus listas de legisladores con el número y denominación del Frente Cambia Mendoza, y la letra que les asignen, tal como hizo el Frente Para la Victoria-PJ. El resultado de lo que pasó mezcla un poco de viveza criolla del peronismo, otro poco de que en los fallos políticos la Corte reparte tarjetas amarillas y rojas por igual sin importar tanto quién tiene razón si no el balance, y otro poco de “complejo de culpa” del PD que quiso estar adentro y afuera a la vez para no desaparecer electoralmente como Partido Demócrata. Puede que parte de esa viveza criolla les haya faltado a los apoderados radicales para asumir todo como un malentendido técnico, y pedir “por error” el cambio de estatus. Todo puede ser. Pero lo que es seguro, es que todos estos vicios demuestran que pese a todas las polémicas, la reglamentación electoral de Mendoza tiene fallas. Y de esto es más responsable el peronismo que el radicalismo, aunque les cabe a ambos. Unos, por acomodar leyes y decretos a su propio beneficio electoral. Y los otros, por aceptar alguna que otra cosa cuando les convino.

Así las cosas, nuestra legislación electoral es un Frankenstein, por añadidura poco transparente. Debería ser mucho mejor.