Guía de operaciones cruzadas para entender hoy el Caso Nisman - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 18 Mar 2015

Lo único realmente certero es que a dos meses de la muerte del fiscal Alberto Nisman, no se sabe cómo murió, si lo asesinaron, si se suicidó, si le indujeron a matarse, ni en qué circunstancias. Pero en las últimas horas ha ocurrido de todo.

Aquí, una guía para entender los últimos pasos, y cómo el gobierno ha ido transforman a Lagomarsino en sospechoso, asesino, y ahora víctima. Y Nisman, en un “sinvergüenza”.

1. La cuenta en Estados Unidos y los manejos oscuros

El abogado de Diego Lagomarsino anunció ayer y presentó hoy un escrito, que anticipan “va a lesionar la imagen del fiscal Alberto Nisman”. Por lo que se sabe, ese escrito indica que Lagomarsino tenía que depositar todos los meses la mitad de su sueldo en una cuenta en el exterior, que estaba a nombre del propio Lagomarsino y de parientes de Nisman. El sueldo de Lagomarsino rondaba los 41 mil pesos, salidos del presupuesto destinado a la investigación de la causa AMIA. Además, el escrito detallaría que la cuenta en la que figura como prestanombre del fiscal se encuentra en el banco Merril Lynch de Nueva York.

¿Pagaba "retorno"?

El grueso de dicha información fue anticipada en la portada de la edición de hoy de Página 12. Allí se describe que de los 41 mil pesos que cobraba Lagomarsino, 20 mil eran depositados a nombre del fiscal Nisman.

2. Nisman el “sinvergüenza”

El jefe de Gabinete Alberto Fernández salió sin ningún tipo de pudor y sin esperar confirmaciones ni pruebas, a decir que el fiscal Nisman era “un sinvergüenza” que con la plata de la AMIA “pagaba ñoquis y se quedaba con la plata y salía con chicas”.

Aníbal trató de "sinvergüenza" a Nisman.

"Estamos en manos de un montón de sinvergüenzas, incluyendo a Nisman. Nadie en este mundo se incrimina gratuitamente y acá Lagomarsino está diciendo que de los $40 mil que le daban, 20 mil se los depositaba en la cuenta a Nisman. No yendo a trabajar y utilizando ese dinero es malversación de caudales públicos y si le deba esos 20 mil al juez es figura de cohecho” dijo. Hay que decir que en caso de ser cierto, el delito quedó extinguido con la muerte del fiscal que investigaba al gobierno, incluso a la presidenta, por encubrir el atentado a la AMIA.

La jueza Arroyo, ex esposa de Nisman, ya había adelantado que su principal sospechoso –Lagomarsino- tenía motivaciones de índole económica contra el fiscal. Ella fue quien adelantó información sobre esa cuenta.

3. La policía filtró fotos

La jueza de instrucción Fabiana Palmaghini denunció penalmente a la división Apoyo Tecnológico de la Policía Federal por la "filtración" de fotografías que contenían los teléfonos celulares del fallecido fiscal Alberto Nisman , que debían permanecer en reserva por su calidad de "elementos de prueba" en la investigación por su muerte.

Una de las fotos que filtró la policía.

Se trata de las fotografías que se difundieron en las redes sociales en las que aparece el ex fiscal Nisman acompañado de un grupo de mujeres en un boliche. Entre las mujeres que aparecen junto a Nisman en las imágenes "filtradas" está la modelo Florencia Coccuci, de 25 años, quien declaró ante la fiscal Fein por su vínculo con el fallecido fiscal.

4. El fiscal ratificado

El fiscal ante la Cámara Federal, Germán Moldes, afirmó hoy que "no" lo "asombra la catarata de agravios" que caen desde el oficialismo sobre Alberto Nisman, al cumplirse dos meses de su muerte.

Moldes fue ratificado ayer al frente de la causa por la denuncia de Nisman contra la presidenta Cristina Fernández, el canciller Héctor Timerman y otras personas por presunto encubrimiento de los iraníes imputados como autores del atentado a la AMIA.

5. El análisis

La jueza Arroyo Salgado tiene a su sospechoso favorito, Diego Lagomarsino. Fue ella quien luego de que sus peritos reuniesen prueba de que al fiscal lo mataron, hizo saber que había una cuenta de Nisman en el exterior. 

El gobierno usó datos de la jueza para embarrar a Nisman.

El defensor de Lagomarsino contraatacó avisando que había datos que lesionarían la relación íntima de su defendido y Nisman. No era sexo, si no plata. El “retorno” que publicó Página 12, un tipo de “contrato” frecuente en política. El gobierno que había hecho de Lagomarsino un monstruo, ahora usa sus datos para arrojar montañas de sospechas embarradas sobre Nisman, con el objeto de cubrirse de la denuncia del fiscal por encubrimiento, tanto como de las sospechas públicas sobre el crimen.