Del "Paco y Cristina" al ninguneo: así fue la relación - Mendoza Post
Miércoles 11 Mar 2015
porFederico Brusotti

Dos videos, dos momentos, una relación conflictiva y un final bochornoso. Así podrían resumirse los cuatro años que duró el noviazgo (porque decir matrimonio sería una exageración) por conveniencia entre Cristina Fernández de Kirchner y Francisco Pérez. 

Ese que nació cuando "Ella" le bajó el pulgar a la candidatura de Adolfo Bermejo en 2011 (por la postura del senador contra de la ley del matrimonio igualitario y a favor de la ley de Glaciares) y entonces Juan Carlos Mazzón construyó una fórmula de Paco con Carlos Ciurca. Y que murió cuando los mismos protagonistas (Pérez, Mazzón, Ciurca y Bermejo) le dieron la espalda al kirchnerismo en la conformación de las listas para intentar mantener el poder en Mendoza.

Otros tiempos, cuando Paco y CFK se llevaban bien

El comienzo y el cierre de ese vínculo quedaron plasmados en imágenes. Un recordado spot y un "ninguneo" histórico durante un discurso presidencial marcaron los extremos de una relación que nunca tuvo demasiada pasión y que ahora está congelada.  

2011. La melodía era tan pegadiza que incluso ahora, cuatro años después, la mayoría de los mendocinos la recuerda. El spot de campaña de Pérez, que buscaba llegar la gobernación colgado de la excelente imagen que tenía entonces la Presidenta, decía: "Vamos a contagiar la fuerza de Mendoza. Vamos ya, junto a Paco y Cristina".

En plena campaña, la Presidenta vino a Mendoza y se subió al Metrotranvía junto a intendentes, legisladores y candidatos del justicialismo mendocino, entre ellos lógicamente Pérez.

El resultado es conocido: Pérez ganó gracias al "efecto arrastre" de CFK, que incluso llegó a calificar al gobernador como "un joven talentoso". Mientras Paco, en sus primeros discursos, se comprometía "a trabajar codo a codo con nuestra Presidenta". 

2015. Cristina evitó saludar a Pérez durante una videoconferencia en la ampliación de empresa en Lavalle, luego de la polémica por la conformación de las listas de candidatos mendocinos.

El gesto de humillación se produjo tras la decisión de la Presidenta de echar al "Chueco" Mazzón, histórico operador peronista, luego de que el PJ mendocino marginara de las listas provinciales a los dirigentes kirchneristas que la Casa Rosada promovía.

La sonrisa de Carmona y el desconcierto de Pérez en la teleconferencia lo dice todo

En el medio, hubo fuertes señales que indicaban que algo no funcionaba bien entre CFK y Paco. Por ejemplo, en julio del año pasado Mendoza quedó transitoriamente fuera de la prórroga del Programa Federal de Desendeudamiento por la oposición de Pérez a una nueva ley de Hidrocarburos impulsada por el CEO de YPF Miguel Galuccio y apoyada por la Presidenta.

Fue una represalia clara ante la rebeldía de Paco y otro gobernadores de provincias petroleras, que recién cuando se alcanzó un acuerdo respecto a la reforma a la ley que regula la actividad, lograron firmar la prórroga para pagar la cuota de la deuda con la Nación.

Tres de los grandes conflictos que afectaron la gestión de Pérez (la salida de Vale, la crisis de Impsa y los reclamos de bodegueros y productores vitivinícolas) nunca contaron con una asistencia relevante por parte de la Casa Rosada

El penúltimo paso que llevó a la ruptura de la relación fue la decisión del PJ mendocino de desdoblar las elecciones provinciales de las nacionales, pese a la oposición del gobierno nacional. Pérez tuvo que ceder ante la presión de los intendentes y desobedeció la orden directa que partió desde la Casa Rosada.

"El desdoblamiento no contó con la adecuadas consultas a nivel nacional ni con la debida participación de dirigentes del FpV", se quejó la diputada camporista Anabel Fernández Sagasti, quien por su fidelidad al kirchnerismo recibió como premio su nombramiento como miembro del Consejo de la Magistratura.

Fernández Sagasti juró ayer como miembro del Consejo de la Magistratura

Finalmente, la elección de la fórmula Bermejo-Martínez Palau, con Pérez como candidato a diputado nacional y Rubén Miranda postulado al Senado, terminó de quebrar el vínculo. Los kirchneristas mendocinos se quejaron porque no le dieron espacios y Cristina tomó la drástica decisión de cortar la relación con Paco.

El "ninguneo" en la teleconferencia realizada ayer es la primera señal pública, pero no la más fuerte ni importante. El futuro de la gestión de Pérez depende en gran parte del auxilio (principalmente económico y financiero) de la Nación que, como están las cosas, será nulo en los próximos meses.