Lo que hacíamos en los 90 y ya no hacemos más - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 11 Mar 2015

Para los que nacieron en los ‘80 y crecieron en los ’90 hubo algunos símbolos infaltables de esta generación a la que se la conoce como “millennials” y han destacado por múltiples cosas.

Toda persona que haya vivido durante esos años recuerda aún la pasión por Titanic, se sabe de memoria la canción de El Príncipe de Bel Air y conoce de primera mano el furor que causaron las Spice Girls o los Backstreet Boys.

¿Quién no ha usado una lapicera para rebobinar un cassette? O, ¿quién no se acuerda de aquel sonido espantoso (y a la vez tan gratificante) que suponía conectarte a Internet? En definitiva, una época para recordar.

#1 Grabar canciones de la radio en un cassette

Probablemente, todos y cada uno de los adolescentes de los 90 se pasaban horas escuchando la radio esperando a que llegara esa canción que les encantaba para poder grabarla en un cassette.

Grabar canciones en un cassette también se convirtió en un regalo recurrente entre parejas de "Las mejores canciones de amor de la historia" y similares.

Era bastante frecuente que estas cintas se rompieran y, para arreglarlas, sólo tenías que encontrar una lapicera e insertarla en uno de los agujeros. Se hacía lo mismo para rebobinar o pasar de canción.

Además, te podías pasar días hasta que sonaban en la radio todas las canciones que te gustaban. Hay algunos que todavía se resisten a dejar esta moda, incluso Sony ha sacado la banda sonora de los Guardianes de la Galaxia en este formato.

#2 Ver Películas en VHS

Los chicos de hoy en día probablemente cuando vean una de estas cintas por su casa no sabrán lo que son. Este tipo de formato era bastante engorroso. Además, si alquilabas una peli en el videoclub y no la llevabas rebobinada te podían poner una multa. El VHS fue tan importante para la época que hasta YouTube le quiso rendir un homenaje hace un par de años.

A finales de los 90 y principios del 2000, el DVD se impuso gradualmente al VHS como el formato más popular para vídeos. Por todos esos vídeos caseros que hemos visto aquellos que hemos vivido en aquella época, el número 2 de esta lista de cosas de los 90 que no existen hoy, es para los VHS.

#3 Buscar clasificados en el diario

Tanto si estás buscando trabajo como si necesitas un carpintero, lo más normal es que recurras a San Google para encontrarlo. Hoy en día, lo normal es usar un buscador para encontrar todas aquellas cosas que necesitas. Sin embargo, esta práctica sólo lleva impuesta unos años, ya que en los 90 lo normal era buscar clasificados en el diario para encontrar cualquier cosa.

En el caso de que estuvieras buscando algún servicio, la gente lo que hacía era recurrir a las Páginas Amarillas. Algunas personas siguen recurriendo a este hábito, pero no es lo habitual. Y es que, ya sabés lo que dicen: "Si no está en Google es que no existe".

Incluso, se puede recurrir a las redes sociales para buscar empleo. La medalla de bronce de esta lista de cosas de los 90 que no hacemos hoy se la llevan las búsquedas en el diario.

#4 Hablar por teléfono fijo

Seguro que los de aquella época todavía recuerdan llamar a la casa de un amigo/a y cruzar los dedos para que no te atendieran los padres o abuelos. En especial, si estabas llamando a una persona del sexo opuesto. Lo peor que podía pasarte era si ese chico o chica al que llamabas no estaba en casa y tenías que "dejarle un mensaje".

Por supuesto había horarios. No estaba permitido llamar después de las 22:00, porque "no eran horas de molestar a la gente". También están aquellas charlas interminables con tus compañeros de clase intentando resolver ese ejercicio de matemáticas que había mandado de deberes el profesor de turno.

Tenías que apurarte porque por aquel entonces llamar por teléfono era bastante caro y siempre había alguien que quería usarlo. Hoy en día lo normal es mandar un WhatsApp o llamar al celular de la persona con la que quieres hablar.

#5 Llevar a revelar un rollo de fotos

Por aquella época las cámaras digitales eran cosa del futuro. Por eso, lo normal era hacer fotos de tus viajes o momentos especiales para después llevarlos a una casa de revelado. Es verdad que, para muchos, esa costumbre de guardar las fotos en un álbum todavía permanece, pero no es lo habitual. Ahora lo normal es guardar nuestras fotos en discos duros o en pens.

Estos millennials todavía se acordarán de hacerse selfies sin saber a dónde estaban enfocando exactamente y esperaban que la foto no estuviese movida, o lo que es peor, velada. Ir a buscar las fotos reveladas era una tarea emocionante, ya que no sabías exactamente cómo habían salido esas instantáneas de tu último viaje.

#6 Guardar la tarea en disquetes

En los años 90 Internet estaba dando sus primeros pasos y sólo unos pocos privilegiados eran capaces de conectarse. Ahora sí, cuando alguien descolgaba el teléfono de casa. ¡Se acabó! Por eso, hace 20 años, si te mandaban tarea en el colegio, lo mejor que podías hacer era consultar una enciclopedia y ponerte a intercalar datos para aprobar.

Gracias al desarrollo de Internet, aquellos que quieren hoy en día hacer un estudio o ensayo sobre algo sólo tienen que buscar cualquier palabra en Google y asunto arreglado. De la misma forma, lo normal era guardar tu tarea en un disquete. Estos aparatos solían dar algún susto, ya que se rompían con facilidad.

Por todos esos años que nos hemos pasado copiando a mano (o en la computadora) todos los datos de una enciclopedia para poder aprobar una asignatura sin la posibilidad de "copiar y pegar", el número 6 de esta lista de cosas en los 90 que no hacemos hoy es para los disquetes y las enciclopedias.

#7 Comunicarse por Walkie Talkie

Estamos seguros de que todos saben lo que es un Walkie Talkie, bien porque lo hayáis visto en películas o porque se lo hayas visto a algún policía o guardia de seguridad. Sin embargo, muy pocos de nosotros tuvimos oportunidad de usar uno de estos aparatos, a menos que te hayas criado en los 90. Aunque eran considerados en aquella época un juguete, muchos niños los solían utilizar para comunicarse con su vecino o con su hermano/a.

Incluso interpretaban diálogos que habían visto en la televisión, imitando el uso militar con frases como "cambio y fuera" para terminar una conversación. El problema de estos aparatos era que necesitabas estar en un determinado rango de alcance para poder comunicarte.

Fuente: Computer Hoy