Caso Morena: el secuestro que no fue - Mendoza Post
Martes 10 Mar 2015
porLeonardo Otamendi
Editor Post

Lo más importante es que Morena Pereyra, de 7 años, apareció a salvo, sin lesiones. Una provincia estuvo en vilo durante 37 horas. Cientos de policías y un puñado de investigadores judiciales la buscaron por todo el Gran Mendoza y hasta en Lavalle. Nada se sabía de la niña pero en cuanto fue encontrada, todo cambió. Ahora, la lupa judicial apunta directamente hacia la familia de la nena, especialmente hacia su padre.

Las claves: el rapto no fue al azar, Morena fue elegida por algo que tiene que ver con su padre; sus progenitores siempre estuvieron tranquilos; el relato de la niña ante el psiquiatra es convincente; el captor (identificado como Facundo) le dijo a la nena que esto le pasaba por culpa de su padre; Luis Pererya (progenitor) aportó durante la desaparición de su hija un dato que luego fue confirmado pero dijo que se lo había dicho una vidente.

El contexto

Morena Pereyra desapareció el pasado sábado alrededor de las 20. Había ido a comprar un paquete de arroz a dos cuadras y media de su casa del barrio Gráfico, de Codoy Cruz. Compró el alimento y salió del comercio rumbo a su hogar, pero nunca llegó.

Este lunes a las 9 fue encontrada por una mujer, Elisa, en el Pasaje García, cerca del Ministerio de Seguridad. La hija reconoció que era la nena "que buscaban por Internet". La hizo entrar a la casa, le sirvió un té y conversó un rato con Morena, hasta que llegó la Policía.

Con esa breve conversación comienza a desenredarse la historia de la desaparición de la nena, aunque aún quedan muchos nudos.

Este es el pasaje en el que apareció Morena.

Las primeras palabras de Morena

Le dijo a Elisa que había sido subida a un auto por la fuerza, trasladada en  el baúl y había estado en una casa con los ojos vendados. También que había escuchado otras voces pero que siempre advirtió la presencia de ese misterioso hombre (Facundo), que en una oportunidad le pegó una cachetada.

Elisa le preguntó a Morena por qué no se escapó, a lo que la niña respondió: "Porque me dijo que era taxista como mi papá y que lo conocía".

La tranquilidad de los padres

Minutos antes de ser encontrada Morena, su madre, Norma Peralta, realiza un pedido con olor a mensaje a través de los canales de televisión. Dijo que perdonaba cualquier cosa pero que le devolvieran a su hija. Sugestivamente, media hora después la niña apareció.

Cuando les avisan a los padres que Morena había sido encontrada y que estaba bien, Luis y Norma se alegraron. Sin embargo, cuando les explicaron que recién en cuatro horas la iban a poder ver (le realizaron estudios psíquicos y físicos), ambos se quedaron muy tranquilos, no pidieron siquiera verla sea un instante.

Familiares y allegados a Morena.

Las remeras con la cara de Morena

Es llamativo que un día domingo fueron impresas con tanta velocidad remeras con la cara de Morena, para ayudar en la búsqueda. Las remeras de hombre eran escote redondo y las femeninas, en V.

El captor

Al parecer se llama Facundo, según le dijo Morena a los investigadores. Ella le cuenta a los pesquisas sobre esa situación en la que captor le dice que es taxista, pero también su padre, cuando se reencuentra con su hija, "mete la pata", graficó un investigador.

Es él quien le pregunta a Morena si el que se la llevó era taxista. Y le pregunta si entre los taxistas lo había visto alguna vez;  la nena respondió que no. Fue en ese momento cuando brindó el nombre de Facundo.

¿Qué le dijo Facundo a Morena?

Durante el encierro de la nena, recordemos que no fue un secuestro extorsivo ni se cometió otro delito, ese tal Facundo le dijo a Morena: "Esto te pasa porque tu papá y El Cachorro (dueño del taxi) me tienen cansado".

El informe psicológico de la niña

El profesional que entrevistó a Morena le informó a la fiscal especial, Claudia Ríos, que la niña no miente y "que vivió la experiencia que relata".

En un punto Morena parece estar mintiendo. Ella contó que no le dieron de comer, tampoco líquidos y que no fue al baño. Cuando los médicos la examinaron determinaron que estaba perfectamente hidratada y alimentada.

La clarividente

Alrededor de las 3 del domingo (5 horas después de haber desaparecido Morena), el padre de Morena, Luis Pereyra, se presentó espontáneamente en la Oficina Fiscal N°4 argumentando que tenía un dato para aportar a la investigación por el paradero de su hija.

Declaró ante el personal judicial que una vidente le había dicho que Morena estaba en el baúl de un auto grande y viejo. Cuando le solicitaron el teléfono de esta medium, comenzó a excusarse. Respondió que no lo tenía porque la esotérica era quien lo había contactado, que no sabe cómo ubicar y otros etcéteras que serían muy aburridos enumerarlos.

No fue al azar

Tal como lo dijo Morena, su captor fue por ella y le confesó que eso le estaba pasando por culpa de su padre y El Cachorro. Esta instancia revela que fueron por ella pero aún se desconoce el objetivo.

Recordemos los momentos antes del secuestro. Morena fue con su padre hasta el comercio a comprar arroz, pero como supuestamente se habían olvidado el dinero, regresaron a la casa. De allí partió Morena sola hacia el local, compró y nunca más apareció. ¿Por qué su padre, Luis, no la acompañó otra vez?