Así se "crea" la delincuencia en Mendoza - Mendoza Post
Martes 23 May 2017Martes, 23/05/17 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

¿Por qué si los funcionarios se desvelan buscando soluciones para combatir el delito, compran patrulleros con dispositivos tecnológicos, sancionan más leyes, crean más cárceles, consultan con expertos extranjeros y nos ponen a debatir sobre la edad de imputabilidad, la inseguridad sigue creciendo?

La respuesta más certera parece tenerla Héctor, un docente que conoce muy de cerca el proceso que lleva a un pibe de la pobreza a la delincuencia.

Que quede claro: no es la pobreza por sí misma la que lleva a una persona a delinquir. Es un cóctel que mezcla carencias de alimentación, fallas en la educación, falta de ejemplos, drogas y un sistema perverso que excluye a las personas arrojándolas a la delincuencia.

La indigencia se ve cada vez más

“El hambre enoja”

“Desde hace unos años ya no hablamos de pobreza, esto es indigencia. Acá no ves gente buscando en la basura para vender, la ves buscando para comer. Ves a las madres adolescentes embarazadas alimentándose de deshechos, comiendo a veces un pedazo de pan que encuentran en la basura”, graficó Héctor, hablando de las zonas de Las Heras donde él da clases.

“Acá no hay familias: casi todos mis alumnos tienen padre ausente, ya sea porque se murió, porque se fue o porque está preso. Las familias son ensambladas y duran un tiempo. Las embarazadas generalmente son madres solas”, explicó el docente.

Los niños se crían solos

“El doctor Albino (titular de CONIN, fundacion contra la desnutrición infantil), siempre dice que en los primeros cuatro años los niños necesitan comida y besos. Estos chicos no tienen ninguna de estas cosas. Acá hay madres con muchos hijos, tienen muchos hijos porque no tienen acceso a métodos anticonceptivos, ni saben cómo usarlos. Esas madres tienen hambre y los chicos también, y el hambre enoja, te pone de mal humor, entonces no hay buenos tratos, los chicos se crían rodeados de ese enojo”, explicó.

“El sistema educativo es perverso”

Héctor continuó relatando esta suerte de genealogía: “Esos chicos que ya vienen enojados, llegan a la escuela y encuentran que el Estado les da mierda. Las escuelas son una porquería, las paredes todas descascaradas, los techos se llueven, los pizarrones están blancos porque ni los pintan, hasta los libros que nos mandan son viejos. Y ellos sienten eso como un destrato y se enojan más”.

“Pero además, el sistema educativo es perverso porque un chico que empieza a tener problemas y se va quedando, y repite porque no aprende o tiene problemas de comprensión, se lo va expulsando y se lo va dejando atrás. De otro modo no se entiende la diferencia, todos vamos a la escuela a aprender lo mismo y del mismo modo, pero cuando un chico no entiende, en vez de ayudarlo más se lo va trasladando. Acá no hay psicólogos en la primaria, el chico repite y en un momento como ya es grande se lo manda a los CEBJA (Centros de Enseñanza Básica para Jóvenes y Adultos), y así les van soltando la mano”.

Héctor trabaja en uno de esos centros y explicó cómo llegan esos chicos: “Yo tengo alumnos de primer año del secundario que sólo saben escribir en imprenta mayúscula y fuera de los renglones”.

Llegan al secundario sin saber escribir en minúscula

A los 12 ó 13 años, escriben peor que un nene de 7.

“A mi me gustaría que vieras las resoluciones que manda la DGE. Son inaplicables, entre lo que plantea y la realidad no hay relación”, subrayó.

La droga en la esquina

El docente explicó que el problema de la droga empeora cuando entran en la adolescencia. “Muchos la probaron a los seis o siete años pero en la pubertad, que ya de por sí es conflictiva y difícil para todos, en estos chicos se convierte en la escapatoria de esa realidad”.

“Ellos mismos te dicen que consumen para enfrentar el vacío y la angustia de lo que viven. A veces vienen a clase drogados y me dicen que consumen `para no pensar'.”

Que la droga en estos barrios está en cada esquina no es un modo de decir: “Así como en la Arístides están los tarjeteros de los boliches, así están ofreciendo la droga en estos barrios”, aseguró el docente. Y agregó que ya no se trata de cigarrillos de marihuana sino de pasta base ( de cocaína) comúnmente conocida como Paco. “Si hay pasta base quiere decir que hay cocinas, pero en estas zonas no se combate. Un celador de una escuela de acá fue a denunciar que en la esquina vendían y al otro día le quemaron la casa. ¿Quién va a denunciar acá?”.

"Se drogan para no pensar"

Poco tiempo pasa entre que los inician en la droga y los hacen trabajar de “soldaditos”.

El modus operandi del narcotráfico del pobre consiste en hacerlo adicto y luego ponerlos a vender al menudeo para pagarse la adicción. Y pagan bien: si un cartonero trabaja todo el día en el basural para hacer 100 pesos, los soldaditos cobran más de mil pesos diarios.

Héctor lo nota al instante: “te das cuenta al toque, porque cambian toda la vestimenta. De pronto vienen con zapatillas y jogging nuevos y todo es original y de marca”.

El “éxito”

Estos chicos que son cooptados por el narcotráfico se convierten en “el modelo de éxito” para los demás. Aparecen de pronto con zapatillas de tres mil pesos, ropa nueva y, por supuesto, comida.

El resto de los chicos no tiene otro ejemplo de éxito. “A veces me piden que les lleve unas tortitas y les tengo que decir que no me alcanza para llevar todos los días. ¿Cómo les digo después que tienen que estudiar para tener una vida digna si ellos saben que los docentes ganamos menos que los pibes de la droga?” comentó Héctor no como una queja salarial sino marcando una realidad que no logramos comprender.

Los pibes de la droga son un modelo de éxito

“A veces tengo alumnos con consigna policial, vienen con un policía de civil porque están con alguna causa. El resto de los chicos lo trata con respeto, lo ven como alguien con poder”, contó al tiempo que aseguró que la entrada a la droga suele ser el fin del ir a clases. “No pasan más de cinco meses entre que los ves cambiar las zapatillas y dejar a escuela”.

La cárcel y la “rehabilitación”

Héctor da clases también en situación de encierro. Y hace un tiempo tuvo la idea de hacer que los presos escriban cartas a sus otros alumnos contándoles sus historias, como un modo de prevenir. No le salió bien.

“Para los chicos son mártires, los ven como víctimas del sistema. Los presos también se ven como víctimas. A través de sus propias historias justifican sus acciones aún cuando han cometido delitos graves como matar o dañar a otros, sus actos son la respuesta precaria a la violencia que han recibido, están enojados con la vida y con el sistema”.

A los alumnos de la cárcel, que son muy pocos, Héctor les tiene que dar clases de historia: “Te imaginás que no puedo ir a hablarles de la Roma antigua... así que yo trato de que entiendan lo que es un proceso histórico, porque intento que comprendan que ellos no tienen la culpa de haber nacido en la pobreza, pero que sí son responsables de las decisiones que toman para su futuro”.

Para esto, el docente les hace ver películas como La Lista de Schindler El Diario de Ana Frank u otras “que muestran realidades de mierda que le tocó vivir a otras personas pero que no por eso cayeron en la delincuencia”.

"A los presos los ven como mártires"

De todos modos, son muy pocos los que estudian: “los que tienen condenas altas no van a la escuela, van los que tienen pocos años porque eso les da beneficios y les reduce la pena. En general nos tratan muy bien son los guardias los que nos tratan mal. A las mujeres no, pero a los hombres nos tratan como si fuéramos delincuentes también, y todo el tiempo te hacen notar que ellos tienen el poder de hacer lo que quieren. A los presos los tratan como mierda, sumado a las condiciones de mierda de las cárceles, es imposible que alguien se rehabilite, no importa lo que trates de enseñarle”.

“En la cárcel de mujeres del Borbollón el día que va el cura a dar misa van todas. Ni una queda sin ir, ¿sabés por qué? Porque el cura les lleva toallitas femeninas. Tendrías que ver las toallitas que les dan, no sirven ni como lija de paredes. Y claro, lo que llevan los familiares se lo quedan muchas veces los guardias y después negocian con las presas. En las cárceles se vende todo: comida, droga y hasta las toallitas, y nadie audita eso”, lamentó.

Lo peor aún no llega

Para Héctor el panorama no sólo no tiende a mejorar sino que asegura que lo peor está por venir: “La indigencia se ve cada vez más y la droga también. Hay chicos que ahora tienen 2, 3 años y que no comen. Esos chicos dentro de diez años no van a poder hacer operaciones básicas. Cuando sean grandes no les vas a poder pedir que te hagan un alambrado porque no van a saber ni sacar una medida. No van a servir para nada más que para vender droga, y yo no veo que se esté haciendo nada para que esta gente tenga otro camino”.

Los niños que hoy pasan hambre no van a poder trabajar

Héctor tiene 32 años y muchos proyectos, incluso se ocupa de juntar comida, ropa, juguetes y otras cosas para un jardín maternal del Barrio San Pablo. Aunque sabe que por ese enojo que da el hambre , “no te dan ni las gracias cuando les llevas comida”, pero no afloja. 

Este Maestro entendió como ningún funcionario cuál es la forma de terminar con la delincuencia: “comida y besos”, como dice el doctor Albino. Pero la relación no da. Ellos, los carentes de todo, son muchísimos, y los que comprendieron sus necesidades, muy pocos.

Mientras la mayor parte de la sociedad pide a gritos que vayan presos los chicos de 14 años, muy pocos gritan para que les den de comer a los bebés que están naciendo en los basurales.