Argentina, uno de los países con "alto riesgo político" - Mendoza Post
Jueves 5 Mar 2015

 Se difundió otro informe internacional que desalienta las inversiones en la Argentina por la actual gestión de gobierno. Para la empresa AON, una de las mayores compañías del mundo en gestión de riesgos, seguros y consultoría, nuestro país se ubica en el pelotón de los países con “alto riesgo político” para hacer negocios. 

Según informó Seprin, días atrás, el servicio de investigación de Bloomberg calculó el “índice de la miseria” para 2015 y Argentina quedó en segundo lugar entre las 15 economías más miserables del mundo. En enero de 2015, el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) ubicó a la Argentina entre los países de más bajo promedio de competitividad de la región junto con Bolivia, Paraguay y Venezuela.

Acerca del “mapa de riesgo político 2015″, de AON, éste ubica a la Argentina entre las naciones de “alto riesgo” junto con Bolivia, Cuba, Madagascar, Zimbabwe, Angola, Congo, Etiopía, Guinea Ecuatorial, Nigeria, Níger, Algeria, Mali, Burkina Faso, Ivory Coast, Liberia, Sierra Leona, Mauritaria, Bielorrusia, Moldavia, Uzbekistán, Turkmenistán, Tajikistán, Kyrgyzstán, Nepal y Myanmar.

Entre las razones para ubicar a la Argentina en ese escalafón, AON enumera: Riesgos “legales y regulatorios”, “injerencia política, falta de pago, nacionalización” y el intervencionismo en materia económica. Todo eso hace que nuestro país sea un mercado “poco atractivo para el capital privado”.

“El default no fue inesperado: ya había demoras en los pagos. La persistente intervención en la economía, como el control cambiario y la expropiación de inversiones extranjeras, convierte al país en un mercado poco atractivo para el capital privado, a pesar de ciertas políticas conciliatorias en 2014″, agrega el informe sobre la Argentina.

“La voluntad de la Argentina de pagar a sus acreedores es baja y los obstáculos legales de su default técnico podrían afectar el financiamiento doméstico”, destaca en otro tramo.

En ese marco resalta que las elecciones de octubre podrían llevar a nuevas medidas “populistas que perjudiquen el balance de la Argentina, elevando la alteración del comercio, el impago soberano y poniendo en riesgo la transferencia de cambio.

La tensión política y social en los últimos dias creció en Argentina a partir de la muerte de Nisman.