Las escuchas secretas del Caso Lobos - Mendoza Post
Jueves 27 Abr 2017Jueves, 27/04/17 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Una serie de escuchas telefónicas ordenadas por la Justicia penal en el Caso Lobos ventila una compleja trama urdida por el ex intendente de Guaymallén para deshacerse de departamentos, transferir acciones de una empresa propia a sus cuñadas, ingresar al blanqueo de capitales organizado por el gobierno nacional el año pasado, y “expulsar” de la investigación al fiscal Juan Manuel Bancalari, objetivo que finalmente consiguieron el año pasado, acumulando varios meses de demoras en los expedientes paralelos que recorren el caso.

Las escuchas fueron capturadas entre julio y agosto del año pasado, cuando el caso había vuelto a tomar temperatura. Por entonces, el fiscal Bancalari estaba a cargo de la investigación, luego del desplazamiento del fiscal Daniel Carniello por otro caso, aunque aquella “movida” judicial tuvo repercusión directa en los expedientes de Lobos. Cuando Carniello dejó la investigación, el caso empezó a moverse con avances rápidos en la causa.

Sin embargo, la estrategia legal de Lobos ha conseguido ir demorando el expediente, aprovechando los “huecos” judiciales de un ministerio público con muy pocos fiscales para una causa tan compleja como esta, donde se investigan decenas de hechos de corrupción.

El clan Lobos y sus abogados, rumbo a la fiscalía.

La causa ya acumula tres imputaciones, dos posibles acusaciones fiscales más, y varios expedientes que contemplan distintos delitos: enriquecimiento, fraude al Estado, tráfico de influencias, defraudación, lavado de activos, entre ellos. Y esto, sin contar que el juzgado federal conducido por Walter Bento tiene una de las causas sin avances conocidos, y también hay denuncias en organismos de control con la Unidad de Investigación Financiera, y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos que aún depende de la Procuradora General Alejandra Gils Carbó.

Además del plan para desplazar a Bancalari –algo que finalmente consiguieron e incluso con “carambola”, porque luego tuvo que hacerse cargo Santiago Garay, y meses más tarde la investigación quedó en manos de la fiscal de Delitos Económicos Susana Muscianisi- las escuchas indican contactos con un contador para conseguir entrar al blanqueo de capitales que el año pasado implementó el gobierno, pero de paso, para hacer “cuadrar” los asuntos contables penales de la investigación.

Las charlas registradas en el expediente –en este caso- son entre Lobos y su abogado principal Omar Venier, y el POST tuvo acceso a parte de las transcripciones.

Además de las operaciones contra Bancalari, el blanqueo, la operación “fuga” de bienes, en las conversaciones hay algunos datos políticos de interés, como la posible llegada de Lobos a los miembros del Jury de Enjuiciamiento a través del diputado Mario Díaz, o sus conversaciones con dirigentes justicialistas y del PD. También, el temor respecto de las declaraciones de algunos ex miembros de su staff, que –parece- no estaban “bancando” lo suficiente a su ex jefe. El caso principal es el de Federico Sampieri, ex secretario de Obras Públicas de la Municipalidad. ¿Un futuro “arrepentido”?

A fin de comprender las transcripciones, las vamos a dividir en capítulos por “temas”, con notas al pie a modo de aclaración.

Los departamentos

La conversación entre Lobos y su abogado versa sobre nuevas denuncias penales el año pasado, en agosto, que fueron incorporadas a uno de los expedientes. El que habla en primer término, es el letrado patrocinante del ex intendente, Omar Venier.

-…hay otra denuncia también, por un emprendimiento inmobiliario, un barrio donde has construido y tenés departamentos.

- Esos son de mis suegros, te dije hace un año atrás…

- ¿En la calle Bandera de Los Andes?

- Sí

- ¿Cuántos departamentos son?

- Seis

- ¿Seis? ¿Y tus suegros lo pueden justificar?

- Sí

- ¿Siempre los compró él, los terrenos los compró él?

- No, los compramos nosotros. O sea… la sociedad anónima… Gerenciar… Siempre estuvo en Gerenciar…

- ¿Y construyó?

- Sí.

- ¿Quiénes son los socios?

- Mi suegro, mi suegra, la Claudia y yo

Lobos Sgró, cuando estaban en el poder.

Luego, viene un diálogo sobre cuántas acciones tiene cada uno, y convienen que Lobos y su suegro transfieran acciones de la firma Gerenciar, de modo proporcional a las hermanas de Claudia Sgró, la esposa de Lobos. Más tarde, en otra comunicación, acuerdan reunirse con un contador el miércoles 24 de agosto a las ocho de la noche. El diálogo contiene referencias explícitas al blanqueo. “Se puede arreglar todo, pero no sólo para lo impositivo, sino también para lo penal” dice uno de los fragmentos de la conversación.

La firma “Gerenciar” fue mencionada por primera vez en el caso Lobos en la investigación original, publicada por este diario el 4 de diciembre de 2014. Y contamos que esa empresa era la “fachada” de Lobos para varios de sus negocios. Un año y medio más tarde, fue el propio Lobos quien lo reconoció en una escucha que apareció en el expediente.

La batería de jurys contra Bancalari

En agosto del año pasado, el fiscal Bancalari produjo la tercera imputación contra Lobos. El camino de la cárcel comenzaba a ser una posibilidad. Ya estaba preso el ex intendente de Santa Rosa Sergio Salgado, y las “balas” picaban cerca. Fue así que comenzó a pensarse en una estrategia legal para conseguir el apartamiento de Bancalari del caso, con una batería de juicios políticos en contra del fiscal. 

Fiscal Juan Manuel Bancalari.


La primera referencia a la guerra contra el fiscal aparece en una conversación del 19 de agosto del año pasado. Una voz identificada como NN conversa con Lobos, y le pide que averigüe la marcha de uno de los jurys contra el fiscal, promovido por la estrategia defensiva de uno de los tantos abogados e imputados del caso, que consiguió meter al expediente a otro abogado, que tenía una denuncia contra Bancalari.

Primero habla la voz desconocida. Y luego, Lobos.

- Averiguate cómo va el Jury de Bancalari…

- ¿A quién le pregunto yo eso, “güeón”?

- Al Mario… (N del A: Posiblemente, el diputado justicialista Mario Díaz)…Al Arenas… ¿Tenés relación con Arenas?

- Ni el teléfono tengo…

- (…) agarrarlo a Sampieri, y decir que el fiscal lo agarró solo… y entonces le metemos un Jury también nosotros… y lo logramos con la Musotto… la están apretando mucho…

- ...sí

- …le podríamos pedir dos jurys más a Bancalari… y con eso no jodería más… ¿No lo sacaríamos de todas las causas?

- ...sí

- ...y sería una manera de decir no jodan más que la mano viene pesada…

- ...Ta’ bueno…

- Andá operando sobre Bancalari… (…) todos los de Guaymallén son un desastre…- finaliza la voz, no identificada, luego de un largo parlamento, a lo que Luis Lobos responde con una reflexión sobre el estado de la causa, no muy jurídica, pero repleta de contenido sobre su estado de ánimo:

- Todos putos…

- Todos putos, es verdad- dice su interlocutor.

- No… si son todos putos…- reafirma el ex jefe comunal.

Es importante hacer algunas aclaraciones. Es tal el aislamiento político de Lobos, que su interlocutor le recomienda que hable con el actual senador del PJ Gustavo Arenas, de Guaymallén, que supo reportar a Alejandro Abraham. Pero no tiene ni su teléfono. Otros personajes: Federico Sampieri fue el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad. Está imputado en una de las causas por el alquiler “trucho” de una planta de asfalto a la empresa Wanka, propiedad del inversor inmobiliario Cristian Núñez, al que Lobos, su mujer y otros ex funcionarios le “compraron” lotes en emprendimientos VIP

Sampieri y Luis Lobos.


Por su función, Sampieri ha firmado de todo y está “pegado” a la corrupción de Lobos. No son pocos, incluso actuales funcionarios, los que sostienen de Sampieri “es un perejil” que no habría tocado el dinero. Hace poco, se presentó para ser jefe de la asociación vecinal de su barrio. Musotto es en realidad Matilde Musotto, a cargo de la contaduría general, e imputada en uno de las causas por fraude al Estado junto con Lobos.

Pero la trama contra Bancalari, sigue. El primero en hablar, sería uno de los letrados de Lobos. Y el intendente responde. Fue el 25 de agosto, en medio de una serie de notas del POST sobre las maniobras para correr al fiscal que investigaba el caso.

-…Para meterte preso a vos… había que poner a Bancalari… (…) que le responde absolutamente a Jaliff. (…) y le pregunté a Carniello si podía averiguar más de la relación… la de Jaliff con los Bancalari… y son compadres, amigos de toda la vida…

- Y bueno… Jaliff es socio de Cobos, Marcelino y Laura Montero.

La charla gira sobre las supuestas relaciones de Bancalari con el poder, y sobre la supuesta intención del Procurador Gullé de meter preso a Lobos. El interlocutor de Lobos planifica hacer una “cobertura política” del caso:

- Hay que salir con este argumento… ¿te ubicás? Sobre todo, hacérselo saber a los diputados y senadores peronistas que están en el Jury

- mmmhmmm

- …para decirles… todo esto de Carniello… que lo vamos a ayudar colateralmente…

- Sí, correcto…

- Pero también te beneficia a vos… todo esto de Carniello es para meterte preso… que han hecho una jugada política muy importante, con el procurador, que buscaron un fiscal…

- Bueno… voy a ver con quién hablo…- se compromete Lobos.

Luego, la charla gira alrededor del ex secretario Federico Sampieri. Parece que el ex funcionario les contó que había ido a declarar sin abogado, y Lobos urdió entonces un nuevo Jury contra Bancalari. Pero los abogados no estaban conformes con el ánimo de Sampieri.

- Necesito que alguno de los muchachos me lo apuntale más… por las dudas… que no cambie de opinión…

- Ahá-

- Y si podés hablar con el “turco” para que les diga a los senadores y diputados cómo fue la maniobra, para cagar a un compañero, para perder las elecciones… (…) se van a sentir tocados todos…

- Bueno, déjame que me pongo a trabajar en eso…- promete Lobos.

Carniello, pieza clave.

El resto de la historia es conocida. Hubo lluvia de jurys y amenazas de denuncias contra el fiscal Bancalari. El Jurado de enjuiciamiento fue “pateando” los casos en paralelo, es decir, el Jury a Bancalari y otro a Carniello. Bancalari tuvo que excusarse por una maniobra brillante, que la defensa de Lobos le adjudica a Pablo Cazabán, para meter a un abogado “todo servicio” denunciador serial de Bancalari, como defensor de los dueños de Wanka, la empresa por cuya contratación Lobos está imputado. El abogado Alejandro Acosta presentó esta denuncia en particular. 

El fiscal debió apartarse e ir pasándole expedientes a Santiago Garay, hasta que en marzo de este año, el Procurador Alejandro Gullé lo traspasó a Susana Muscianisi. En febrero, ya sin Bancalari en el caso, todos los jurys se cayeron. También el de Carniello. Política pura.

Las escuchas tienen más información, como toda la estrategia legal para defenderse en el caso del robo de combustibles, también con imputados, entre ellos un hijo de Claudia Sgró. Y hay varias referencias a notas publicadas por este diario.

Sin embargo, en este tramo, los más importante que revelaron las escuchas fueron las maniobras para deshacerse de bienes, tanto como las operaciones para desplazar a Bancalari, algo que sí consiguieron, aunque no está claro que Lobos y sus defensores y Pablo Cazabán hayan actuado en conjunto.

La fiscal Muscianisi tiene el Caso Lobos desde hace un mes y medio. Ha ordenado los expedientes, pedido medidas, y se aprestaría a producir la imputación más importante de todas, por enriquecimiento ilícito. Para ello, está intercambiando oficios e información con la Fiscalía de Estado conducida por Fernando Simón. Se sabe que la idea de la fiscal no sería hacer una “megacausa” Lobos, sino ir subiendo a juicio cada expediente. “Cerrar las investigaciones y subirlas a juicio” dijo una fuente.

La investigación realizada por los abogados Carlos Varela, Lucas Fallet y Pablo Moreno, el concejal del Partido Obrero Federico Telera, y este diario, que fuera publicada el 4 de diciembre de 2014 cuando el POST sólo tenía cuatro días online, se va confirmando poco a poco tras cada una de las medidas, las pericias contables, los informes de Tribunal de Cuentas, los testimonios, y ahora, en boca del propio Lobos. Con datos: nombres, testaferros, propiedades, contratos truchos, operaciones de toda naturaleza, ñoquis. Y ahora, las jugadas para deshacerse de todo lo que puedan.

Está todo en los expedientes del caso. La verdad estricta de cuanto robaron. 

Y todo, era cierto.